Ruperto Gallardo, ex portavoz de Ciudadanos: “No descarto encabezar una lista independiente en las próximas municipales”

El concejal no adscrito sigue esperando “una explicación de Ciudadanos”

“Proponer cosas que son muy bonitas pero que sabes que son imposibles, es quedar bien con la gente al mismo tiempo que la estás engañando”

“Dudo muchísimo que María Martín sea la candidata de Ciudadanos”

La entrevista tiene lugar ayer, martes 14, en su despacho de la Diputación, donde se ubica su “centro de operaciones” en su doble condición de concejal del Ayuntamiento de Huelva y diputado en la Diputación Provincial. Ruperto Gallardo Colchero, Rupe para amigos y conocidos, nacido en Huelva en 1968, entró en primera línea de la política ya con cuarenta y siete años casi cumplidos. Candidato a la Alcaldía de Huelva de Ciudadanos, la lista que encabezó logró para la  formación naranja tres concejales y un diputado provincial, al quedar en tercer lugar, tras el PSOE y PP y por delante de Izquierda Unida y de Participa, la marca local de Podemos en los comicios de mayo de 2015. Es un liberal clásico. Cree por encima de todo en la empresa, en la industria. Afirma rotundo que para todos los políticos, en todos los niveles territoriales, la primera preocupación debe ser acabar con la pobreza y la desigualdad que produce el paro, y que para combatirlas es necesario crear riqueza. Por eso quiere que las administraciones centren sus recursos, sobre todo, en infraestructuras y proyectos “con sentido común”. Cansado de “brindis al sol” en los plenos, reniega de mociones que “te hacen quedar bien con la gente al mismo tiempo que la estás engañando”. Se ufana de que “el 98 %” de sus propuestas y mociones desde que ocupa escaños en la Diputación y en el consistorio capitalino han sido aprobadas. Por eso sigue sin entender y rememora con resentimiento las decisiones tomadas por la dirección andaluza de Ciudadanos, “el clan de la manzanilla”, y las actitudes hacia el grupo municipal de Huelva que acabaron con su salida del partido y la su compañero en la lista “cremallera” (cuando Gallardo usa la expresión se aprecia cierto retintín) Enrique Figueroa. Ambos son ahora representantes políticos electos y “no adscritos”. Aunque lo cierto es que da muestras de sentirse bien cómodo haciendo su labor sin ‘el yugo’ de las siglas de un partido. Cuando habla no deja títere con cabeza. Describe sin piedad lo que no le gusta, y dispara entre líneas que hasta las cosas bien hechas se pueden optimizar más y mejor.

Ruperto Gallardo responde a las preguntas de Perico Echevarría, director de La Mar de Onuba

Pedimos entrevistarle expresamente para abrir esta versión digital de La Mar de Onuba. Nos recibe con ganas de hablar. Como que tiene algo que decir. Han pasado cinco meses desde la abrupta ruptura con Ciudadanos. Amainada la tormenta mediática que supuso en su momento, se muestra aún dolido, traicionado por motivos que, insiste, no acabar de comprender. Pena por haber militado en un partido que le ha decepcionado. Profesa admiración por Inés Arrimadas, la portavoz de Ciutadans en el Parlament, y reclama el modelo de liderazgo de la jerezana en situaciones tan complicadas como la de Cataluña. Pero reniega de la formación naranja, especialmente de la dirección andaluza y de su ex compañera María Martín. Es inevitable que la conversación comience por este tema.

La Mar de Onuba.- ¿Qué pasó, Rupe?

Ruperto Gallardo.- Pues mira pasó que cuando fueron las elecciones de 2015 sacamos tres concejales. Hay que reconocer que con sorpresa…

LAMDO.- ¿No los esperabais?

