TEMPORERAS MARROQUÍES “SECUESTRADAS” EN ALMONTE, LOS AUDIOS DE LA DENUNCIA: “Algunas han conseguido escapar y están siendo perseguidas por la Policía”

  • “Que Dios se apiade de nosotras, esto es inaguantable”, dice una de las trabajadoras en los mensajes de voz que obran en poder de La Mar de Onuba.

  • El SAT denuncia impedimentos por parte del Juzgado para formalizar las denuncias de las trabajadoras marroquíes de la finca Doñana 1998.

Hashna, una la mujeres marroquíes contratadas en origen y que han venido realizando labores de recolección de fresas en la finca Doñana 1998, asegura en una de las grabaciones que obran en poder de La Mar de Onuba, y que han sido puestas en conocimiento del Guardia Civil y de la Fiscalía, que en la mañana de este domingo “el jefe ha venido al campo con sus hijas y empezó a amenazar a las niñas (sic) por haber presentado la denuncia en la Guardia Civil y tiene la finca estaba acorralada con Policía para que nadie salga”.

Según el relato obtenido con la mediación de un intérprete, “el patrón les insultó y les dijo que son una basura y que lo único que merecen es ser devueltas al sitio del que habéis venido”.

A continuación la abogada Belén Luján, del Bufete Luján y Lema Abogados, pregunta A la denunciante si se está refiriendo a todas las mujeres de la finca o solo a las que habían denunciado, a lo que Hashna responde que “solo a las nuevas”. La trabajadora añade que “las veteranas han sido sobornadas con dinero y hasta se han fotografiado con el abogado de la empresa”, pero que a las que han denunciado se las quiere embarcar de regreso a Marruecos y que “el jefe les ha dicho que nos le va a pagar hasta llegar al barco”. El intérprete también confirma que la denunciante asegura que personas que no se tenían que ir hasta el martes están siendo expulsadas hoy mismo para que no puedan ratificar su denuncia ante la Inspección de trabajo, al que el Sindicato de Trabajadores pretende trasladar el relato de los hechos mañana lunes.

En una segunda grabación, cuyo audio se reproduce en esta página, la abogada le pregunta a Hashna qué ha sucedido esta mañana [por hoy domingo].

“Se han conseguido escapar seis”, dice la trabajadora marroquí. “Cuatro se han montado en un coche y dos están en los alrededores de la finca y están siendo perseguidas por la Policía ahora mismo”.

La abogada le pide que precise a que se refiere cuando dice escapar. “Algunas compañeras han conseguido la llave o algo para abrir la puerta y han conseguido salir porque estaban siendo retenidas por el patrón. Algunas de ellas se encuentran en medio del campo y están notando la presencia policial alrededor de ellas”.

“LAS PUERTAS ESTÁN CERRADAS Y LA POLICÍA RODEA LA ZONA”

Los hechos que viene relatando La Mar de Onuba comenzaron este mismo domingo, cuando el Sindicato Andaluz de Trabajadores presentó una denuncia ante el Juzgado de Guardia de Huelva capital por el “secuestro” de unas cuatrocientas mujeres marroquíes con contrato vigente con la empresa Doñana 1998, las que, según la denuncia, “se quiere echar”.

La propia empresa ha confirmado a La Mar de Onuba que, efectivamente, hoy mismo han sido despedidas unas decenas de mujeres que han sido embarcadas en autobuses rumbo a Algeciras para emprender viaje de vuelta a Marruecos, pero enmarcan la actuación en la “finalización de contrato”, y niegan relación alguna entre que sean enviadas hoy mismo a sus casas con una denuncia presentada el pasado viernes ante la Guardia Civil por incumplimiento de convenio y abusos por parte de la empresa.

Revuelta de mujeres temporeras marroquíes en Almonte

En una serie de mensajes de audio intercambiados entre las trabajadoras y los abogados del SAT, algunas de ellas van relatando los hechos que aseguran estar viviendo este domingo. Así, en uno de ellos se asegura que “Todas las puertas cerradas y la Policía rodea toda la zona”.

“QUE DIOS SE APIADE DE NOSOTRAS, ESTO ES INAGUANTABLE”

En otro de los mensajes de voz, otra trabajadora afirma que “nos están maltratando psicológicamente e incluso nos están tirando la ropa. Las mercancías nos la tiran y encima no paran de hacernos sentir como si fuéramos basura. Que Dios se apiade de nosotras y nos dé alguna solución, hermano, esto es inaguantable”.

En un tercer audio de los que obran en poder de esta redacción se asegura que “nosotras encerradas y ellos les están dando dinero para que les dejen pasar. Aquí seguimos encerradas y como has escuchado en el audio anterior es imposible el paso”.

Otro audio de solo cuatro segundos dice: “La Policía nos ha visto, aun estando escondidas en el bosque. Rápido, que ya nos ha visto la policía”.

En otro, el más largo de todos, de 46 segundos, se escucha que “nos están amenazando, y nosotras les decimos que queremos trabajar y cumplir con nuestro contrato. Un tal Omar nos sigue amenazando y que no haga nadie ninguna foto y la Policía sigue chuleándonos a todas, algunas no pueden defenderse porque son analfabetas, pero las demás se sienten intimidadas porque dicen que si hacemos algo nos va a hacer de todo. No sé porque nos amenazan, esto es injusto”.

Todos estos audios han sido trasladados por La Mar de Onuba a la Guardia Civil y a la Fiscalía de Huelva.

A esta hora, los abogados del Bufete Luján y Lerma viajan hacia Huelva para hacerse cargo del asunto y representar a estas trabajadoras, y su objetivo es impedir que sean devueltas a sus país de origen antes de que hayan podido ratificar sus relatos ante la Guardia Civil y la Inspección de Trabajo o el Juzgado.

IMPEDIMENTOS POR PARTE DEL JUZGADO

En otro orden de cosas, el abogado Jesús Díaz Formoso ha manifestado a La Mar de Onuba que consideran que “ha habido una actitud de obstrucción por parte de los juzgados onubenses”. Así, el representante en Huelva del sindicato, José Antonio Regalado, no pudo formalizar su denuncia del pasado viernes en la Audiencia Provincial de Huelva, porque allí “se negaron a tramitar la denuncia y nos dijeron que teníamos que hacerlo en el Juzgado de La Palma del Condado”, al ser el competente por tratarse de hechos sucedidos en la localidad de Almonte.

Sin embargo, según el relato del abogado Díaz Formoso, en La Palma tampoco aceptaron tramitar la denuncia, y se negaron a recepcionarla, por lo que, finalmente, los representantes del SAT se trasladaron nuevamente a Almonte, donde consiguieron formularla en el Cuartel de la Guardia Civil. El gabinete de prensa de la Benemérita ha confirmado a esta redacción que la denuncia tuvo entrada en el cuartel de Almonte el viernes, y que en ella se describen incumplimientos de convenios y “abusos” (sin concretar) que afectan a más de cien trabajadoras de la finca citada.

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.