Estafa a trabajadores desplazados a la vendimia francesa: la empresa española Terra Fecundis condenada a 80 millones de euros

Durante cuatro años, de 2012 a 2015, Terra Fecundis envió a más de 26.000 trabajadores, originarios de América del Sur, en su mayoría de Ecuador, a granjas francesas, en Gard, Bouches-du-Rhône o Drôme. foto ilustrativa. | DANIEL FOURAY / ARCHIVOS DEL OESTE DE FRANCIA

Lunes, 27 de junio de 2002. La empresa española de trabajo temporal Terra Fecundis fue condenada el viernes 10 de junio de 2022 a pagar más de 80 millones de euros por haber defraudado a las organizaciones sociales francesas al enviar a miles de trabajadores agrícolas extranjeros a granjas francesas en violación de las normas sobre trabajo independiente.

Condiciones de trabajo acosadoras

Esta espectacular suma de 80.394.029€ viene en “compensación del perjuicio económico” causado por el impago de las cotizaciones y cotizaciones a la seguridad social al organismo encargado de recaudarlas de las empresas francesas, Urssaf, según consta en una sentencia judicial escrita.

Contactados por AFP, los abogados de Terra Fecundis no respondieron a las solicitudes de reacción.

Durante cuatro años, de 2012 a 2015, esta firma española envió a más de 26.000 trabajadores, originarios de Sudamérica, en su mayoría de Ecuador, a trabajar en fincas francesas, en Gard, Bouches-du-Rhône o Drôme.

En julio de 2021, Terra Fecundis ya había sido declarada culpable de hacer un uso indebido del procedimiento de desplazamiento europeo que permite a las empresas tener personal trabajando en el extranjero, pero solo para misiones limitadas en el tiempo.

Sin embargo, Terra Fecundis remuneró a estos trabajadores desplazados con el salario mínimo francés, pero pagando sus cargas sociales en España, donde son hasta un 40% más bajas, lo que abarata esta mano de obra vulnerable para los agricultores franceses.

“Este es el mayor caso de fraude a la Seguridad Social jamás juzgado en Francia” , subrayó el abogado de la Urssaf Provence-Alpes-Côte d’Azur, Me Jean-Victor Borel, durante el juicio.

Declarada culpable de dumping social por el tribunal de Marsella, la empresa con sede oficial en Murcia (sur de España) y ahora rebautizada como “Trabajo para Todos” fue condenada a una multa de 500.000 euros.

También se impuso a los tres líderes españoles una pena de prisión condicional de cuatro años y una multa de 100.000 euros.

El viernes, los tres fueron reconocidos como responsables solidarios de los perjuicios sufridos por las organizaciones sociales del partido civil y por tanto tendrán que participar personalmente en el pago de los 80 millones de euros.

El juicio de Terra Fecundis había puesto de manifiesto las penosas condiciones de trabajo de estos trabajadores precarios que se resistían a defenderse. “Es Germinal en las fincas con Terra Fecundis, la Bestia Humana se ha convertido en una empresa de trabajo temporal”, había increpado la fiscalía, evocando la novela de Émile Zola sobre los trabajadores del siglo XIX.

“Se escucha la voz de los trabajadores”

La fiscalía había señalado que los trabajadores eran «a veces alojados en condiciones en las que ni siquiera se podía albergar animales» y que no se les pagaba a la altura del trabajo realizado.

Los trabajadores asignados al envasado de frutas trabajaban en particular desde las 6 o 7 de la mañana hasta las 9 o 10 de la noche, según la fiscalía. Los recolectores de espárragos también habían explicado que trabajaban en los campos hasta 70 horas a la semana, incluidos los domingos, cuando otros solo habían tenido un día libre durante unos cuarenta días trabajados.

«Nunca hemos tenido ninguna sanción por parte de la Inspección de Trabajo de Murcia», defendió Juan José López Pacheco, el único de los tres dirigentes presentes en el juicio el año pasado, asegurando que la empresa «regulaba los horarios al final de la misión» de el empleado adscrito.

El directivo también se mostró sorprendido por la ausencia de los agricultores franceses ante este tribunal.

Los más de 80 millones de euros en indemnizaciones infligidos a Terra Fecundis el viernes constituyen “una importante victoria simbólica gracias a la que se ha escuchado la voz de los trabajadores”, reaccionó el abogado del sindicato CFDT, parte civil, Me Vincent Schneegans.

“Es una decisión muy satisfactoria ya la vez frustrante porque los trabajadores agrícolas que no se atreven a actuar por temor a represalias no tienen reparación directa ”, agregó. El sindicato obtuvo el viernes el pago de 30.000 euros en concepto de indemnización por daño moral.

Fuente: ouest france
Acerca de La Mar de Onuba 5147 Artículos
Revista onubense de actualidad, cultura y debate, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. - Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.