Réquiem (en vida) por Smahia, temporera marroquí contratada en origen

Smahia Benjafel, segunda por la derecha, el pasado miércoles en su casa de Marruecos, rodeada de sus hijos y nietos y con Najat Bassit de Jornaleras de Huelva en Lucha (en el centro)

🗞️ Smahia Benjafel, la temporera marroquí contratada en origen que denunció impedimentos de Atlantic Blue para acceder a tratamiento en la sanidad pública española, regresa a Marruecos tras ser informada del carácter terminal del cáncer que padece desde hace siete años.

🗞️  Smahia es una de las victimas del fraude de seguros pergeñado por la empresa Atlantic Blue y la entidad financiera La Caixa desvelado por La Mar de Onuba, y estuvo pagando «primas de salud» de hasta más de 100 euros desde, al menos, el año 2013, sin que se le informara de las prestaciones sanitarias a las que tenía derecho.

🗞️ La trabajadora pasó casi un mes y medio en dependencias de la empresa chileno onubense Atlantic Blue, sin recibir la asistencia adecuada al súbito empeoramiento de su estado de salud que solicitaba insistentemente.

🗞️ Cotizante a la Seguridad Social desde el año 2007, forma parte de forma continuada de los contingentes de contratación en origen.  
por Perico Echevarría

 

Lunes, 3 de julio de 2022. Lo que muy posiblemente nunca podrá saberse ya, es si haber accedido a las prestaciones del seguro de salud que, durante años y de forma impuesta por su propia empresa, estuvo pagando Smahia Benjafel, antes y después de serle diagnosticado, habría procurado otro desenlace el cáncer de cérvix que la ha condenado.

Clic en la imagen para leer esta noticia

Porque Smahia, la trabajadora marroquí del gigante de los frutos rojos onubenses Atlantic Blue que denunció no estar recibiendo el socorro sanitario que precisaba el súbito empeoramiento de su salud a primeros del pasado mes de mayo, es, también, víctima del fraude de los seguros desvelado por La Mar de Onuba, en el que están implicadas tanto la empresa Atlantic Blue como La Caixa (Caixabank).

Cuando a primeros de mayo fue consciente del empeoramiento de su estado de salud, la temporera hizo una decidida apuesta por la vida, y exigió a sus superiores directos en Atlantic Blue – Atlantic Green ser debidamente atendida por los servicios sanitarios españoles, rechazando regresar de forma anticipada a Marruecos para serlo allí, como le «sugerían» desde la empresa, donde le era negada de forma reiterada la asistencia médica que requería. Smahia sostiene que los copagos en la sanidad pública del reino alauita hacían inviable esa opción para ella. De hecho, el dinero ganado en España las últimas temporadas los destinó a gastos médicos derivados de su enfermedad.

Clic en la imagen para leer a esta noticia

Lo que sí gestionaron con máxima celeridad los responsables de la empresa (por cuya propiedad pagó la chilena Hortifrut 241 millones de euros el pasado año) fue la baja laboral y el pago directo a la trabajadora por parte de la Seguridad Social de las prestaciones correspondientes por Incapacidad Temporal . Atlantic Blue, que podía haberse hechos cargo de esos pagos y «pasar la factura» al INSS, prefirió optar por la primera opción. El problema es que Smahia ya no es titular de cuenta bancaria alguna alguna, al haber impuesto la empresa unilateralmente, y previo pago de 10 euros a cargo de las trabajadoras, el cobro de haberes a través de tarjetas monedero (cuyo coste al usuario es de 6,5 euros) a las que no se pueden transferir prestaciones. Carecer de cuenta bancaria ha impedido que Smahia llegue a poder cobrar las transferencias de la Seguridad Social, por lo que no ha percibido los pagos a los que tiene derecho desde el pasado 9 de mayo, como contribuyente a las arcas públicas españolas que es desde el año 2007.

El pasado 20 de junio, y tras pasar más de un mes en situación de Incapacidad Temporal, sola, casi aislada y sin percibir ingreso alguno, con debilitamiento acusado, problemas para caminar, y dolor al tragar y hablar, Smahia decidió abandonar los alojamientos de Atlantic Blue y aceptar la acogida asistencial ofrecida por la asociación AFAVI de Sevilla gracias a la mediación del colectivo Jornaleras de Huelva en Lucha.

