Trabajadora marroquí contratada «en origen» desde el año 2007 y enferma de cáncer denuncia impedimentos de su empresa para acceder a tratamiento en la sanidad pública española

🗞️ La trabajadora permanece en situación de baja laboral desde el pasado 9 de junio, sin poder acceder al cobro de la prestación a la que tiene derecho por carecer de cuenta bancaria.

🗞️ Atlantic Blue, integrante de la patronal Frehuelva, fue adquirida en 2021 por la empresa chilena Hortifruit por 241 millones de euros.

🗞️ La empresa amenaza a la trabajadora con «darla como fugada» si abandona las instalaciones de la finca para pasar su convalecencia en un centro asistencial de la asociación AFAVI de ayuda a mujeres en situación de vulnerabilidad.
🗞️ La mujer ha permanecido casi un mes y medio alojada en solitario en una vivienda de la empresa sin recibir una asistencia adecuada para su actual estado de incapacidad.
🎙️ La Mar de Onuba acompaña a la trabajadora y al colectivo Jornaleras de Huelva en Lucha durante dos maratonianas jornadas de consultas médicas y reuniones con trabajadoras sociales.


ACTUALIZACIÓN (sábado, 25 de junio): Mejora en un hospital de Sevilla la temporera marroquí a la que Atlantic Blue negó la asistencia médica que solicitaba


por Perico Echevarría

Miércoles, 22 de junio de 2022. SB, una mujer temporera de los frutos rojos de origen marroquí, quiere quedarse en España y ser atendida aquí del cáncer que padece. Cree que como cotizante a la Seguridad Social desde el año 2007 se lo ha ganado. En enero de 2019, el ministro marroquí Mohamed Yatim aseguró en rueda de prensa que “las mujeres que participen en cuatro temporadas consecutivas [y cumplan, como ya ha hecho SB, el compromiso de retorno a Marruecos al finalizar su contrato temporal] recibirán la tarjeta de residencia en España”. El titular de la cartera de Trabajo e Integración Vocacional del reino alauita se refirió en este sentido a “los acuerdos alcanzados con el Gobierno Español durante negociaciones realizadas en España los días 19 y 20 de noviembre de 2018”.

Con 57 años cumplidos, SB ha cumplido con creces ese requisito, y ahora pide permanecer en España y recibir la misma atención médica que el resto de trabajadoras y trabajadoras cotizantes a la Seguridad Social y a la Hacienda Publica que se ven afectados por una enfermedad grave como la suya. En ese sentido, SB ya ha decidido no regresar a Marruecos, y luchar por ser atendida en el sistema sanitario español. Y obtener para ello el permiso de residencia permanente que considera haber ganado sacando adelante las sucesivas cosechas de frutos rojos de Huelva desde hace 15 años.

La hija de SB en el canal Chouf TV de la televisión marroquí 

مباشرة من وجدة : مأساة أم بإسبانيا مشات تخدم فلفريز ومرضات بالسرطان وملقاتش اللي يقابلها وحالتها خطيرة: » عتقو ليا الواليدة بغيت لي يرجعها للمغرب أو يعالجها» للمساعدة : 0679861911

Publicada por Chouf TV Live en Martes, 14 de junio de 2022

Tras ser diagnosticada y tratada hace unos años, el cáncer de cérvix ha vuelto a manifestarse. SB inició es su país un nuevo tratamiento  de quimioterapia que, junto a otras consultas y pruebas diagnósticas, ha tenido que pagar o copagar de su bolsillo. Está informada de que en su estado precisa de una intervención quirúrgica, pero esta no está en la agenda de la sanidad pública marroquí y, en cualquier caso, explicaba ayer a esta revista, los costes de la operación y posterior tratamiento sobrepasan sus posibilidades económicas. Se vería obligada a endeudarse para salvar su vida. En esta tesitura, faltó a la última sesión de quimio (programada para el pasado 1 de abril), para formar parte de uno de los contingentes de trabajadoras marroquíes contratadas en origen, de las llamadas “repetidoras”, asignadas a las empresas asociadas a la patronal Freshuelva.

