Soy de la generación de la igualdad

por Víctor Arrogante

 

 

El Día Internacional de la Mujer es un buen momento para reflexionar acerca de los avances logrados, pedir más cambios y celebrar la valentía y la determinación de las mujeres, que han jugado un papel clave en la historia de sus países y comunidades. El mundo ha logrado avances sin precedentes, pero ningún país ha alcanzado la igualdad real y efectiva de género.

El tema de este año, establecido por ONU Mujeres es: Soy de la Generación Igualdad: Por los derechos de las mujeres; que  conmemora el 25º aniversario de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, aprobada en 1995 en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, que tuvo lugar en China, y es reconocida como la hoja de ruta más progresista para el empoderamiento de las mujeres y las niñas en todo el mundo.

ONU Mujeres presentó hace unos días su informe: Los derechos de las mujeres, una revisión 25 años después de Beijing, un balance exhaustivo sobre la implementación de la Plataforma de Acción de Beijing, que sigue siendo la agenda más completa jamás acordada en favor de la igualdad de género. El informe concluye que el progreso hacia la igualdad de género no es estable y se están revirtiendo logros conquistados con un enorme esfuerzo. La desigualdad generalizada, la emergencia climática, los conflictos y el auge alarmante de las políticas excluyentes amenazan el progreso futuro hacia la igualdad de género. El informe revela la falta de medidas eficaces para incrementar la representación de las mujeres en los cargos de poder y advierte que la visión de Beijing nunca se hará realidad a menos que las mujeres y niñas más excluidas sean reconocidas y se conviertan en una prioridad.

El año 2020 es un año decisivo para la promoción de la igualdad de género en todo el mundo, a medida que la comunidad mundial hace balance de los progresos obtenidos en la esfera de los derechos de las mujeres. Marcará varios momentos notables en el movimiento en favor de la igualdad de género: cinco años en ruta hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible; el 20º aniversario de la resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre las Mujeres, la Paz y la Seguridad; y el 10º aniversario de la creación de ONU Mujeres. El año 2020 representa una oportunidad excepcional para movilizar la acción mundial con miras a lograr la igualdad de género y la realización de los derechos humanos de todas las mujeres y niñas.

En su mensaje, António Guterres, Secretario General de la ONU declara, que «El siglo XXI debe ser el siglo de la igualdad de la mujer«. Para el  Secretario General, en los últimos decenios, los derechos de las mujeres han experimentado progresos considerables que van desde la abolición de leyes discriminatorias hasta el aumento del número de niñas escolarizadas. «Sin embargo, en este momento estamos presenciando un fuerte retroceso». Las protecciones jurídicas contra la violación y el maltrato doméstico se están diluyendo en algunos países; los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres están bajo amenaza. «Todo ello se debe a que la igualdad de género es, fundamentalmente, una cuestión de poder». Siglos de discriminación y de un patriarcado muy arraigado han creado una enorme brecha de poder entre los géneros en nuestras economías, nuestros sistemas políticos, nuestras empresas y nuestra cultura.

El informe de ONU Mujeres, revela que se ha avanzado en los derechos de las mujeres y las niñas desde la adopción de la Plataforma de Beijing. Ahora hay más niñas en la escuela que nunca, menos mujeres mueren durante el parto y la proporción de mujeres en los parlamentos se ha duplicado en todo el mundo. Durante la última década, 131 países han aprobado leyes en favor de la igualdad de las mujeres. Sin embargo, los avances han sido demasiado lentos y desiguales.

Globalmente, el progreso en el acceso de las mujeres al trabajo remunerado se ha detenido en los últimos 20 años; menos de dos tercios de las mujeres (62%) de entre 25 y 54 años de edad forman parte de la población activa, frente a más de nueve de cada diez (93%) hombres. Las mujeres continúan asumiendo la mayor parte del trabajo de cuidados y doméstico no remunerado y, en promedio, se les paga un 16% menos que a los hombres, una disparidad que alcanza el 35 en algunos países. Casi una de cada cinco mujeres (18%) ha sufrido violencia por parte de su pareja en el último año; y las nuevas tecnologías alimentan nuevas formas de violencia, como el ciberacoso, que apenas se combaten con soluciones de políticas. 32 millones de niñas aún no van a la escuela. Los hombres controlan todavía tres cuartas partes de los escaños parlamentarios; y las mujeres son en gran medida excluidas de los procesos de paz y representan sólo el 13% de quienes negocian y apenas el 4% de los signatarios.