RG.- Intuíamos que podríamos llegar los tres ediles en la capital, pero lo que no sabíamos es que por el número de votos obtenidos íbamos a ser la tercera fuerza en el Ayuntamiento, por encima de Izquierda Unida, que también tiene tres concejales, y que eso nos iba a dar un diputado provincial. Entonces, cuando nos dispusimos a tomar posesión de las actas, la que hoy es la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento [María Martín], que era la número dos de la lista cremallera, decía que desconocía el funcionamiento de la Diputación y, decidimos, para que no tuviera ese hándicap de ir “a un sitio que desconocía”, que ella fuera portavoz en el Ayuntamiento y yo venirme de portavoz a la Diputación, aún siendo el número uno de la lista por la capital. Como Enrique Figueroa no quería sueldo ni estar liberado de su trabajo por el Ayuntamiento, prefería no ser portavoz. Pero el que está en la Diputación está solo, tiene que actuar más veces. Como ella misma decía que no estaba preparada para eso, decidimos ese reparto de responsabilidades.

Pasados unos meses, vimos que el trabajo de ella no existía. Que no quería hablar a los medios. Que no quería intervenir en los plenos… Nos cambiaba cosas a última hora y en el propio pleno. “Defiende tú la moción”, que “yo no quiero, no me encuentro bien, no me atrevo” o “estoy muy nerviosa”. Hasta que llega un momento en que se veía que la cosa no funcionaba. Entonces propusimos al partido… bueno, decidimos cambiar la portavocía en el Ayuntamiento y que fuera Enrique Figueroa el portavoz. Una cosa que es de plena autonomía del grupo municipal. No obstante, se la comunicamos al partido. Por cortesía y por elegancia, ya que los propios reglamentos dicen que es una decisión del Grupo. Se lo comunicamos al partido y se nos convocó en Sevilla a una reunión con el Secretario general de Organización, Francisco Hervías, con el Secretario de Instituciones, José María Espejo y sus dos homólogos a nivel andaluz.  Nos reunimos con el partido, y el partido nos dijo que sí, que el cambio era producente, y que el portavoz iba a ser Enrique. La mala suerte, entre comillas, por decir “mala suerte” a nivel de partido, porque a nivel familiar es estupendo, fue que María Martín estaba embarazada, y entonces ella, que aceptó primero el cambio porque reconocía que el puesto le venía grande, cuando se dio cuenta de que le iba a tocar el bolsillo, se desdijo de sus palabras y aseguró que no estaba de acuerdo. Entonces alegó que si estaba embarazada, que si era un tema de machismo…  Vamos, que tuvo que ser salir el propio Albert Rivera a decir que no era un tema de machismo, que era un problema de “capacidades de los concejales”. Se hizo el cambio, fue portavoz Enrique Figueroa durante un tiempo, y aquí paz y después gloria. ¿Qué pasó después? Pues que a los cuatro meses nos mandan un correo electrónico diciendo que restituyamos a María Martín en la portavocía. Entonces, Enrique y yo preguntamos al partido qué había pasado si ahora estábamos funcionando mejor, después de habernos autorizado a los cambios. Por qué otra vez volvíamos a lo de antes.  

LAMDO.-¿Y?

RG.- Seguimos esperando la respuesta. Bueno, no. La respuesta del partido fue abrirnos un expediente disciplinario por no cumplir lo que nos habían pedido. Y eso que nosotros no habíamos dicho que no fuéramos a cumplir, lo que queríamos era saber por qué. Y nos suspendieron cautelarmente de militancia. Ahí ya vimos que se trataba de una guerra contra Enrique y contra mí, pues no había motivos objetivos. Y por eso Enrique y yo decidimos abandonar Ciudadanos. Nunca hemos tenido una respuesta del porqué.

LAMDO.- ¿Estrategia electoral de cara al futuro?