Alrededor de los últimos días de abril, SB empezó a sentirse mal, pero la solicitud de asistencia médica a sus superioras inmediatas en la empresa no fueron atendidas. Como única respuesta obtenía una invitación a regresar a Marruecos para recibir tratamiento, según compartió su propia hija en un grupo de Facebook de trabajadores y trabajadoras marroquíes. Uno de los integrantes del grupo, residente en Barcelona, se ofreció a contactar en nombre de los familiares con la empresa Atlantic Blue (adquirida por 241 millones por el gigante chileno de los frutos rojos de euros en octubre del pasado año), ya que estos no hablan español. Al obtener solo evasivas de las personas con las que logró hablar, comenzó a grabar las conversaciones, según ha explicado él mismo este martes a La Mar de Onuba.

Finalmente, preocupado por el estado de salud de SB, decidió llamar desde la Ciudad Condal a la Guardia Civil de Huelva para alertar de la situación. Según su relato, corroborado por la propia SB, los agentes le confirmaron que se habían personado en la empresa y exigido a los responsables que la trabajadora fuera llevada cuanto antes a consulta médica.

Atención médica sin intérprete y sin acceder a la consulta

Camastro de SB en las instalaciones de la empresa Atlantic Blue, en una imagen obtenida por La Mar de Onuba el viernes de la semana pasada

El 9 de mayo la médica CMC del Centro de Salud de Almonte extendió un parte de baja por Incapacidad Temporal de, inicialmente, 100 días de duración. Según el testimonio de la temporera y el de sus hijos desde Marruecos, ese día SB no llegó a entrar en la consulta, siendo la encargada de ella empresa que le acompañaba quien lo hizo. Después acompañó de regreso a la trabajadora a las instalaciones de Atlantic Blue. A SB no le fue entregada ninguna documentación, parte de consulta o informe médico. La encargada tan solo le dijo que “debía ir de forma urgente al hospital en Huelva”. Nada sobre cuándo sería llevada, ya fuera por la propia empresa o por alguno de los servicios de mediación públicos y privados que asisten a las trabajadoras marroquíes contratadas en origen en este tipo de situaciones.

Desde ese 9 de mayo  -se queja- ha permanecido alojada, en solitario, en un módulo de la propia finca. Pasa la mayor parte del tiempo sola porque “la encargada”, cuenta, “ha dicho a sus compañeras que no vayan a visitarla y que está vigilando a través de una cámara si alguna lo hace”. El contacto con las otras trabajadoras de origen marroquí se limita a algunos encargos de compras de para su alimentación e higiene. Se siente muy débil, le duelen las piernas y también la garganta al tragar cuando come o bebe.

Cámara de vigilancia sobre las viviendas para trabajadoras en las instalaciones de Atlantic Blue

Según los partes de asistencia los que también ha tenido acceso esta revista, la madrugada del 11 de mayo fue atendida por un equipo de urgencias a petición de unas compañeras que la encontraron tirada en el suelo de la vivienda, semi inconsciente, «emitiendo ronquidos y con sensación de ahogo«.

La médica ELSS que le atendió en lugar escribió en el informe: “A nuestra llegada paciente decúbito supino sin responder (…) Consciente tras varios llamados y estímulos, orientada”. Tras administrarle 0,5 mg de Alprazolan, la sanitaria también escribe «Dejo con mejoría absoluta«, «Indico recomendaciones» y «explico signos de alarma«. El informe, firmado al día siguiente por la médico de familia CMC, resume lo sucedido como «crisis de ansiedad» y en el apartado ‘Plan de actuación’ la profesional sanitaria escribe: «Considero que la paciente de volver a su país donde la están tratando y continuar su tratamiento» (sic).