A pesar de los retos sin precedentes en todo el mundo, el informe también demuestra que es posible un cambio positivo, como lo atestigua el éxito de la acción colectiva de las mujeres a la hora de imponer la rendición de cuentas por los crímenes contra ellas, así como el auge de los movimientos feministas en todo el mundo. El informe muestra iniciativas exitosas en la ampliación de los servicios públicos para hacer efectivos los derechos de las mujeres, desde el incremento del acceso a la anticoncepción y el cuidado infantil hasta la reducción de la violencia doméstica y el aumento de la participación de las mujeres en la política y la consolidación de la paz.

Tal día como hoy, en 1857, centenares de trabajadoras marcharon por las calles de Nueva York. Años más tarde, la ciudad fue de nuevo testigo de las huelgas de las mujeres de las fábricas, saldadas con la represión y el fuego. «163 años después, nos convocamos una vez más reclamando justicia«. Así comienza el Manifiesto Derechos de las Mujeres, del Movimiento Feminista de Madrid, que viene a exigir el fin de la violencia contra la mujer, porque no hay paz para las mujeres. No la hay con un comienzo de año negro, con 19 mujeres y una niña asesinadas por el terrorismo machista. Si oficialmente se cuentan 1.045 asesinadas por violencia de género desde 2003, se esconde gran parte de la verdad, porque los feminicidios son casi el doble. Las cifras de víctimas repuntan desde 2017. Toda la dimensión del terror de estos crímenes ha de ser tenida en cuenta.

En España, las mujeres ganan al año casi 6.000 euros menos que los hombres, con la mayor parte de los contratos a tiempo parcial y una tasa de paro al menos tres puntos más alta que los varones. Las mujeres son el máximo exponente de la precariedad en nuestro país, porque el patriarcado y el capitalismo se aseguran de mantener las peores condiciones laborales y con la carga casi en exclusiva de los cuidados y las tareas del hogar. Es necesario que se promulgue una ley de igualdad salarial, como herramienta para la negociación colectiva, mecanismos para que el empresariado cumpla la legislación vigente en esta materia, y que las administraciones autonómicas y locales implementen medidas de igualdad laboral.

Es necesario que se establezcan políticas eficaces sobre corresponsabilidad y gestión pública, cuando los cuidados no pagados en España supondrían un 15% del Producto Interior Bruto. La brecha en las pensiones es profunda, de media son un 35% inferiores a las de los hombres. El reconocimiento como gananciales de las cotizaciones a la Seguridad Social reduciría la injusticia de la carga adicional de trabajo que realizan las mujeres para sus familias.

«El espejo de la pobreza devuelve el rostro de una mujer. La mitad de las familias monomarentales se sitúa en ella», debido a la falta de legislación y protección por parte de los gobiernos. Si existe un colectivo precario en el empleo es el de las empleadas domésticas, por lo que el Estado debe ratificar el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo. En su visita a España, el relator especial de Naciones Unidas escuchó a las empleadas domésticas, así como a las mujeres gitanas, que se encuentran en el umbral de la marginación o a las temporeras del campo, y dio un serio aviso sobre un sistema de protección roto.

Después de años marcados por el éxito sin paliativos en las calles, el movimiento feminista ha vuelto a llamar a la movilización para clamar contra la violencia en todas sus formas y esferas. Un año más, las mujeres han puesto sobre la mesa la desigualdad en las aulas, la precariedad laboral y la violencia sexual, en un momento especialmente convulso marcado por el discurso de la extrema derecha.

Es hora de dejar de intentar cambiar a las mujeres y de empezar a cambiar los sistemas y los desequilibrios de poder, que impiden a las mujeres alcanzar su potencial. Cada 8 de marzo y cada día del año, la vindicación de las mujeres se ha de oír en todo el mundo. Por los derechos de las mujeres.


Víctor Arrogante, colaborador habitual de La Mar de Onubaprofesor retirado, ex sindicalista y veterano activista por las causas de la libertades y los Derechos Humanos. Crítico analista del presente y pasado reciente, en sus columnas vuelca su visión de republicano convencido. Sus primeros artículos en la primera etapa de Diario Progresista (recogidos en el libro Reflexiones Republicanas) le hicieron destacarse como columnista de referencia para los lectores de izquierda, y hoy sus columnas pueden leerse cada semana en 14 destacados medios digitales, como Nueva Tribuna, El Plural, Cuarto Poder, Confidencial Andaluz, o La Mar de Onuba.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.