Urgenda: una victoria clave contra el cambio climático

Hace ya siete años que el Tribunal Supremo holandés ordenaba al Gobierno la reducción de los gases de efecto invernadero. Esta sentencia fue denominada como caso Urgenda, llamado así por la organización que lo presentó junto a 900 ciudadanos. En esta sentencia, la máxima instancia judicial del país consideraba que el gobierno “debe proteger al ciudadano del deterioro del entorno, y la lucha contra el cambio climático es un asunto de interés general”.

Ahora, tras siete años de batalla legal, el Tribunal Supremo confirma esta sentencia e indica que el Gobierno holandés debe tener en cuenta el riesgo que representa el cambio climático y los graves impactos que puede tener en derechos fundamentales como el derecho a la vida. El ejecutivo holandés debe tomar acciones ambiciosas para recortar emisiones en 2020 y llegar como mínimo a una reducción del 25% de gases efecto invernadero.

Se trata de una victoria histórica. El Supremo holandés ha determinado que “en un estado democrático de derecho, una demanda para la protección de los derechos humanos es mucho más que una demanda sobre las elecciones políticas de cada persona. En un estado de derecho, los derechos fundamentales deben ser respetados, incluso cuando se adopta una decisión por mayoría: los derechos fundamentales no pueden ser objeto de votación”. Lo explica Ana Barreira, Directora del Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente y columnista de este medio:

«El Tribunal Supremo Holandés ha confirmado que el gobierno holandés debe tomar medidas ambiciosas para recortar emisiones de CO2 en base al respeto a los Derechos Humanos. La sentencia es histórica, se trata del primer caso de litigio climático en un país de la UE y es paradigmático porque es el primero en el que la ciudadanía de un país demandó a su Gobierno por considerar que tenía el deber de actuar con mayor ambición a la hora de adoptar medidas para mitigar el cambio climático», indica Barreira.

La directora de IIDMA incide en la importancia que tiene esta sentencia para nuestro país: «aunque la sentencia no sienta un precedente judicial para España, la importancia que tiene es crucial, ya que abre la puerta al reconocimiento y legitimidad para que los tribunales obliguen a los gobiernos a proteger el medio ambiente y a aplicar las normas vigentes, algo que en numerosas ocasiones no se ha producido. Lo ideal es llegar a un momento en el que no fuera necesario utilizar el litigio ambiental porque eso significaría que los gobiernos y los actores económicos están cumpliendo con lo que estipula la ley y los tratados internacionales. Se trata de una obviedad en un estado de derecho, pero hasta ahora no ha sido así. El estado de derecho es fundamental en la lucha contra el cambio climático».

«Es importante destacar el hecho de que la Constitución holandesa estipula en su Capítulo I sobre los Derechos Fundamentales (artículo 21) la responsabilidad del Gobierno de “mantener el país habitable” y proteger y mejorar el medio ambiente, un argumento legal que Urgenda ha esgrimido en este caso. España no recoge el derecho a un medio ambiente adecuado entre los derechos fundamentales de la Constitución, sino que este derecho figura en el artículo 45, entre los “Principios rectores de la política social y económica”, con un nivel de protección bajo respecto al nivel de protección de los derechos fundamentales», señala la también abogada

«Quizás es hora de abordar este debate: ¿Debería incluirse este derecho entre los Derechos Fundamentales que gozan de protección especial, con los que tiene una relación muy estrecha? Desde IIDMA creemos que sí. Hay que tener en cuenta que en España se están comenzando a plantear nuevos casos de litigio ambiental con incidencia especial en los derechos humanos en los últimos años. En este sentido, el pasado verano, IIDMA planteó un caso contra la moratoria de Madrid Central por vulneración de derecho fundamentales ya que los impactos de rebajar o retirar esta medida colisionan con derechos como el derecho a la integridad física o a la inviolabilidad del domicilio

La importancia de esta sentencia, aunque no siente precedente en jurisdicciones más allá de la holandesa, tendrá repercusiones positivas, ya que marca el vínculo entre la defensa del ejercicio de los derechos más básicos y la protección del sistema climático y del medio ambiente.

La Constitución española aún no reconoce el derecho a un medio ambiente adecuado como un derecho fundamental, un paso más que necesario para lograr el cambio de sistema que permita una lucha real para parar el cambio climático. Esta sentencia debe lograr que nuestros jueces valoren y consideren esta sentencia.

Acerca de La Mar de Onuba 3522 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.