Hoy en La Mar...

No es “un pico sin maldad”, es un beso sin consentimiento

Jenni Hermoso y su sindicato exigen “medidas ejemplares” contra Rubiales

por David Moscoso Sánchez

Lunes, 21 de agosto de 2023. El domingo 20 de agosto, la Selección Española de Fútbol Femenino protagonizó una de las mayores gestas del deporte nacional: convertirse en campeonas del mundo de la FIFA 2023. El logro del equipo de La Roja fue motivo de orgullo y felicitación por parte de millones de españoles que no quisieron perderse el partido. No en vano, la cuota de pantalla llegó al 71,1 % (7,4 millones de telespectadores), según datos de Barlovento Comunicación.

Es una pena que una hazaña de tal magnitud quedara empañada por un hecho polémico en plena entrega de la copa a las jugadoras, que llegó al punto de eclipsar la propia gesta.

Un beso controvertido

Tras el encuentro, el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Manuel Rubiales, saludó y felicitó a cada una de ellas. Cuando le llegó el turno a la futbolista Jenny Hermoso, le cogió la cabeza con ambas manos y le dio un beso en la boca. Un beso que estaba fuera del protocolo, no consentido según declaraciones de la jugadora en un primer momento y que ha suscitado una enorme polémica tanto en la opinión pública española como internacional.

Medios como The Guardian, The New York Times, The Telegraph, Forbes, L’Equipe y CNN no han dudado en repudiar este acto protagonizado por el presidente de la RFEF y que puede generar una mala imagen de España fuera de sus fronteras.

No es extraño que el propio ministro de Deportes, la ministra de Igualdad y la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 hayan repudiado este acto.

Más allá de una cuestión moral

La cuestión en sí podría quedar en un simple debate sobre valores morales y ética. El propio Rubiales calificaba en una cadena de radio este beso de “gilipolleces” y acusaba de “tontos del culo” a quienes lo increpaban por ello. Sin embargo, es difícil imaginar similar tratamiento de un profesor universitario con sus alumnas o de un alto cargo de la administración con el personal administrativo.

Su comportamiento también podría criticarse por considerar que no estuvo a la altura de un presidente que ejerce funciones de representación pública compartiendo espacio junto a la reina Letizia y la infanta Sofía y otras autoridades políticas y deportivas de primer nivel de varios países.

No puede perderse de vista que Rubiales es presidente de una federación deportiva española que, por tanto, está sometida a la Ley 29/2022, de 30 de diciembre, del Deporte. Una norma que establece en su artículo 43 que las federaciones, aun siendo entidades privadas, tienen un régimen especial por el que desempeñan competencias públicas delegadas.

Por tanto, el presidente de la RFEF no sólo ejerce un rol privado, es el responsable de desarrollar funciones públicas por delegación ante el Gobierno de España. El artículo 50, apartado f, relativo a las funciones a desarrollar bajo la tutela del Consejo Superior de Deportes, es claro: “Ejercer la potestad disciplinaria en los términos establecidos en esta Ley del Deporte y sus disposiciones de desarrollo”. Es decir, Rubiales desempeña funciones públicas por delegación y, como autoridad, ejerce un rol también de representación pública del país.

Una vulneración de la ley

Más allá del debate sobre la moralidad, quien ha cometido este acto lo ha hecho vulnerando las normas y las leyes sobre los límites de la integridad física en las relaciones de género.

Sin entrar en lo que se pueda derivar de la Ley Orgánica 10/2022, de 6 de septiembre, de garantía integral de la libertad sexual, la propia Ley del Deporte recoge en un artículo sobre igualdad efectiva en el deporte (art. 4) una disposición adicional primera donde se habla de “actos racistas, sexistas, xenófobos o intolerantes en el deporte” para referirse a las siguientes situaciones:

Las actuaciones que, con ocasión del desarrollo de una prueba, competición o espectáculo deportivo o próxima su celebración, o en los recintos deportivos […] supongan acoso, entendiendo por tal toda conducta no deseada relacionada con el origen racial o étnico, geográfico o social, así como la religión o convicciones, discapacidad, edad, sexo u orientación sexual de una persona, que tenga como objetivo o consecuencia atentar contra su dignidad y crear un entorno intimidatorio, humillante u ofensivo.