RG.- No, no lo creo. De hecho, dudo mucho que María Martín sea la candidata de Ciudadanos en las próximas elecciones aquí en Huelva. Lo dudo muchísimo. Porque el partido la conoce, sabe de sus limitaciones. Lo que pasa es que a nivel nacional, lo que llega a la cúpula, llega sesgado y limitado por lo que opinan los de aquí. Aquí hay un grupo en Andalucía, de Ciudadanos, llamado “el clan de la manzanilla”, que son de Sanlúcar y de Sevilla y lo manejan todo, porque la Andalucía más oriental no tiene que ver con esto. Y aquí, el concuñado de Juan Marín, el secretario general, para que nos entendamos, son los que manejan. ¿Si éramos incómodos? Probablemente para algún político andaluz de esta zona. Pues a lo mejor, porque hay gente a la que no les gusta que los de al lado suya crezcan y tengan repercusión, o porque piensan que les vas a hacer la cama. No sé, la verdad es que sigo sin saber por qué pasó. Jamás nos dieron una explicación, y llegó un momento en que la dignidad personal y política estaba afectada por la actitud del partido. Además, era verdad que empezamos a ser molestos. Por ejemplo, que a mí el partido Ciudadanos, con el que comulgaba y comulgo en el 99 % de sus ideas, hablando desde el sentido común, me pida que no asista a una manifestación a favor de la sanidad en Huelva, pues no lo veo. Y lo dije, que no me parecía oportuno. Y fui a la manifestación. De hecho, me costó una discusión fuerte con una parlamentaria de Córdoba en un Congreso que tuvimos en Almería, que me recriminó haber ido. Y yo digo, si es bueno para los ciudadanos, hay que apoyarla. “Es que esas cosas se negocian de otra manera”, me dijeron. Pues miren, es que no estoy negociando nada. Estoy apoyando una causa, y eso no me lo va a quitar nadie. Fui a la manifestación y eso no gustó al partido. Hay cosas que al partido no le gustan mucho, porque tiene unos intereses distintos a los de los ciudadanos. Y yo me metí en política para intentar ayudar a los ciudadanos y hacer más felices las vidas de la gente. Y ya que te digo esto, aprovecho para contestar a Juan Marín, que dijo que era más feliz desde que nos habíamos ido Enrique yo. Pues ya hemos conseguido hacer feliz a alguien.

“Yo creo que lo que es bueno es bueno. Y no me preguntes de qué partido viene, quién lo firma o quién lo apadrina”

LAMDO .- ¿Y tú eres más feliz ejerciendo de concejal y diputado provincial sin el corsé de Ciudadanos?

RG.- Ahora soy libre de defender y apoyar las cosas que me parecen justas sin tener en cuenta si el partido es de derechas, de izquierdas o de centro. O cómo opina el partido, o si el partido quiere “negociar” ciertas cosas. Yo no puedo entender que en un partido relativamente nuevo, que se jacta de primarias, de libertad, de transparencia… me diga a mí el señor Juan Marín que si el partido ha dicho una cosa se cumple y punto. Esas indicaciones desde arriba son más propias de una secta que de un partido democrático.

LAMDO .- Bueno, eso parece estar a la orden del día en todos los partidos.

RG.- Pero en cosas tan sensibles, tan normales, como apoyar una marcha por la sanidad… Y no estoy diciendo que sea culpa de uno o de otro. Lo que yo digo es que Huelva necesita una sanidad más digna. Los hospitales deben estar mejor. Tenemos necesidades de más infraestructuras… ¿Tú te puedes creer que todavía Ciudadanos no se haya sumado todavía a la Mesa por las Infraestructuras? Tanto yo como Enrique Figueroa, me permito hablar en nombre suyo también, solicitamos, tal como pasamos a ser concejales no adscritos, la inclusión en la Mesa, porque pensamos que es bueno y que no debe tener un color político. ¿Por qué Ciudadanos no ha entrado? Porque quiere utilizarlo políticamente. Y yo, desde luego, no comulgo con eso. Yo creo que lo que es bueno es bueno. Y no me preguntes de quién partido viene, quién lo firma o quién lo apadrina. Si es bueno, es bueno.

LAMDO.-Sé que te lo preguntan siempre, pero tal vez lo más sonado de vuestra salida de Ciudadanos fue forzar que el partido reintegrara el dinero que la Diputación asignó al grupo al quedarse sin representación en el ente provincial. Y fue un buen pico, ¿no? Parece algo casi inédito.

RG.- Si eso es así, que no lo sé, es una desgracia. Aquí en la Diputación, al menos, eso no había pasado nunca.

LAMDO.- Me consta el caso del grupo socialista en el Ayuntamiento de Oviedo, que también renunciaron a una asignación que consideraban muy elevada para sus necesidades como grupo, pero no es habitual.

