“Tiempo después” de José Luis Cuerda, surrealismo de cine más allá de una realidad fácilmente reconocible

En el año 9177 –año arriba, año abajo- el mundo se divide en dos: el Edificio Representativo, donde vive toda la humanidad, salvo los perdedores, que alberga tres muestras de cada cosa (por ejemplo, tres peluquerías o tres religiones); y las Afueras Cochambrosas, donde residen los pobres, los hambrientos y los parados.

Entre estos últimos, José María, no se resigna y busca ese “otro mundo posible” mediante la venta de una limonada que fabrica cada día.

Con “Tiempo después”, José Luis Cuerda (“La lengua de las mariposas”, “Los girasoles ciegos”, “El bosque animado”) vuelve a ese mundo suyo tan particular, que ya nos enseñó en “Amanece que no es poco”, regido por el mejor de los humores, el del absurdo, el humor surrealista que va un paso más allá de la realidad pero que resulta fácilmente reconocible.

En esta ocasión interpretan a José María, el guardiacivil, el barbero, el facha, etc;  Roberto Álamo, Blanca Suárez, Carlos Areces, Berto Romero, Joaquín Reyes o Arturo Valls, entre muchos otros.

No es “Amanece…” (1989), pero en “Tiempo después”, distopía futurista “muy nuestra” –tanto que debería encantar a la ultraderecha montaraz que empieza a asomar la patita tanto tiempo escondida- amanece todos los días y contiene toda la variopinta colección de tipos que pueblan la piel de toro. José Luis Cuerda acierta de nuevo y nos ofrece un rato de buen cine divertido y con miga. Se recomienda, una vez apoltronado en el sofá y después  de apagar la televisión,  repensar lo visto y sacar conclusiones.

El próximo 19 de enero, José Luis Cuerda, cuarenta años del mejor cine español a sus espaldas, va a recibir el Premio Feroz de Honor, galardón que concede anualmente la Asociación de Informadores Cinematográficos de España (AICE).

José Luis Cuerda, toda una vida de cine

Nacido en Albacete en 1947, el director, guionista y productor José Luis Cuerda se inicia en el mundo audiovisual como técnico en Televisión Española donde dirige diversos programas culturales; será en 1977 cuando dé el salto a la ficción con “El Túnel” y “Mala Racha. En 1982 realiza y escribe su primer largometraje cinematográfico: “Pares y nones”, que le sitúa en la corriente conocida como “comedia madrileña”.

Una de las señas de identidad de su filmografía es el humor absurdo, que queda patente en su siguiente trabajo: “El bosque animado” (ganadora de cinco Premios Goya, entre ellos el de mejor película).

Después vendrán títulos tan destacados como “La marrana”, “Así en el cielo como en la tierra”, “La lengua de las mariposas” (por el que obtiene un Premio Ondas), “La educación de las hadas” o “Los girasoles ciegos”, entre otras. Una sucesión de títulos que lo encumbran como un referente de la cinematografía española.

En el ámbito televisivo, realiza diversas producciones entre las que destaca la dirección de la segunda temporada de la popular serie “Makinavaja”.

Además de su faceta como director y guionista, resalta su trabajo como productor. José Luis fue uno de los primeros en ver y confiar en el talento de Alejandro Amenábar, produciendo sus tres primeras películas.

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.