A este respecto, en su artículo 4.5 establece lo siguiente:

Las federaciones deportivas españolas y las ligas profesionales deberán contar con un protocolo de prevención y actuación para situaciones de discriminación, abusos o acoso sexual y acoso por razón de sexo o autoridad en el seno de aquellas […]. De acuerdo con dicho protocolo, deberá ponerse en conocimiento del organismo sancionador dependiente del Consejo Superior de Deportes cualquier actuación que pueda ser considerada discriminación, abuso o acoso sexual y/o acoso por razón de sexo o autoridad, para ser sancionada como falta grave atendiendo a lo establecido en el artículo 105.

El artículo 105, sobre infracciones graves, establece como una de las sanciones aplicables por ello en su artículo 109 la “inhabilitación para ocupar cargos en la entidad deportiva por un periodo comprendido entre un mes y dos años”.

La Real Federación Española de Fútbol tiene aprobado y publicado en su web un Protocolo de Actuación frente a la Violencia Sexual donde especifica en su página 14 cuáles son las que considera como situaciones, actitudes y comportamientos relacionados con la violencia sexual. Entre otras muchas, determina entre las calificadas de contacto físico “besar a la fuerza” e “inadecuado acercamiento en el contacto corporal, abrazos, apretones, etc.”, dos situaciones que se han dado en el polémico acto proferido por el presidente de la RFEF.

Por lo tanto, queda en manos de las autoridades de la RFEF y del Consejo Superior de Deportes, del Ministerio de Cultura y Deporte, tomar cartas en el asunto y aplicar, si corresponde, la infracción y la sanción pertinentes a la luz de este hecho que ya han repudiado las autoridades políticas y la opinión pública nacional e internacional.

David Moscoso-Sánchez (Puente Genil, Córdoba, 1976), es Doctor en Sociología y Catedrático de Sociología en la Universidad de Córdoba. Autor de más de un centenar de publicaciones sobre el fenómeno deportivo en revistas señeras en sociología y editoriales académicas, contando con el reconocimiento de cuatro tramos de investigación (sexenios) por la Comisión Nacional de Evaluación de la Actividad Investigadora (CNEAI). Entre sus publicaciones, destaca la coordinación de cuatro números monográficos de sociología del deporte en la Revista Internacional de Sociología en 2006, Revista Andaluza de Ciencias Sociales en 2011, Empiria. Revista de Metodología de Ciencias Sociales en 2015 y European Journal Sport and Society en 2015.


Jenni Hermoso y su sindicato exigen “medidas ejemplares” contra Rubiales
La jugadora a la que Rubiales besó sin su consentimiento delega en el sindicato Futpro la defensa de sus intereses en un comunicado donde esta organización pide al Consejo Superior de Deporte que intervenga y a la Federación que adopte las medidas necesarias para “que actos como los que hemos visto nunca queden impunes”.
Comunicado oficial de Futpro (click para ampliar)

Jenni Hermoso, la futbolista a la que el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, agarró la cabeza y le dio un beso en la boca tras el triunfo de la selección española femenina en el mundial de Australia, ha decidido dejar en manos de su sindicato, Futpro, las acciones que se puedan llevar a cabo contra su máximo jefe. En un comunicado, el sindicato ha expresado su “firme y rotunda condena ante conductas que atenten contra la dignidad de las mujeres”.

“Mi sindicato Futpro, en coordinación con mi agencia TMJ se están encargando de defender mis intereses y ser los interlocutores sobre este asunto”, ha explicado la propia Hermoso, según el citado texto hecho público por el sindicato a media tarde de este miércoles. La agencia TJM ha publicado otro comunicado en el que asegura que está valorando “las acciones más apropiadas” ante lo ocurrido en Sidney.

En medio de una inédita presión social y política para que Rubiales dimita, Futpro pide a la RFEF “que implemente los protocolos necesarios”, vele “por los derechos” de las jugadoras y “adopte medidas ejemplares”. “Es esencial que nuestra selección, actual campeona del mundo, esté siempre representada por figuras que proyecten valores de igualdad y respeto en todos los ámbitos”, apunta el citado comunicado.