El 13 de mayo SB fue atendida en el hospital Juan Ramón Jiménez por «dolor abdominal y dolor de garganta». En el centro se le realiza una analítica de sangre con resultados de «bioquímica y coagulación normal», y se le prescribe un tratamiento de paracetamol en comprimidos de 1 gr cada ocho horas y durante 13 días. Tras la consulta, SB es devuelta al alojamiento en el que de nuevo queda sola, sin asistencia y aislada del resto de compañeras de trabajo,

Hasta el 31 de mayo. Ese día vuelve a ser atendida en el Juan Ramón Jiménez, donde la médica MJSV  emite como juico clínico «Cáncer de cérvix» y propone un nuevo ‘Plan de actuación’: «Citamos para comité el 2/6/2022 y se avisará a la traductora para que avise la paciente de la actitud a seguir«. SB carece de información o documentación sobre dicho comité.

Empeoramiento, denegación de asistencia e intervención de Jornaleras de Huelva en Lucha

Baja sin prestaciones por carecer de cuenta bancaria

La trabajadora marroquí SB no puede acceder a las prestaciones que le corresponden en su situación actual de Incapacidad Temporal al haber sumado más de 180 jornadas cotizadas durante los 5 años. Desde el mismo día de la baja, la empresa solicitó de la Seguridad Social el «pago directo» de la prestación, evitando así tener que adelantar dicho abono.

El bloqueo se debe a que, desde este mismo año, las trabajadoras de Atlantic Blue han venido cobrando sus nóminas a través de ingresos en tarjetas monedero no vinculadas a ninguna cuenta bancaria. La propia entidad gestora ha informado a esta revista sobre la imposibilidad de cobrar a través de estas tarjetas prestaciones u otras ayudas públicas, ya que solo pueden recibir ingresos de la empresa que las ha contratado. En este caso, Atlantic Blue.

Atlantic Blue cobra a sus trabajadoras una cuota anual de 10 euros por cada tarjeta gestionada por la entidad Money to Pay. El coste de la tarjeta contratándola directamente es de 6,5 euros anuales.

El martes de la semana pasada, 14 de junio, la hija de SB en Marruecos denunciaba en el canal Chouf TV de Marruecos que su madre está sufriendo y que no está recibiendo en España la asistencia que precisa y merece. Para esa fecha, el empeoramiento de la trabajadora es notable, ya que que le está produciendo dificultad en el habla.

Así lo nota en su primer contacto con ella Najat Bassit, integrante del colectivo Jornaleras de Huelva en Lucha, que ese mismo día se pone en contacto con la trabajadora para ofrecerle su ayuda, tras tener conocimiento de la denuncia pública realizada por su hija. La mujer refiere estar cada día más débil, no recibir asistencia de ningún tipo, y que apenas se alimenta debido a sus problemas para  caminar y tragar.

Cuando el miércoles 15 de agosto, Ana Pinto, secretaria general de Sindical Obrera Andaluza (SOA) y portavoz de Jornaleras de Huelva en Lucha, se puso en contacto con Atlantic Blue para solicitar que se llame una ambulancia o se acompañe de nuevo a SB a un servicio de urgencia, Mari Carmen, coordinadora de las mujeres contratadas en origen, preguntó en tono altivo que «tú por qué das por hecho que aquí se están haciendo las cosas mal». «Porque lo dice la mujer», respondía Pinto. «La mujer te puede contar misa», rebatía Mari Carmen.

La coordinadora de Atlantic Blue añade que «lo que tenía que haber hecho esa mujer es no haber venido con esta enfermedad», a pesar de que SB lleva viniendo, contando esta, seis temporadas desde que fue diagnosticada de su cáncer. Tras una tensa conversación Ana Pinto pide a Mari Carmen que llame una ambulancia, a lo que Mari Carmen responde que «esta mujer está siendo debidamente atendida» y advierte a la sindicalista de que no tiene que decirle cómo debe actuar.