RG.- O tal vez no se han dado estas circunstancias. Pero para que la gente lo entienda, como grupo provincial en la Diputación, aparte del despacho que nos corresponde, nos dan una asignación mensual para gastos de funcionamiento del grupo. En el momento en que Ciudadanos pierde el grupo, el dinero que no se ha gastado, ¿qué hago con él? ¿Me lo quedo? No me parece, ¿no? ¿Se lo queda el partido? No, porque ese dinero no es del partido ni para el partido. Es para gastos de funcionamiento del grupo provincial, así que entiendo hay que devolverlo a la Diputación. Es verdad que no había pasado nunca. Y que la tesorera hasta se sorprendió porque no se sabía bien cómo se gestionaba esto. Date cuenta de que estamos hablando de más de 170.000 euros.

LAMDO.-Es que no parece fácil. Estos días la diputada Teresa Rodríguez anda embarcada en una campaña en las redes en la que reclama que se le permita “ganar menos dinero”, y afirma que no pueden devolver lo que consideran retribuciones y gabelas excesivas.

RG.- Yo creo que sí se puede hacer. Nosotros le planteamos a la intervención cómo hacer eso, intervención derivó la tesorería, la tesorería consultó y al final se pudo. Se habilitó una cuenta, me dieron los datos de esa cuenta e ingresé el dinero.

“El Festival de Cine, filosóficamente, está mejor. Se ha pasado del dislate económico del anterior director, una fiesta casi privada con muchos fuegos artificiales y poco cine serio”

La charla tiene lugar en el despacho que Gallardo tiene asignado como diputado no adscrito en dependencias que conoce bien. Durante años ocupó puestos de responsabilidad en áreas de gestión que afectan tanto al Ayuntamiento como a la Diputación, como el Gran Teatro o la Casa Colón. También, durante casi dos décadas, fue miembro del Patronato del Festival de Cine Iberoamericano, cuya 43 edición se está celebrando estos días. Un certamen al que se siente especialmente vinculado.  

RG.- Creo que el festival, filosóficamente, está mejor. Porque se ha pasado de unos festivales, con el anterior director, en que esto era un dislate económico y una fiesta casi privada con muchos fuegos artificiales y poco cine serio. Sin embargo, creo que la nueva dirección es mucho más seria en lo cinematográfico, en la industria… pero es verdad que el presupuesto es bastante menor. Estamos hablando que este año el Festival cuenta con unos cuatrocientos mil euros, y yo he trabajado en festivales que han costado el millón de euros, en los que cuatrocientos mil eran gastos de invitados simplemente. Es verdad que me parece más serio, pero la diferencia presupuestaria se nota en la calle, tanto en publicidad, en banderolas, en anuncios, en que a la gente le llegue más. A gente que no está tan pendiente. Hay mucha gente que saben que en noviembre es el Festival del Cine, pero también hay gente que no lo sabe, o que lo ven cuando ya pasado, o en la tele cuando ponen resúmenes. Yo creo que estamos en la línea de recuperar la senda que había de hacer un festival serio, muy industrial, muy cinematográfico, y espero que siguiendo esa línea las administraciones y los patrocinadores puedan ir aumentando sus participaciones para que el festival vuelva a crecer en lo económico y que eso permita traer más películas, y traer también más invitados.

LAMDO.-¿Más glamur?

RG.- El glamur también es necesario, porque la industria del cine, al fin y al cabo, se maneja mucho con el glamur.

LAMDO.-A veces, por las circunstancias geográficas, culturales, y de distribución, muchos de los invitados  que vienen a nuestro festival son verdaderos ídolos en su países de origen poco conocidos aquí.

RG.- Pero hay otras cosas que te honran, como cuando ves que casi todas las películas latinoamericanas que van a los oscars han pasado por aquí. Cuando actores y directores que se hacen famosos en España o en Europa, han pasado por aquí y era su primera vez participando en ese tipo de eventos. Hay montones de actores y directores que se han afincado en España y la primera vez que tocaron España fue viniendo al Festival de Huelva. Y bueno, acabamos de tener aquí a Darío Grandinetti, y por aquí han pasado el gran Federico Luppi al que se ha homenajeado es esta edición, el director Eliseo Subiela, fallecido también el año pasado, Miguel Littín, Perogorría … Vamos que por Huelva ha pasado lo más granado del glamur iberoamericano.

LAMDO.-¿Y cómo has visto este año tan especial para Huelva, con la Capitalidad Gastronómica y el 525 Aniversario?

