Aprobada la Ley de Restauración de la Naturaleza en el Consejo de Medio Ambiente de la Unión Europea

Territorio afectado por contaminación y por incendio forestal, candidatura perfecta para comenzar la restauración de la naturaleza en la Cuenca Minera
por Rosa Fernández

 

Jueves, 20 de junio de 2024. Ha sido este lunes, 17 de junio, el día elegido por la Convención de las Naciones Unidas para dedicarlo a recordar que un 40% de los suelos de nuestro planeta ya están degradados y que nuestro frenético modelo de consumo no hace más que empeorar esta cifra, al incrementar de forma exponencial la demanda de recursos naturales.

Esta tendencia lleva a destruir los ecosistemas por la acción humana, lo cual degrada más y más la tierra, el suelo y la vida de las personas. Está provocando migraciones forzosas y desplazamientos y poniendo a la juventud, en las áreas rurales en particular, en riesgo de nunca lograr un empleo y de no poder realizar prácticas empresariales respetuosas que puedan minimizar los daños al medio natural, frenar la desertificación y restaurar la naturaleza para la vida.

Especialmente en las zonas rurales, donde viven unos 2.000 millones de personas, los recursos naturales son esquilmados de la forma más impune y voraz, llevando la desertificación a estas tierras, mayoritariamente cultivables y ganaderas, por el agotamiento de los nutrientes del suelo y los acuíferos subterráneos, y su contaminación o desaparición.

Hoy, Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía desde 1994, que este año tiene el lema «Unidos por la tierra: Nuestro legado y nuestro futuro», Naciones Unidas nos recuerda la importancia de la custodia y la protección de la tierra para poder conservar un planeta habitable y una humanidad más saludable.

Como hicimos con las aguas de mares y ríos para protegerlas y restaurar los graves daños que le hemos causado durante siglos, es urgente que hagamos con los suelos naturales. Es ineludible afrontar un cambio y gestionarlos para mantenerlos saludables, libres de contaminación y llenos de vida, evitar utilizarlos como sumidero de residuos y de productos químicos, especialmente los suelos ya degradados o contaminados, y restaurarlos para devolver a sus ecosistemas la vida que los enriquecen.

Solo restaurando, tarea que se inicia con esta Ley europea, y comenzando a hacerlo ahora habremos iniciado el arduo camino de garantizar la riqueza saludable de la tierra y, con ello, asegurar el bienestar y la felicidad a las personas de nuestras generaciones y de las venideras.

Escaramujo, junio de 2024.

Rosa Fernández Díaz en periodista de Información Ambiental
Acerca de La Mar de Onuba 5563 Artículos
Revista onubense de actualidad, cultura y debate, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. - Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.