Acompañada por personal de AFAVI a la primera cita médica no organizada y supervisada por la empresa, la trabajadora quedó ingresada el 23 de junio en el hospital universitario Virgen Macarena como paciente de miastenia gravis, dolencia que requiere tratamiento hospitalario y puede llegar a ser mortal. solo unos días antes, en la última visita al Centro de Salud de Almonte (Huelva) acompañada por personal de Atlantic Blue, el diagnóstico fue «faringitis aguda». Apenas unas horas después de iniciar el tratamiento en el centro sevillano la mejoría fue notable. Smahia recuperó fuerzas, la capacidad de hablar sin dificultad, y sobre todo, el ánimo.

Desamparo, Guardia Civil, diagnósticos erróneos…

Smahia Benjafel, el pasado 23 de junio, en el Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla

Como adelantaba esta revista el pasado 22 de junio, Smahia no fue llevada a un centro de salud, algo que insistentemente solicitaba, hasta que la llamada de un compatriota marroquí desde Barcelona alertó en la primera semana de mayo a la Guardia Civil de su estado en las dependencias de Atlantic Blue.

Smahia Benjafel y Najat Bassit, el pasado jueves, en Marruecos

Aún así, y tras la intervención de la Benemérita, la asistencia que recibió (acompañada siempre por personas de la empresa que ejercían labores de mediación ante los servicios médicos) fue deficiente, sin que en las escasas consultas le fuera diagnosticada correctamente la miastenia gravis por la que finalmente tuvo que ser ingresada de urgencias en el Virgen Macarena.

Lamentablemente, y a pesar de la importante mejoría lograda al ser -por fin- tratada de la enfermedad -añadida a su cáncer- que venía padeciendo desde los primeros días de mayo, las pruebas realizadas en el hospital sevillano han revelado que ningún tratamiento o intervención quirúrgica podrá ya evitar un fatal desenlace.

En esta tesitura, la trabajadora ha abandonado su propósito de reclamar un permiso de residencia permanente para ser tratada en España. Un empeño que, dadas las circunstancias, se revela inútil, por lo que Smahia ya ha regresado a su casa en Marruecos, con sus hijos y nietos.

Le acompañó en este último viaje de vuelta Najat Bassit, de Jornaleras de Huelva en Lucha. La intervención del colectivo integrado en Sindical Obrera Andaluza (SOA) ha sido determinante para que la temporera marroquí haya recibido, pasado más de un mes desde que cayó enferma y en situación de Incapacidad Temporal, la asistencia sociosanitaria que su caso estaba requiriendo, y que se le estaba negando en la empresa para la que ha recolectado frutos rojos desde el año 2007.

El fraude de los seguros

Cabe preguntarse si haber accedido a las prestaciones de los seguros pagados habría procurado otro desenlace a su enfermedad

Revisando la documentación facilitada por la propia Smahia, la redacción de La Mar de Onuba descubrió que la trabajadora había sido -también- víctima de la trama organizada entre la empresa Atlantic Blue y la entidad financiera Caixabank para quedarse de forma no consentida con parte del salario de las temporeras marroquíes contratadas en origen. Lo hacían mediante el cobro continuado durante años de «primas de salud» y otros seguros. Sin entrega de facturas o contratos que justificaran los cargos en cuenta de hasta 200 euros anuales. Tampoco de las correspondientes pólizas en las que se especificaran de forma entendible las coberturas y prestaciones a las que tendría derecho en caso de necesitar hacer uso de los seguros suscritos y cobrados por imposición de la empresa.

En la medida que Smahia Benjafel comenzó a pagar esos seguros en el año 2013, dos años antes de desarrollar el cáncer que la ha condenado irremisiblemente a morir, y que los continuó pagando al menos hasta 2019, cabe preguntarse si haber accedido a las prestaciones de dichos seguros habría procurado otro desenlace a su enfermedad.

Smahia Benjafel, de 57 años, temporera marroquí contratada en origen desde 2007, pasa ya sus últimos días en Marruecos, rodeada de sus seres queridos. Los que nunca le fallaron.

Buzón de Burofax de La Mar de Onuba: burofax@lamardeonuba.es


El fraude con seguros de salud a las temporeras marroquíes contaba con la complicidad de CaixaBank y del gigante de los frutos rojos Atlantic Blue

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.