RG.- El 525 Aniversario, aparte de los actos concretos y puntuales que se han hecho, exposiciones, conferencias, galas… cosas muy puntuales y muy concretas, yo creo que el 525 y este tipo de acontecimientos deben servir para el buen uso de las cosas que se quedan perennes. Por ejemplo, la nao Santa María, que está terminándose en Punta Umbría y que va estar navegando por todo el mundo, que va ser una embajada de Huelva allí donde vaya. O el observatorio sobre el Cambio Climático decidido durante el congreso mundial que se hizo en mayo. Que luego otras cosas están muy bien, el festival marítimo, la regata… son cosas puntuales de un año especial. Pero lo que se va a quedar en el tiempo es lo más importante. Y con respecto a la Capitalidad, algo parecido. Más allá del Guiness por el bocadillo de jamón más grande del mundo, de infinidad de actividades que se han hecho por los barrios de la ciudad, la Capitalidad se tendrá que valorar a posteriori. Es cuando nos vamos a dar cuenta, sí o no, si ha merecido la pena, por la promoción exterior que se habrá hecho. Yo creo que más allá de la gastronomía, se ha buscado la promoción nacional e internacional de Huelva. Y los resultados se tendrán que ver. Había gente que se esperaba que durante este año llegaran autobuses y autobuses a comer a Huelva,y eso,obviamente, no va a pasar. Pero es importante atraer a gente de fuera a Huelva, porque con la economía actual que tenemos, el paro…  vamos a depender mucho tiempo de la gente que venga de fuera, porque aquí, con los mil euros que ganamos tú y yo…

LAMDO.-Hombre, Rupe, mejorando lo presente.

RG.- Jajaja. Tú me entiendes. Los sueldos en Huelva dan para lo que dan y solo al que lo tiene. Hay mucha gente no puede comer todos los días, algunos ni un solo día, en un restaurante. Por eso la idea inicial tenía que ser la promoción al exterior, y que durante este año haya venido gente, pero que a partir de este año haya más gente que se plantee pasar un fin de semana fuera y tengan a Huelva en la mente. Y es una opción muy válida. Por eso la Capitalidad Gastronómica habrá que valorarla cuando acabe el año y veamos si el año que viene seguimos siendo un referente. Aquí no se come mejor que el año pasado, y espero que no se coma peor el que viene, sino todo lo contrario.

“La Administración no puede ser una empresa de empleo”

LAMDO.-Sobre la economía y el paro en Huelva habría mucho que hablar.

RG.- El paro es el principal problema tanto en la capital como en la provincia. Nosotros, como políticos, no podemos olvidar ni un minuto que el primer problema de la provincia y de Huelva capital es el paro. ¿Cómo podemos atacarlo? A ver, la Administración no puede ser una empresa de empleo. Tenemos que dar todas las facilidades, todas las herramientas, además de toda la legislación, para que los empresarios contraten. Los empresarios son los que tienen que crear empleo, no las administraciones. Las administraciones tienen que dar las herramientas a las empresas para que puedan contratar. Y a las nuevas empresas, a los emprendedores. A los autónomos. A los jóvenes emprendedores, y también a los viejos. Hay mucha gente de cierta edad, muy buenos profesionales, que se ven en el paro solo por eso, por la edad. A esa gente hay que apoyarla para crear empleo. Además, en los últimos años Huelva se ha desindustrializado un poco. La última moción mía en la Diputación fue que se apoyara el Parque Huelva Empresarial poniéndolo en valor en las ferias empresariales, en los foros… que se venda también fuera el parque empresarial, porque es un sitio para recibir empresas en un espacio que está bien hecho, bien diseñado y que no sé por qué nunca terminó de arrancar. Ahora el Ayuntamiento está haciendo bonificaciones a las empresas que se quieran instalar allí. Ese es un ejemplo. Y también sería bueno que pudiéramos atraer a algunas grandes empresas limpias y sostenibles para crear empleo. Otra cosa que mantuve en el último Debate sobre la Ciudad, es que Huelva debería luchar por tener una zona franca, aquí en el Puerto de Huelva, porque eso atraerá mucha inversión, mucho empleo directo, mucho indirecto. Eso debe ser una de las claves para que Huelva pueda crecer en el empleo, que es, como te he dicho, el primer y principal problema. Hay que apostar por la industria, y no solo en Huelva, ¿eh? España no puede ser un país de servicios, aquello de que inventen otros es ya muy antiguo. Por eso creo que hay que apostar por la industria, obviamente, limpia, sostenible… pero sin ponernos orejeras y decir que no queremos industrias porque ensucian. Lo primero es el empleo, y obviamente cualquier industria que se cree aquí será mucho más sostenible que en otras partes. Pero aquí las echamos con nuestras legislaciones y se van a Marruecos, y acabamos comprándoles el producto nosotros. Y allí están contaminando el mismo agua. Allí no tienen control.

