Onubense Suratlántica despide a los cinco trabajadores encerrados para reclamar el pago de las nóminas adeudadas

Trabajadores de Onubense Suratlántica, pasan su segunda noche de encierro en las instalaciones de la empresa

La empresa alega motivos disciplinarios por la negativa de los trabajadores a desalojar las instalaciones.

UGT plantea el Conflicto Colectivo y la empresa anuncia un concurso voluntario de acreedores.

Jueves, 2 de diciembre de 2021. Onubense Suratlántica Company, S.L. es una empresa del sector del montaje, que trabaja a diferentes empresas del Polo Químico, y cuya plantilla está preocupada. La empresa debe nóminas acumuladas a sus 25 operarios actuales. También a otros que lo han sido en el último año. En total, los retrasos afectan a unas 80 personas. La deuda es superior a los 5.000 euros a algunos casos. La carpintería metálica industrial exige mucho esfuerzo y precisión, muchas horas de trabajo continuo, desplazamientos a otras ciudades y, en no pocas ocasiones, muchas noches fuera de casa.

En las ultimas semanas, cuando los trabajadores preguntaban, el «empresario» les respondía con evasivas. Hasta el lunes de esta misma semana les aseguraba que tiene «intención de pagar», que espera «un dinero de unos clientes»… Más de dos meses llevaban los trabajadores escuchando las misma respuesta.

Carta de despido enviada ayer por Onubense Suratlántica a los trabajadores encerrado en protesta por el impago de las nóminas

Los trabajadores sospechan desde hace semanas que el propietario de Onubense Suratlántica Company planea cerrar la empresa. No entienden que no dé la cara y se explique. Si va a haber más retrasos y empresa ha dejado de ser viable, lo normal sería plantear el cese de actividades y resolver los contratos. Al menos así, tendrían derecho a la correspondiente indemnización, cobrar el paro o emplearse en otras empresas. Pero sin son los trabajadores los que piden dar el paso y abandonan, ese escenario se desvanece, ya que perderían el derecho a cobrar el subsidio de desempleo o a indemnización por despido.

El pasado martes, cinco trabajadores -«de los fijos»- decidieron iniciar un encierro en las instalaciones de la empresa, en el Polígono Industrial Tartessos de la capital onubense. Una «movilización pacífica» para exigir el pago de su salarios y respuestas por parte de la empresa. Reclaman poder dialogar con la empresa y resolver la situación.

Ayer miércoles, tras la primera noche de encierro, los cinco recibieron una notificación de despido disciplinario. «Nos vemos obligados a resolver su contrato de trabajo con fecha efecto del día de hoy, 01/12/2021, decisión motivada por su negativa a abandonar el centro de trabajo, habiéndosele requerido previamente a ello», decían las idénticas cinco cartas, en las que se alude a los artículos 51,152 c. El primero regula los despidos colectivos (más de diez trabajadores) fundados en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción; el segundo autoriza los despidos colectivos cuando cuando concurra alguna de las causas previstas en el artículo 51.1 y la extinción afecte a un número inferior al establecido en el mismo. Los despidos disciplinarios, empero, se contemplan en otro artículo del Estatuto, el 54. Así, las causas del despido no están del todo claras. «Le agradecemos su colaboración y servicios prestados, rogándole firme la presente en señal de recibí«, termina la misiva. No firmaron. No era ese el «diálogo» que reclaman con su encierro.

UGT PLANTEA EL CONFLICTO COLECTIVO Y LA EMPRESA ANUNCIA UN CONCURSO VOLUNTARIO DE ACREEDORES

Los trabajadores encerrados de Onubense Suratlántica, ayer, en la puerta de la empresa

La pasada noche han vuelto a pasarla en las instalaciones de la empresa. La protesta continúa. Ayer mismo, el sindicato UGT presentó denuncias ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y registró el preceptivo aviso de Conflicto Colectivo ante el SERCLA -que se celebrará el próximo día 7-, «como paso previo a la huelga y a la demanda judicial en defensa de los derechos que asisten a los trabajadores«.

«Criticamos que la empresa, en vez de buscar soluciones, se dedique a tratar de intimidar a los trabajadores, retomando cartas de despidos disciplinarios, en represalia por la movilización pacífica de los trabajadores«, explica el sindicato en un comunicado. «En ningún caso, vamos a aceptar, este tipo de comportamientos, ya que, esta empresa, no puede estar engañando a los trabajadores, habiéndoles prometido que cobrarían sin problemas y ahora, según se les traslada por el jefe de recursos humanos de la zona, la directora financiera le ha comunicado que la empresa va a presentar incluso un concurso voluntario de acreedores, el próximo viernes«.

«Nos parece una falta de ética y una deslealtad tremenda hacia los trabajadores que han estado confiando en la palabra dada por el empresario y trabajando hasta que ha faltado el material para continuar con la carga de trabajo, por lo que los trabajadores continuarán con las medidas de presión, en defensa de sus derechos«. El encierro continúa.

Acerca de La Mar de Onuba 5206 Artículos
Revista onubense de actualidad, cultura y debate, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. - Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.