El Juzgado de Ayamonte impide personarse como acusación a la familia de un ciudadano rumano en coma tras sufrir una violenta agresión

El agresor, en la imagen con pantalón vaquero corto y camiseta oscura estampada, captado por las cámaras de seguridad del establecimiento

🗞️ El agredido permanece inconsciente y en estado «muy crítico».

🗞️ La grabación de la cámara de seguridad del establecimiento donde tuvo lugar la agresión facilita la identificación y detención del agresor, un hombre español residente en la misma localidad, que quedó en libertad con cargos y una orden de alejamiento de la víctima.

🗞️ Familiares residentes en España califica de «incomprensibles» los impedimentos por parte del Juzgado de Ayamonte, que llegó a exigir que el poder notarial otorgado por los padres de la víctima fuera remitido a través del Consulado de España en Bucarest.

🗞️ Esperan contar con el apoyo del Cónsul General de Rumanía en Sevilla, Călin Bichis, quien ha confirmado a La Mar de Onuba haber recibido la solicitud de ayuda.

por Nico Ferrando

Viernes, 5 de agosto de 2022. Un hombre de 43 años de origen rumano, residente en España «desde hace muchos años», permanece ingresado en estado de coma y situación «muy crítica» en el Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva, tras haber sido víctima de una brutal paliza propinada ante numerosos testigos por otro vecino de la localidad.

Los hechos, según ha podido conocer La Mar de Onuba de fuentes cercanas a la investigación, tuvieron lugar pasados 12 minutos de las ocho de la mañana el pasado sábado 30 de julio, como quedó recogido en las imágenes captadas por la cámara de seguridad del establecimientos en el que tuvieron lugar.

A esa hora, y como puede observarse en el vídeo (VER) que se reproduce en exclusiva en esta página, el agresor entra en el bar y se dirige directamente al lugar en el que se encuentra su víctima, a la que comienza a golpear con puñetazos hasta que clientes y empleados del local logran separarlos, acompañando al agredido hasta una de las salidas del establecimiento. Acto seguido el agresor logra zafarse de forma violenta de las personas que lo retenían y persigue al agredido hasta el exterior del local.

Allí, y en presencia de numerosos testigos, le siguió agrediendo de forma muy violenta, causándole graves traumatismos por los que tuvo que ser ingresado e intervenido quirúrgicamente de urgencia.

Según han confirmado fuentes de la Guardia Civil a La Mar de Onuba, el agresor fue detenido al día siguiente del altercado, tras ser identificado a través de las grabaciones de la cámara de seguridad del establecimiento y de otros testigos presenciales, como «presunto autor de un delito de lesiones graves». Quedó en libertad con cargos y orden de alejamiento tras ser interrogado en los Juzgados de Ayamonte.

Impedimentos a la familia para representar al agredido

Según el parte médico de urgencias, al que ha tenido acceso La Mar de Onuba, la víctima de la agresión fue trasladada e ingresada en el hospital siguiendo el protocolo de los Dispositivos de Cuidados Críticos y Urgencias (DCCU) tras manifestar «síndrome confusional, vómitos rojizos, crisis comicial tónico clónica (fuertes convulsiones) y disminución de conciencia paulatina y escasa reactividad» como consecuencia de la agresión sufrida.

Tras varias horas ingresado y observar una evolución negativa de su estado, se consideró necesaria una intervención quirúrgica de urgencia, ya que se temía por su vida. La operación tuvo que ser autorizada por una prima hermana de la madre, único familiar cercano residente en España, y la persona que desde que tuvieron lugar los hechos se mantiene informada y actúa en nombre de los padres del agredido, ambos mayores de 85 años, con escasos recursos y residentes en una localidad con deficientes comunicaciones y distante 500 kilómetros de Bucarest, capital de Rumanía. La legitimidad de la tía del agredido para autorizar la intervención quirúrgica no ha sido cuestionada por el hospital.

Otra cosa es el camino policial y judicial de esta causa. A día de hoy no consta denuncia expresa por parte de la víctima, al encontrarse esta en estado de coma a causa de los traumatismos sufridos. Tampoco por parte de sus familiares en España, al no haberlo permitido el Juzgado de Ayamonte.

