Guerra de Ucrania: la victoria rusa es segura a largo plazo 

por Francisco Villanueva

 

Viernes, 3 de febrero de 2023. La Guerra de Ucrania se ha convertido en un conflicto de largo plazo donde el tiempo juega un papel fundamental, más relevante que el espacio que efectivamente se controla, e incluso que la potencia militar y económica de los contendientes.

Al cumplirse un año de desatada la invasión rusa, la guerra ha cambiado de naturaleza, y se ha convertido en un conflicto global liderado por Estados Unidos y la OTAN, en que las fuerzas ucranianas cumplen un papel meramente operativo, con el financiamiento, los recursos, y el armamento proporcionados por Washington, con el encuadre estratégico y logístico del Pentágono.

En general en la guerra, y específicamente en este caso, lo esencial es la relación de fuerzas no es la potencia militar de los antagonistas, sino la voluntad, la decisión y la lucidez de sus respectivas conducciones políticas y estratégicas. Si la potencia militar fuera la que determina los conflictos, todo se resolvería en un ejercicio contable de las fuerzas materiales, mientras que, todo lo contrario, la estrategia y el liderazgo son los factores decisivos.

El tiempo como factor estratégico juega cada vez más a favor de Rusia, y esto significa que el punto más crítico para Occidente no está en Ucrania, sino en el centro del dispositivo, que es Washington. La ecuación de poder en EE.UU. se ha transformado irreversiblemente a partir del control de los republicanos de la Cámara de Representantes, lograda a partir de las elecciones de medio término. En EE.UU no hay separación de poderes, sino tres poderes que luchan por la decisión final; y ahora la Cámara de Representantes, directamente vinculada a la opinión pública, que renueva la totalidad de sus integrantes (435) cada 2 años, se encuentra en manos de los republicanos, liderados por Kevin Mc Karty, y estos han lanzado una ofensiva existencial, en el sentido estricto del término, contra el Presidente Joe Biden, que es el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas Norteamericanas, y cabeza de la Guerra Global contra Rusia que se desarrolla en Ucrania.

La Cámara Baja es una parte integrante y muchas veces decisivas del Gobierno Norteamericano, lo que significa que está directamente vinculada a la opinión pública estadounidense, que es el ultimo y definitivo resorte de poder.

La dependencia del gobierno de Kiev de EE.UU. es absoluta y total. Washington cubre todos los gastos del Estado ucraniano, tanto civiles como militares incluyendo las expensas más elementales de la administración cotidiana.

Rusia ha asumido en los últimos seis meses una estrategia defensiva porque estima que enfrenta no más al Estado ucraniano, sino a Estados Unidos y a la OTAN.

La conquista de la ciudad de Soledar en el Donbás por las fuerzas rusas está destinada a consolidar la estrategia defensiva asumida por Moscú en el Sur y Oeste de Ucrania, en tanto que el aspecto “ofensivo” de esta estrategia la realiza a través del ataque misilístico con el que ya ha destruido más de 50% de la infraestructura energética y de conectividad de Ucrania.

Inmediatamente por detrás de la línea del frente, Rusia ha construido una red de trincheras y zanjas en profundidad que se despliega prácticamente hasta la frontera rusa, ubicada a unos 300 kms de la batalla. Es el resultado de la experiencia histórica de Rusia en la Segunda Guerra Mundial, donde desplegó un dispositivo semejante en la batalla de Kursk situada a escasa distancia del actual frente de combate; y fue allí donde la dupla Stalin/Zhukov logró destruir a los cuerpos blindados de Hitler, y de esa manera abrió paso a la ofensiva final contra Berlin.

El nuevo jefe del operativo en Ucrania, expresa esta estrategia hoy; y es el heredero de la visión defensiva/ofensiva (en ese orden), propio de la experiencia histórica rusa originada en la invasión napoleónica de 1812, y actualizada con la victoria de Stalingrado (agosto de 1942/Febrero de 1943), que fue la batalla decisiva de la Segunda Guerra mundial, y que culminó con la rendición del VI ejército del tercer Reich. Esto es lo que ha puesto en marcha Rusia en los últimos 6 meses en la Guerra de Ucrania.

Las guerras del Siglo XXI son al mismo tiempo las de la instantaneidad informativa, por lo que es crucial el dominio de la información, pero siempre y en última instancia esta debe ceder ante la realidad de las cosas: es la lucha del “relato” contra el significado de la realidad; y es esto lo que está en juego en la Guerra de Ucrania hoy. Pero la Guerra sigue siendo, ahora y siempre, ante todo un choque de voluntades, esto es, una mezcla inescindible de coraje y clarividencia estratégica, esto es, geopolítica por partes iguales.

La Guerra de Ucrania sigue abierta y el campo de batalla no está hoy en el corazón de Europa, sino en Washington, capital de EE.UU., que es el líder de este conflicto global de nuevo tipo, el más importante del siglo XXI hasta el día de hoy. Pero lo que está claro es que la victoria final rusa será más contundente mientras más dure la guerra.

Francisco Villanueva Navas, analista de La Mar de Onuba, es economista y periodista financiero
@FranciscoVill87
Acerca de La Mar de Onuba 5553 Artículos
Revista onubense de actualidad, cultura y debate, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. - Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.