Impedimentos y engaños

A las 15,37 horas de ese día, este redactor se pone en contacto con la empresa Atlantic Blue y manifiesta a Raquel, responsable de Recursos Humanos, el interés de esta revista por el caso de SB. Aunque Raquel intenta esquivar la conversación y pide que hablemos con Mari Carmen, afirma desconocer que la trabajadora se queja de sus dolencias y se compromete a llamar esa misma tarde a una ambulancia.

A las 16,32, la propia Raquel se pone en contacto con esta redacción e informa que, a esa hora, SB está siendo ya atendida en el Centro de Salud de Almonte. Ese mismo día Mari Carmen le entrega copia de toda -o casi toda- la documentación médica que afecta a la trabajadora. En el informe de urgencia se hace constar que ha sido atendida  por un caso de «faringitis aguda», para la que prescribe un tratamiento a base de histamínicos durante siete días, y de paracetamol con codeína durante seis. La consulta tuvo lugar sin presencia de intérpretes. El informe no menciona que SB padece cáncer de cérvix.

A las 14,40 horas del siguiente día, jueves 16 de junio, es Mari Carmen quien se pone en contacto con La Mar de Onuba para informar -siguiendo instrucciones de Raquel- de que SB ha sido citada a las 8,30 horas de ese mismo viernes para «una prueba de rayos X en la sala número 3 del hospital Juan Ramón Jiménez». Una información que esta revista ya conocía a través de sus hijos, quienes manifestaron el deseo de la trabajadora de ser acompañada por personas ajenas a la empresa y de su libre elección. Estas personas seremos la profesora de la Universidad de Huelva e integrante del colectivo feminista Mujeres 24 H Angels Escrivà, y quien firma esta pieza informativa. En principio la empresa no pone objeción alguna a la decisión de SB, y  acordamos pasar a recogerla a las siete y media de la mañana.

Apenas unas horas después, Najat Bassit me envía un audio de WhatsApp para contarme que Mari Carmen ha llamado a SB y le ha dicho que pasarán a recogerla a las siete de la mañana. Que no salga del alojamiento hasta que le avisen. A través de la misma red expreso mi sorpresa a Mari Carmen y Raquel por lo que está sucediendo y le confirmo que pasaremos a recoger a la trabajadora según lo acordado.

Acceso a las viviendas para trabajadoras de la empresa Atlantic Blue

A las seis del mañana del viernes, SB avisa a Jornaleras-SOA de que Mari Carmen la acaba de volver a llamar para pedirle que se prepare, ya que van a ir a recogerla a esa hora. Le insiste en que no salga del alojamiento hasta su llegada. SB vuelve a manifestar a través del colectivo onubense su deseo de ser acompañada por Angels Escrivá y yo mismo, decisión que sus hijos apoyan desde Marruecos. En este sentido la profesora y yo le confirmamos nuestra disposición al acompañamiento y le anunciamos que llegaremos a la finca de Atlantic Blue en torno a las siete de la mañana.

Mari Carmen nos está esperando. Najat avisa a SB de nuestra llegada y la trabajadora sale al exterior de las instalaciones. A primera vista su aspecto delata su debilitado estado de salud. Anda y se expresa con dificultad. La responsable de Atlantic Blue se muestra reticente a que su trabajadora de desplace en nuestro vehículo, pero finalmente accede y anuncia que nos seguirá en su coche.

A las 8,00 de la mañana llegamos al hospital Juan Ramón Jiménez y nos dirigimos a la sala de espera de rayos X. No hay nadie. Preguntamos a un celador y nos informa de que no hay citas programadas a esa hora y esa mañana. Es todo muy extraño. Mari Carmen no aparece como habíamos acordado. Tampoco responde a mis llamadas. Me dirijo a una de las oficinas del hospital, y un trabajador administrativo nos informa de que la cita, en realidad, es para un TAC, y que tendrá lugar en la sala 13 de otro ala del edificio. Nos dirigimos allí y en la sala de espera están Mari Carmen y dos mediadoras contratadas por la Junta de Andalucía a través de Cruz Roja Española. Ni Angels Escrivá ni yo entendemos qué está pasando. Tampoco por qué Mari Carmen ha intentado engañarnos.