«No nos han dejado presentar la denuncia ni que nuestro abogado participe en la toma de medidas cautelares», lamentan la tía y su hija, prima segunda del agredido, desplazadas a Huelva desde Madrid nada más tener conocimiento de lo sucedido. «El juez nos ha dicho que la única vía sería personarnos como acusación popular, para lo tendríamos que depositar una fianza», se quejan durante las  conversaciones mantenidas este viernes con esta revista.

La prima hermana de la madre del agredido actúa como único familiar cercano, a petición expresa de los padres, para representar sus intereses ante la Justicia mientras él mismo no pueda hacerlo. A tal efecto, y no sin dificultades administrativas y económicas, han hecho llegar a España un poder notarial.

Sin embargo, aseguran que ni la Guardia Civil ni el Juzgado de Ayamonte les han permitido presentar denuncia alguna por la agresión sufrida. Los agentes de la Benemérita les han informado de que han recabado material gráfico y testimonios para que el detenido rinda cuentas por sus acciones, y que el caso ya está siendo instruido por vía judicial.

Por su parte, el Juzgado, se habría opuesto a que la tía del agredido pueda, en nombre de los padres, personarse en la causa y solicitar la condena y reparación que la familia estime procedente ante la gravedad de los hechos.

«Son todo impedimentos», se queja la familiar. A pesar de haber presentado un poder notarial de los padres, «apostillado por un traductor jurado», el Juzgado de Ayamonte mantiene, con apoyo de la Fiscal, su negativa a admitirla como acusación. Asegura que se les exigió primero que el poder notarial fuera registrado en el Consulado de España en Bucarest, y que fuera este el que se encargara de remitirla al Juzgado de Ayamonte.

Advertida de que ese tipo de trámites entre consulados, además de lentos, tediosos y costosos en desplazamientos para los ancianos padres de la víctima, no son preceptivos ni necesarios entre países miembros de la Unión Europea, la Fiscalía se ha mostrado dispuesta a admitir el Poder Notarial, pero ahora exige que los familiares en España demuestren que las personas que lo otorgan son realmente los padres del hombre que convalece en estado de coma en el Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva.

Según su relato, también se les ha exigido una segunda apostilla al poder notarial, esta vez del Consulado de Rumanía en España, o en su defecto, copia del Libro de Familia o Certificado de Nacimiento. «Muestra un gran desconocimiento del ordenamiento legal de Rumanía», lamentan tía y la prima, ya que en aquel país no existe el libro de familia, y los certificados de nacimiento solo pueden ser solicitados por los propios titulares».

Un galimatías jurídico y administrativo inesperado, incomprensible e impropio entre Estados que forman parte de la Unión Europea, para el que las familiares del agredido han pedido ayuda a la representación diplomática de su país en España. El Cónsul General de Rumanía en Sevilla, Călin Bichis, ha confirmado este viernes a La Mar de Onuba haber recibido la solicitud, y ha asegurado que so oficina ofrece «ayuda consular» al agredido y sus familiares directos.

El agresor, novio de la empleada de hogar de la pareja de la víctima y 'federado en boxeo'

Fuente cercanas al caso han revelado a La Mar de Onuba que el agresor es pareja sentimental de una mujer que trabaja como empleada de hogar en el domicilio de la pareja del agredido.

Ambos mantuvieron una acalorada discusión en la mañana del pasado sábado, en la que la empleada de hogar habría intentado intermediar, recibiendo del agredido una respuesta airada y desagradable, así como reproches por intervenir en asuntos personales de la propietaria del domicilio.

Pocas horas después, el agresor, una persona corpulenta y "federado en boxeo", según afirman las fuentes conocedoras del caso consultadas, se personó en el local de El Portil al que la víctima suele acudir con frecuencia, e inició la agresión causándole graves lesiones que, a la hora de publicar esta información, hacen temer tanto por su vida como por la secuelas que pueda sufrir si sobrevive.

El hombre permanece ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva. Fuentes médicas cercanas al caso aseguran que las lesiones son muy graves y que el agredido "tiene el cerebro destrozado".

Según ha confirmado fuentes de la Guardia Civil a esta revista, el agresor fue detenido al día siguiente del altercado tras ser identificado a través de las grabaciones de la cámara de seguridad del establecimiento y de otros testigos presenciales, como "presunto autor de un delito de lesiones graves". Quedó en libertad con cargos y orden de alejamiento tras ser interrogado en los Juzgados de Ayamonte.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.