LAMDO.-Lo cierto es que las cifras de paro por aquí producen vértigo, y que quienes lo sufren miran a las administraciones públicas, sobre todo cuando las cifras de Andalucía o de Huelva se comparan con otras comunidades autónomas y ciudades.

RG.- Claro, es que en Huelva, por ejemplo, nos siguen faltando infraestructuras, y eso nos hace muy complicado traer a una empresa si luego tiene problemas para sacar sus productos. Menos mal que tenemos un puerto que funciona bastante bien. Pero aquí no tenemos otras salidas más que la carretera. Creo que hay infraestructuras que están ya manidas por haberlas pedido tanto. La A-435, la línea de ferrocarril, las autovías… Es que no podemos seguir aislados. Creo que el Puerto se está convirtiendo ya en un motor imprescindible para provincia y para la capìtal, y creo que sí que va ser una fuente de creación de empleo. Por eso las infraestructura son fundamentales para atraer la inversión. y aún no las tenemos. ¿Qué no han hecho las administraciones? Pues favorecer esas herramientas para que haya interés en apostar por nuestra tierra. Luego hay problemas de inseguridad en las garantías jurídicas para determinado tipo de industrias. Hay inversiones que no se realizan sin tener la seguridad de que esa empresa podrá operar durante cinco o seis décadas, por lo menos. Si estamos cambiando legislaciones cada vez que cambie una corporación, hay inseguridad y esas inversiones no se realizan. Inseguridad jurídica, infraestructuras para atraer a los empresarios… Y luego, a nivel nacional, es verdad que la reforma laboral de nuestra paisana, la ministra Báñez, no fue muy favorable ni para el emprendedor.

LAMDO.-Ni para el trabajador.

RG.- Sí pero, cuidado, que a veces cuando hablamos de los empresarios y de la industria parece que hablamos del diablo. Y no olvidemos que son los que crean el empleo. Que los vemos como el enemigo. Y son los que crean el empleo.

“No entiendo las pegas de la gente a un aeropuerto que será una inversión privada”

LAMDO.-Y seguimos esperando el Ave,..

RG.- Yo ya me conformo con que llegue la Alta Velocidad. Vamos a empezar porque parece que por fin se va inaugurar en breve la nueva estación. A ver si las líneas las ponen también con celeridad. Porque, vamos a ser sensatos. A Huelva, con que haya lanzaderas que lleven a Santa Justa… pero con frecuencia. No nos vale un tren a las ocho de la mañana y otro a las diez de la noche. Eso no sirve para nada. Eso coarta que la gente venga. Tú fíjate que, hoy por hoy, llega una  familia de Zaragoza que dice, mira hay un campo de golf en Isla Canela muy bonito, y se ponen en tren en nada en Sevilla. Y ahora cuando llegan a Santa Justa, ya no saben qué coger para llegar a Huelva, el follón de cambiar a Plaza de Armas. si aún hay autobuses. Y, encima, cuando llegan a Huelva, si es tarde ¿cómo te vas a Isla Canela? Es decir, que no basta con que llegue el Ave, hacen falta infraestructuras internas que garanticen la movilidad dentro de la provincia. Y es que, como te he dicho antes, la falta de infraestructuras es una losa para Huelva que frena la inversión, el desarrollo empresarial, turístico… Y también creo que es muy importante, aunque hay gente que está en contra, el aeropuerto. Y más cuando es un proyecto de inversión privada. No entiendo qué pega le pone la gente a una inversión privada que será muy importante tanto para los vuelos turísticos, vuelos chárter, sobre todo, como para nuestro productos alimentarios, ¡que son nuestras joyas! Desde las naranjas a los frutos rojos. Tú no puedes poner el berry en Singapur en barco porque, me lo decía el otro día el presidente de la Cámara de Comercio, lo que cuesta mantener refrigerado el producto de aquí hasta Singapur es mucho más costoso que fletar un avión. El barco que tiene todo su lado bueno, también tiene sus limitaciones para un producto tan importante como el fruto perecedero onubense.

