Volcán de Fuego de Guatemala: más de 4000 personas viven en albergues

Las escuelas cercanas al Volcán de Fuego en Guatemala han sido convertidas en albergues temporales.
Por Concha Moreno.

Alrededor de 21 refugios de emergencia acogen a las familias que han perdido sus viviendas, sus enseres, sus animales…, y a muchos de sus familiares como consecuencia de la erupción del Volcán de Fuego el pasado domingo 2 de mayo [1] en Guatemala.

Según Save de Children [2], que está trabajando en refugios de emergencia que brindan apoyo psicológico a los niños, e intentan reunir con sus familias a los pequeños que no están acompañados, al menos 4100 personas están acogidas, y la mitad son niños. La mayoría de los refugios temporales están instalados en las escuelas, dejando a miles de niños y niñas sin la posibilidad de estudiar y aprender. Muchas familias también perdieron sus medios de vida cuando la nube de ceniza volcánica descendió sobre sus aldeas, campos y cultivos.

La zona devastada es pobre, sus habitantes están acostumbrados al volcán, al que miraban con respeto, pero confiados. Los Lotes, situado en la ladera del volcán estaba conformado por muchas construcciones casi sin terminar o por pequeñas chozas con tejado de hojalata. Eso sí, disponían de una escuela y depósito de agua construido por el gobierno. Vivían 400 personas. Ahora no hay nada.

En el mismo lugar, un lujoso hotel con campo de golf también ha quedado sepultado, pero los clientes que lo ocupaban fueron desalojados con tiempo suficiente para que ni una brizna de humo les manchara.

De eso se quejan los lugareños: nadie les avisó de que tenían que evacuar sus casas. No hubo alertas, ni vías de evacuación. Cuando se quisieron dar cuenta, los ríos de lava sepultaron todo lo que encontraron a su paso.

Según informaba BBC Mundo el domingo, miles de personas salieron a la calle la noche del sábado exigiendo la dimisión del presidente del país, Jimmy Morales, por la mala gestión del desastre. El gobierno guatemalteco ya ha anunciado que pondrá en marcha una investigación para determinar si se implementaron los protocolos adecuados durante el desastre. A la vista del desastre, parece claro que no.

El boletín emitido el domingo 10 de mayo por el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología, Insivumeh, informa de que las explosiones generan aún gruesas columnas de ceniza, por lo que se teme su caída en San Pedro Yepocapa, Santa Sofia, El Porvenir, Sangre de Cristo, y algunas otras en esta zona. Además, debido a la inestabilidad en el cono volcánico, no se descartan nuevos flujos piroclásticos en todas las barrancas del volcán, principalmente en el flanco noroeste.

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Be the first to comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.