‘Davos, el mundo y España en 2024’, por Eduardo Madroñal

por Eduardo Madroñal

 

Miércoles, 10 de enero de 2024.En Davos (Suiza) se reunirá el Foro Económico Mundial desde el 15 al 19 de enero del balbuciente 2024. Se habla de la presencia de 120 países y 2.800 líderes de toda índole, de ellos 60 jefes de Estado y de Gobierno. El presidente del foro, Børge Brende, ha informado que este año el lema es “reconstruir la confianza”. ¡Ay, reconstruir la confianza! Pero el poderoso Davos, como todos nosotros, también está atravesado por las agudas contradicciones sociales que pueblan el planeta. [Dada su complejidad, van a permitirme ser conciso, aunque ampliaremos posteriormente].

Los peores conflictos

Dos guerras están confluyendo dolorosamente -en Ucrania y Palestina- y también causando daño al resto del mundo con repercusión especialmente intensa en Europa.

Crecen las fuerzas que quieren imponer a Ucrania, y también a Europa, un acuerdo imperialista con Rusia. El ala dura de los republicanos ha bloqueado en el Senado norteamericano la ayuda militar a Ucrania. Y en la UE Hungría ha vetado un paquete de ayuda de 50.000 millones a Kiev.

En Palestina el genocidio israelí amparado por EEUU alcanza una magnitud inasumible, y el peligro de extensión de la guerra es real, con unas consecuencias imprevisibles si esto sucede. Tel Aviv ocupa el sur de Gaza y multiplica la represión en Cisjordania, se incrementan los ataques israelíes en Líbano y se anuncia una probable invasión del sur del país -donde hay tropas españolas-, los brutales atentados terroristas en Irán azuzan el enfrentamiento, y ya se ha incendiado el Mar Rojo, afectando a una de las arterias del comercio global.

La superpotencia necesitada

La deuda estadounidense es “insostenible”. Se ha multiplicado por siete desde 2001. Por cada dólar que crece su PIB, EEUU tiene que endeudarse en dos. Todo el planeta estamos obligados a financiar su hegemonía: la deuda externa neta de la superpotencia asciende a 18 billones de dólares. Para sostenerla Washington impone un saqueo global a los países del Tercer Mundo, y especialmente a Europa.

La burguesía monopolista estadounidense mantiene el atraco de la inflación y el expolio financiero con la subida de hipotecas y préstamos. Los grandes monopolios, bancos y fondos norteamericanos imponen que los precios se mantengan altos en 2024. Y la Reserva Federal hace lo propio con los tipos de interés.

La hegemonía y su rechazo

El imperio no puede evitar su retroceso ni el avance de China, de nuevas potencias emergentes y de los países y pueblos del Tercer Mundo. EEUU crecerá en 2024 un 1,5%, el Tercer Mundo un 4% y China un 5%; y Europa la que menos crecerá. En 2024 los BRICS tendrán un papel global reforzado tras su histórica ampliación. A pesar de Milei, en Iberoamérica la mayoría de los gobiernos se enfrentan a la superpotencia. En África, EEUU y las potencias bajo su órbita pierden terreno aceleradamente. Y la respuesta contra el genocidio israelí recorre todo el planeta.

Elecciones estadounidenses

Ante noviembre, su clase dominante está muy agresiva y dividida porque ni los años de Trump ni los de Biden han logrado detener el ocaso de la superpotencia. Gane uno u otro, EEUU tiene que enfrentar el mantenimiento de su superioridad militar, la contención de la emergencia de China, la imposición de un mayor encuadramiento a los países bajo su dominio, y la oposición al avance de la lucha de los pueblos.

Europa sumisa

Con dos guerras coincidentes, Europa sufrirá un aumento del dominio estadounidense. Ya obediente, -y encabezada por Alemania- sigue las instrucciones de apoyo a Israel, de distanciarse de China y de aceptar el creciente control financiero e industrial estadounidense. En las elecciones al parlamento europeo EEUU, aprovechando la debilidad de una Alemania en recesión, apostará por los núcleos dominantes más subordinados como el “sector bávaro” de la clase dominante alemana, que quiere normalizar los gobiernos con la ultraderecha. Y acabará con la “barra libre”, con estrictos objetivos de reducción de deuda y déficit, es decir, no más gasto social y devolución del dinero prestado.

España amenazada

La principal amenaza no es la amnistía. Es -debido a nuestra grave dependencia- el incremento del saqueo exterior. Detrás de cada uno de los robos que sufre la población -luz, vivienda…- está EEUU, avanzando en su proyecto hegemonista -con la inflación y la subida de los tipos de interés, con nuevos recortes- disfrazándolo de reducción de la deuda y el déficit.

El FMI exige la retirada de todas las ayudas aprobadas y la necesidad de otra reforma de las pensiones para recortarlas. La OCDE propone subida de los impuestos indirectos -los que pagamos el 90%- de 10.000 millones. La UE nos impone un ajuste del 1% del PIB, un recorte de 14.000 millones anuales. Y Bruselas presionará para recortar y privatizar las pensiones públicas.

Beneficios estadounidenses

Los bancos y monopolios de la oligarquía española ya son al 65% de capital extranjero, en especial de EEUU. En 2021 era el 57% y en 2008 el 38%, un salto espectacular en sectores estratégicos y rentables: banca, eléctricas, petroleras y gasistas, y también en vivienda, alimentación y sanidad. Y están batiendo récords históricos de beneficios mientras se recorta el poder adquisitivo de la mayoría social española.

Un viento popular y patriótico

Viento que influye en la posición del gobierno de Sánchez ante el genocidio en Palestina, y la negativa a participar en el despliegue naval en el Mar Rojo impulsado por EEUU. Y ello pese al incremento de la presencia de EEUU en Rota, al aumento del gasto militar y con nuestro ejército a las órdenes estadounidenses en el extranjero.

Hay otro camino

Hay otro camino por el que avanzar para blindar las pensiones públicas en la Constitución como un derecho fundamental, exigir la redistribución de la riqueza, defender la soberanía nacional, unir al pueblo de las nacionalidades y regiones de España, y defender la paz mundial frente a invasiones, genocidios y terrorismo.

Eduardo Madroñal Pedraza, colaborador de La Mar de Onuba, nació el año 1951 en Madrid, el año 1951, de raíces andaluzas paternas y castellanas maternas. Fue velocista y jugador de balonmano. De una clase social, eligió otra práctica social. Fue, por el  artículo 191 del Código Civil franquista, «padre soltero» de una hija de madre desconocida. Estudió Psicología. Trabajó 7 meses como repartidor de codornices y 7 años como administrativo en Uralita. Acabó Psicología; fue profesor de inglés (6 años en colegio privado y 4 años en instituto por oposición. Con la LOGSE se cambió a orientador educativo. Anomalías se titula su tercer libro de poemas. Colabora en diversas publicaciones (De Verdad, Chispas…) en formato digital e impreso. Es militante de Unificación Comunista de España, miembro de Recortes Cero, e integrante de la Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones. Profesor aprendiz, psicólogo inapropiado, orientador peregrino, demócrata distinto, patriota inusual, comunista extraño, padre inesperado, abuelo chocante, amante inhabitual, y alguna anomalía más
Acerca de La Mar de Onuba 5505 Artículos
Revista onubense de actualidad, cultura y debate, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. - Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.