“Es necesario continuar avanzando en la lucha por la igualdad, una lucha que nuestras jugadoras han liderado con determinación, llevándonos a la posición en la que nos encontramos hoy”, añade el sindicato. Además, realiza “un llamado al Consejo Superior de Deportes para que, dentro de sus competencias, apoye y promueva activamente la prevención e intervención ante el acoso o abuso sexual, el machismo y el sexismo”.

Sin mencionar en ningún momento el nombre de Rubiales, Futpro “rechaza cualquier actitud o conducta que vulnere los derechos de las futbolistas y desde el sindicato estamos trabajando para que actos como los que hemos visto nunca queden impunes, sean sancionados y se adopten las medidas pertinentes que protejan a las futbolistas de acciones que creemos son inaceptables”.

La decisión de Hermoso llega mientras sigue creciendo la presión sobre Rubiales ante sus gestos en la final del mundial de fútbol del domingo. Al reproche de buena parte del país, al convencimiento de muchos juristas de que lo que hizo constituye un delito de agresión sexual y al bochorno internacional se unieron el martes una batería de denuncias (una de Sumar ante el Consejo Superior de Deportesotra de un afiliado de la federación y una de un exárbitro de Primera División ante la federación).

También la desaprobación de la mayoría de la clase política, con el presidente del Gobierno a la cabeza, la petición de dimisión de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) y una información periodística en Relevo que asegura que la RFEF se inventó las declaraciones por las que Hermoso exculpaba a Rubiales.

La denuncia de la Liga F

A todo ello se unió este miércoles la Liga Profesional de Fútbol Femenino (Liga F) que ha presentado una denuncia contra Rubiales ante el Consejo Superior de Deportes “por los gravísimos hechos y conductas llevadas a cabo” por el presidente de Federación durante la final del Mundial y solicita su inhabilitación. “Una de las mayores gestas de la historia del deporte español se vio ensuciada por el bochornoso comportamiento del máximo representante del fútbol español que, una vez más, y guiado por su continuo y habitual afán de protagonismo, demostró no estar a la altura del cargo que ostenta”, dice en un comunicado la Liga F.

La institución menciona el beso forzado de Luis Rubiales a Jenni Hermoso pero habla en general de “una actitud” que se encuentra, señalan, “muy alejada de los valores de nuestra sociedad” y que, sin embargo, ha tenido trascendencia mundial. “Celebrar el triunfo en el palco de autoridades agarrándose los genitales al lado de S.M. La Reina y Su Alteza Real la Infanta Doña Sofía es inadmisible y repugnante. Que un jefe agarre de la cabeza a su trabajadora y la bese en la boca, sencillamente, no puede tolerarse. Tildar públicamente de 'gilipollas, tontos del culo y pringaos' a aquellos que reprochan tales actitudes es inadmisible y repugnante”, prosiguen. Las disculpas del presidente de la Federación fueron, a ojos de la Liga F, fueron insuficientes e inadecuadas.

Con todo, la RFEF ha convocado este martes una asamblea general extraordinaria que se celebrará el próximo viernes a partir de las 12.00 horas en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas (Madrid). La propia federación incluye en su protocolo el “besar a la fuerza” y el “inadecuado acercamiento en el contacto corporal” como situaciones y comportamientos relacionados con la violencia sexual.

Este miércoles el ministro de Cultura y Deportes, Miguel Iceta, ha advertido que en esa reunión extraordinaria de la RFEF se “han de tomar de decisiones”. En declaraciones a la Agencia EFE, el máximo responsable del deporte español ha mostrado su intención explícita de actuar si no hay una respuesta contundente de la Federación de Fútbol, más allá de la supuesta disculpa de Rubiales, que el presidente del Gobierno ya ha calificado como insuficiente e inadecuada. En las últimas horas, también el presidente del Consejo Superior de Deportes, Víctor Francos, ha amenazado con intervenir si no ve reacción en la Federación de Fútbol. “Si no toman las decisiones, lo hará el Consejo General de Deportes”, ha concluido primero Francos y horas después el ministro.

 


Diosas pero mortales: la conquista de las futbolistas españolas fuera del terreno de juego

Acerca de La Mar de Onuba 5563 Artículos
Revista onubense de actualidad, cultura y debate, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. - Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

UA-142578645-1