La mediadora de Cruz Roja conversa con la trabajadora de Atlantic Blue SB, el pasado viernes, en el Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva.

Mientras esperamos, traslado a Mari Carmen y las mediadoras de Cruz Roja el deseo de la trabajadora de entrar en la consulta sola, valiéndose de Najat como intérprete a través del sistema manos libres de su teléfono móvil. Como respuesta, Munia, una de las mediadoras, que lleva un chaleco identificador de Cruz Roja, advierte a SB en mi presencia que es libre de decidir si quiere entrar en la consulta o no acompañada por ella, pero que si opta por entrar sola perdería en ese mismo instante los beneficios de la mediación de la institución humanitaria impulsada y financiada por el gobierno andaluz.

La sorprendente amenaza fuera de lugar es escuchada también por Natalia, la otra mediadora de Cruz Roja, coordinadora del dispositivo, quien rápidamente reconviene y contradice a su compañera, y afirma tajante que los servicios de Cruz Roja están siempre a disposición de SB si ella los necesita. Angels Escrivá guarda silencio y toma notas de lo que está pasando. Finalmente, SB decide que Munia puede pasar con ella a la consulta, pero pide que Najat siga conectada y sea quien haga las labores de traducción.

Pasados unos 40 minutos SB, Munia y Najat (en el móvil) salen de la consulta. El profesional que les ha atendido ha recomendado  a la paciente reposo absoluto y beber mucha agua. Le da cita en la consulta de oncología del hospital para el día 8 de julio. Mari Carmen pretende que SB regrese a la finca con ella y las mediadoras de Cruz Roja, pero la trabajadora pide hacerlo de nuevo con Angels Escrivá y conmigo, ya que quiere hablar con nosotros.

Durante el viaje de regreso nos explica, siempre con la ayuda de Najat, que apenas tiene nada para comer en el alojamiento, por lo que Angels Escrivá decide hacerle una compra de pescado y algunos productos que la propia SB escoge en una tienda Halal de la calle Isla Cristina de Huelva. También nos cuenta que nunca ha visto la playa, por lo que decidimos volver a la finca de Atlantic Blue, ubicada en Almonte, parando a comer antes en Mazagón. Hablo con Pepa Suárez, de la Asociación Multicultural de Mazagón, quien nos invita a almorzar en su casa y ofrece a SB descansar unas horas antes de regresar a su triste alojamiento.

Deseo de ser tratada en España e intervención del IAM

A lo largo de la jornada, y ya sin la presencia de las representantes de la empresa, SB nos explica que permanece la finca en muy malas condiciones y en contra de su voluntad, ya que desea acogerse a algún recurso asistencial durante su convalecencia, así como solicitar la residencia permanente para poder ser tratada de su enfermedad en la sanidad pública española. Algo a lo que cree que tiene derecho al haber venido cotizando a la Seguridad Social y la Hacienda Pública española durante todas las campañas de frutos rojos de forma casi ininterrumpida (en 2020 no pudo desplazarse a causa del cierre de fronteras por la pandemia de Covid-19) desde el año 2007.

También asegura que Amina, la responsable de Atlantic Blue que hace de intérprete con las trabajadoras marroquíes, se ha negado reiteradamente a trasladar ese deseo a la dirección de la empresa, y que solo le habla mal y con amenazas y le dice que tiene que marcharse a Marruecos y pedir que la atiendan allí. Que en España lo único que le van a permitir es seguir residiendo en los alojamientos de la empresa en la misma situación que la actual, y solo hasta que finalice su contrato el próximo 15 de julio.

Tras escuchar su relato, me pongo en contacto María Martin, coordinadora de Instituto de la Mujer (IAM) dependiente de la Junta de Andalucía, y esta se compromete a ayudar a SB a encontrar, en colaboración con la ONG Fecons, un alojamiento adecuado para la convalecencia de la trabajadora. Concertamos una cita en la sede del IAM el lunes siguiente, 20 de marzo.