“Si las mociones vinieran sin el membrete de los partidos se aprobarían muchas más cosas”

La conversación se alarga, y aunque tiene prisa porque quiere asistir a un acto programado por el Festival de Cine, Ruperto Gallardo tiene mecha aún para muchos temas, y plantea una extensa lista de ellos, con su visión y sus propuestas. El urbanismo que viene, sobre todo cuando se derribe el infame muro de la Avenida de Alemania que separa a Huelva de su perfil más marinero. El desánimo y la preocupación en muchas zonas por el problema de la vivienda pàra las familias, el aprovechamiento de los “escasos valores patrimoniales de la capital, incluidos los cabezos. Tantos que tirando del hilo, caes que en la cuenta de que el concejal y diputado no adscrito, no parece tener en mente que haya un final para su trabajo político cuando acabe este mandato en la primavera de 2019, apenas dentro de un año y medio. Gallardo lleva dentro un animal político, y la pregunta es obligada.

LAMDO.-Bueno, y ahora que has salido de Ciudadanos, ¿cómo ves tu futuro político?

RG.- No descarto nada. Quizás presente una lista independiente. O quizás me vaya a mi casa. Ahora mismo no lo sé.

LAMDO.-Vaya. Tenemos titular.

RG.- No descarto nada, Perico. Me he puesto un plazo a mí mismo para pensarlo, y no descarto nada.

LAMDO.-¿No te has planteado integrarte en otros partidos?

RG.- Mira, vista la experiencia política que he tenido, que es la primera vez que me afilié a un partido… Y me ha defraudado tanto… Por las personas, que no por ideología. No sé si estaría dispuesto a formar parte de ningún grupo político como ese. Otra cosa es que yo presente una lista independiente con gente que yo sepa que piensan como yo, tanto en los grandes temas como en la forma de actuar. En libertad, con coherencia, con sentido común, sin estar mirando quién propone las cosas para apoyarlas o no… Yo lo dije aquí en un pleno de la Diputación, que si las mociones vinieran sin el membrete de los partidos se aprobarían muchas más cosas. Tú no te puedes poner en contra sólo porque eres rival del partido que hace la propuesta. ¿Lo que se propone es bueno es o no es bueno? ¿Qué más da quién lo haya propuesto? Y luego intentar que las propuestas que hagamos sean factibles. Estoy cansado de hacer brindis al sol y de cara la galería. Proponer cosas que son muy bonitas pero que sabes que son imposibles, es quedar bien con la gente al mismo tiempo que la estás engañando. Ahora he leído que se pide al Pleno [del Ayuntamiento] que se llegue a un acuerdo con la zona ORA para que se bonifique a los clientes de los comercios. Perfecto, estupendo. pero es inviable. Proponerlo es engañar a la gente, porque el que tiene la empresa tiene que cobrar lo que ha pactado,lo que ha negociado. Y ahora tú quieres aparcar para comprar en un comercio, y el comercio se beneficia, pero pierdo yo. Ojalá pudiéramos suspender la zona ORA, pero hay mucha gente que vive de ella. O lo de Aguas de Huelva. Se propone que se remunicipalice la gestión del agua. No hay dinero para eso. Ojalá. Yo prefiero que el agua sea de una empresa municipal que de una semiprivada. Pero es que ahora es inviable, porque la empresa que vino pagó. Ese dinero se gastó, y ahora habría que devolverlo. Ese y el lucro cesante, lo que va dejar de ganar esa empresa. Tú eso lo puedes llevar a un pleno, y te haces con el aplauso del público. Pero es una mentira. Es engañar a la gente… Por esas cosas te digo que no creo que vuelva a concurrir bajo las siglas de un partido. Pero como independiente, seguro.

 

 

Ruperto Gallardo y Enrique Figueroa en una foto de archivo

redaccion@lamardeonuba.es

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Be the first to comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.