Qué nos puede pasar, por Rafael Martín de Agar

«En mi opinión el problema es de modelo: hemos pasado de un partido de militantes a un partido de cuadros. De la noche a la mañana».

por Rafael Martín de Agar

Jueves, 23 de junio de 2022. Creo que si malo ha sido el resultado para el PSOE en las recientes elecciones autonómicas, aún puede ser peor en las inmediatas elecciones locales.

Y creo que el problema sigue siendo el mismo. Me explicaré: si no tenemos capacidad de autocrítica y de reconocer que algo habremos hecho mal, si no somos capaces de definir con precisión qué hemos hecho mal y porqué y si no somos capaces de atisbar las medidas oportunas para rectificar y tener la voluntad tomarlas, seguiremos recibiendo más de lo mismo.

Nadie ha demostrado que hayamos tocado fondo y una curva descendente, si no se corrige, tiende a seguir descendiendo…

En mi opinión el problema es de modelo: hemos pasado de un partido de militantes a un partido de cuadros. De la noche a la mañana. Ya los militantes no pintamos absolutamente nada, solo interesa movilizar a los dirigentes ya sean orgánicos o con responsabilidades institucionales. Y eso lo estamos viendo todos los días. Tanto en las normas aprobadas en los recientes congresos, como incluso la falta de cumplimiento de las mismas normas cuando no interesa, demuestra que esto sigue siendo un partido desestructurado, sin más criterio que el que fija en cada momento el correspondiente líder. Y todos los demás a obedecer, sin mayor opinión, análisis ni participación.

Ya no se tienen Asambleas de debate, y cuando “casualmente” se celebra alguna, se procura acallar a quienes discrepan de la línea oficial. Se les concede un tiempo mínimo a pesar de que no haya demanda de otras intervenciones.

Da igual la gestión que se haga en las instituciones. Da igual darle la espalda a los vecinos, sin atender en absoluto sus legítimas demandas. Lo único que importa a los que están en la correspondiente Corporación es llevarse bien con el líder correspondiente porque, al final, es el/la que quita y pone en los cargos, tanto orgánicos como institucionales, aunque después se maquille con una apariencia de democracia participativa. Es la teoría de la unidad transformada en “UNO-y-da” que quiere decir que hay un único líder y él da (o quita) prebendas a quienes lo mantienen y apoyan. Aquella frase tan acertada de “por sus obras los conoceréis” aún sacada de otro ámbito, para mí sigue siendo perfectamente aplicable. Y yo hablo tanto de mi experiencia pasada donde he ejercido distintas responsabilidades orgánicas e institucionales, y donde por cierto hacíamos las cosas de una forma radicalmente distinta, sabiendo que teníamos que rendir cuentas periódicas a nuestros militantes y a los electores, como en mi experiencia reciente donde, por ejemplo,  las decenas de escritos, algunos críticos, otros señalando problemas y otros muchos proponiendo soluciones, dirigidos a los órganos correspondientes, no han merecido ni la más mínima respuesta de los respectivos responsables socialistas. (Si alguien está interesado le puedo enviar un breve catálogo…).

Esto es una prueba evidente de cómo hemos cambiado y al parecer, de cómo queremos seguir estando. Pues bien, si alguien cree que el pueblo es tonto, que los ciudadanos no saben valorar y apreciar las cosas y que con una campañita de imagen, gastándose los dineros públicos (que deberían de destinarse a los más necesitados), en fuertes mecanismos de publicidad, con eso van a conseguir el afecto y el apoyo de los votantes en las próximas elecciones locales, creo que se está equivocando totalmente.

Estoy convencido de que la comunicación es importante y creo que hemos fallado mucho tanto aquí como en el gobierno de la nación. En este último a pesar de las enormes cosas que estamos haciendo, de las numerosas y yo diría que “emocionantes e impactantes” políticas sociales que hemos llevado a cabo, a pesar de los tremendos obstáculos que tenemos, no se está vendiendo bien. Y creemos (!!) que por ejemplo en nuestro pueblo de Alcalá de Guadaíra, con una gestión muy muy deficiente en muchas áreas municipales, una campaña publicitaria lo va a salvar todo. Perdonad pero yo soy tremendamente pesimista, porque el pueblo no se equivoca y sabrá a la hora de votar a quien lo quiere hacer y a quien no lo debe hacer.

En resumen, hemos pasado de gestionar orgánicamente pensando en los militantes e institucionalmente pensando en la ciudadanía a dedicar buena parte del tiempo a contemplar y apoyar al líder que, en definitiva, es quien agradecerá los servicios prestados, y sin importar lo que piensen militantes y ciudadanía.

En un año veremos las consecuencias. Si no hay rectificación en serio, el resultado creo que está más que cantado, porque también aquí, en nuestro ámbito local, nadie ha demostrado que la curva de caída se haya frenado.

Acerca de La Mar de Onuba 5147 Artículos
Revista onubense de actualidad, cultura y debate, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. - Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.