Acto seguido, mantengo una videoconferencia con Najat y la abogada Rocío Mendoza Serano, quien se ha ofrecido a representar como letrada a SB. Me pide que digamos a la trabajadora que no acceda a rubricar ningún documento sin que ella lo vea antes, ya que intuye que la empresa podría hacerle firmar una baja voluntaria para desprenderse de ella.

Pasadas las seis de la tarde emprendemos regreso a las instalaciones de Atlantic Blue y trasladamos a SB el mensaje de la abogada. Un rato después la dejamos en la finca y nos despedimos hasta el lunes siguiente. Solo unos minutos más tarde, Najat llama de nuevo para decir que cuando SB ha llegado al alojamiento estaba Mari Carme esperándole con unos papeles que pretendía que firmara en ese mismo momento, sin decirle el contenido de los mismos. Siguiendo el consejo de su flamante letrada, SB se niega a firmar nada y decide acostarse.

Acogida en Sevilla y amenazas de denuncia por «fuga»

Este lunes, a las 9.00 de la mañana, Ana Pinto y Naja Bassit recogían a SB en Almonte. En torno a las tres de la tarde, una acción coordinada del IAM y Fecons había conseguido ya una acogida de carácter asistencial en una residencia de la asociación AFAVI de Sevilla, donde podría ser atendida desde este mismo martes.

Así, a primera hora de ayer, Ana Pinto y Najat Bassit volvieron a personarse en la finca de Atlantic Blue, donde SB ya les esperaba con sus pertenencias recogidas. Y allí estaba de nuevo Mari Carmen. La situación, de tintes surrealistas, puede escucharse en un obtenido por La Mar de Onuba del que ayer publicamos un extracto en la red social Twitter y que se reproduce de forma íntegra AQUÍ 👇🏻

 

Como recoge el documento sonoro, Mari Carmen expresa su negativa a que SB abandone la finca sin firmar una renuncia expresa al alojamiento que le ofrece la empresa como trabajadora contratada en origen. Ana Pinto rechaza tal posibilidad, al entender que SB es una mujer libre que puede decidir de forma independiente dónde prefiere pasar su convalecencia, sin que ello suponga ningún tipo de renuncia a su derecho como trabajadora de Atlantic Blue.

SB, Ana Pinto y Najat Bassit, ayer en Sevilla junto a las profesionales del centro de acogida de AFAVI

Ante la respuesta de la portavoz de Jornaleras en Lucha, Mari Carmen amenaza a SB si abandona la finca sin firmar los documentos con darla por fugada, «igual que hacemos con todas las que van sin decir nada«. Con posterioridad a la amenaza, Mari Carmen espeta que «todos sabemos lo que esta mujer está haciendo». Dos días antes, la responsable de Recursos Humanos aseguró a esta revista que la empresa valoraba como opción que el empeoramiento de SB fuera una farsa para lograr la residencia en España y obtener asistencia de nuestro Sistema Público de Salud.

Ayer, a la hora de comer, SB ya estaba alojada en la residencia de AFAVI en Sevilla. A través de sus hijos manifestaba sentirse aliviada, relajada y feliz. Las profesionales de la Asociación Familia Vicenciana se encargarán desde hoy mismo de alojar, asistir y acompañar a la trabajadora marroquí hasta que pueda valerse por sí misma y acceder a la prestación económica que le corresponde por su situación de baja laboral por IT.

Seguimos.


Buzón de Burofax de La Mar de Onubaburofax@lamardeonuba.es


📺 La historia de SB contada por Ana Pinto, portavoz de Jornaleras de Huelva en Lucha


La Caixa cobró a temporeras marroquíes durante años «primas de salud» de hasta 200 euros sin entregar facturas, pólizas o información sobre las prestaciones contratadas

Acerca de La Mar de Onuba 5173 Artículos
Revista onubense de actualidad, cultura y debate, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. - Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.