Portugal, como en el 74, marca el camino

por Javier Polo

Es repugnante” fueron las palabras que Antonio Costa, primer ministro portugués, le dedicó a Wopke Hoekstra, ministro de finanzas holandés, tras el ataque de este a España en la sesión extraordinaria del Consejo Europeo con motivo de la crisis del coronavirus. En un foro nada acostumbrado a escuchar palabras francas, por una vez sonaron unas que llamaban a las cosas por su nombre.

El 25 de abril se conmemora el 46 aniversario de la Revolución de los Claveles en el país luso. Un día en el calendario que transformó a Portugal y que fue ejemplo en el mundo. Una revolución promovida por capitanes de un ejército que disparó claveles en lugar de balas y que provocó un cambio radical del país de abajo hacia arriba, sin violencia, algo nunca visto en Europa. En España, tuvimos que esperar año y medio más para vivir nuestra propia transformación política que, en este caso, fue provocada por la muerte natural de quien gobernaba con puño de hierro.

Como ya hiciera en 1974, Portugal nos marca de nuevo el camino. Pero como siempre hemos visto a nuestro vecino con cierto recelo, no parece que hayamos aprendido nada. Otra vez estamos más pendiente de la muerte natural de quienes se alternan en gobernarnos que de tomar iniciativas que redunden en el beneficio de quienes, desgraciadamente, hemos aceptado ser gobernados por aquellos que repitieron curso.

En Portugal la oposición apoya las decisiones de su gobierno en todo lo relacionado con la gestión de la pandemia. El líder de la oposición, Rui Rio, considera que lo contrario “no es patriótico” y que “su suerte (la del gobierno) será nuestra suerte”. También han regularizado la situación de todos los inmigrantes sin papeles, porque no se puede pretender controlar la salud de un país de algo más de diez millones de habitantes si medio millón de ellos no existen para la sanidad pública.

Tienen a un Jefe de Estado elegido democráticamente (sí, eso pasa en la mayoría de los países del mundo), Marcelo Rebelo de Sousa, un hombre muy mediático que tiene el mismo porcentaje de aceptación entre la población como años a sus espaldas: 71. También un antiguo primer ministro, Antonio Guterres, es el actual Secretario General de Naciones Unidas.

Podría seguir con ejemplos, pero para qué. No conseguiría más que enfadarme más de lo que ya estoy con lo que veo a diario en mi país. Este 25 de abril sonará de nuevo por toda Portugal el “Grándola Vila Morena”, esa canción que marcó el inicio de la Revolución y que nos habla de esa tierra de fraternidad en un pueblo que es el que manda. Nosotros seguiremos con nuestro “resistiré”. No les recomiendo que comparen las letras de ambas canciones, a mí se me ha ocurrido hacerlo y ando contando los días que faltan para esa apertura de fronteras que me permita volver a pasear por las calles de Lisboa.


Javier Polo Brazo, columnista de La Mar de Onuba, es fotógrafo, cineasta y escritor. Ente sus obras destacan el cortometraje Andar dos kilómetros en línea recta y el documental Las Altas Aceras. Desarrolla su actividad profesional en los campos de los Recursos Humanos, la gestión de calidad y la Responsabilidad Social Corporativa.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.