Tolerancia, esa fea palabra

por Javier Polo Brazo.

Hay palabras que están sobrevaloradas y -para mí- una de las más flagrantes es tolerancia; no sé por qué esa palabra goza de tan buena reputación cuando, por el contrario, nos debería alarmar.

¿Qué significa que debemos ser tolerantes? si todos somos ciudadanos libres e iguales solo cabe esperar de nosotros respeto, afecto, empatía o, si quieren, indiferencia hacia nuestros iguales; pero ¿tolerancia? ¿Quién nos ha dado la superioridad moral o ética para “tolerar”? ¿Qué nos hace pensar a cada uno de nosotros que tenemos más derechos que cualquier otra persona?

Si todos somos cumplidores de las mismas leyes y de las mismas obligaciones, el que se forme parte de una mayoría, que se tengan ocho apellidos originarios del terruño donde se nació, que se sea hombre-blanco-cristiano-heterosexual y miembro de diecisiete clubes locales no da patente de corso a nadie para erigirse en guardián de las cosas que deben ser toleradas o no.

No solo no me gusta la palabra tolerancia sino que reivindico el uso sin complejos de su antónima: “intolerancia” a la que, a diferencia de la anterior, le tenemos tanta tirria como a todas las palabras que empiezan por el prefijo in-. Creo que en muchas ocasiones lo de ser intolerantes, además de muy sano, es una necesidad e incluso una obligación moral. Maltratadores, racistas, xenófobos, homófobos y un largo  etcétera solo deberían esperar de nosotros nuestra más profunda y sincera intolerancia.

Tanto parece gustarnos la palabra tolerancia, y tanto nos incomoda lo de in-, que cuando queremos referirnos a la no tolerancia usamos eufemismos como ese tan de moda de “tolerancia cero”; cosas del lenguaje políticamente correcto que nos conduce sin remedio a esa frontera de la imbecilidad.

Propongo pues devolver la palabra tolerancia al mundo de la ingeniería de los materiales, del que nunca debió salir, y a no entrar en las trampas de la corrección estilística con quien no la merece. Vean pues estas letras como una invitación a ser profunda y orgullosamente intolerantes.

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Acerca de La Mar de Onuba 1647 Articles
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Be the first to comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.