Tolerancia, esa fea palabra

por Javier Polo Brazo.

Hay palabras que están sobrevaloradas y -para mí- una de las más flagrantes es tolerancia; no sé por qué esa palabra goza de tan buena reputación cuando, por el contrario, nos debería alarmar.

¿Qué significa que debemos ser tolerantes? si todos somos ciudadanos libres e iguales solo cabe esperar de nosotros respeto, afecto, empatía o, si quieren, indiferencia hacia nuestros iguales; pero ¿tolerancia? ¿Quién nos ha dado la superioridad moral o ética para “tolerar”? ¿Qué nos hace pensar a cada uno de nosotros que tenemos más derechos que cualquier otra persona?

Si todos somos cumplidores de las mismas leyes y de las mismas obligaciones, el que se forme parte de una mayoría, que se tengan ocho apellidos originarios del terruño donde se nació, que se sea hombre-blanco-cristiano-heterosexual y miembro de diecisiete clubes locales no da patente de corso a nadie para erigirse en guardián de las cosas que deben ser toleradas o no.

No solo no me gusta la palabra tolerancia sino que reivindico el uso sin complejos de su antónima: “intolerancia” a la que, a diferencia de la anterior, le tenemos tanta tirria como a todas las palabras que empiezan por el prefijo in-. Creo que en muchas ocasiones lo de ser intolerantes, además de muy sano, es una necesidad e incluso una obligación moral. Maltratadores, racistas, xenófobos, homófobos y un largo  etcétera solo deberían esperar de nosotros nuestra más profunda y sincera intolerancia.

Tanto parece gustarnos la palabra tolerancia, y tanto nos incomoda lo de in-, que cuando queremos referirnos a la no tolerancia usamos eufemismos como ese tan de moda de “tolerancia cero”; cosas del lenguaje políticamente correcto que nos conduce sin remedio a esa frontera de la imbecilidad.

Propongo pues devolver la palabra tolerancia al mundo de la ingeniería de los materiales, del que nunca debió salir, y a no entrar en las trampas de la corrección estilística con quien no la merece. Vean pues estas letras como una invitación a ser profunda y orgullosamente intolerantes.

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Acerca de La Mar de Onuba 2082 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.