Los informativos de Canal Sur TV en manos de la prensa rosa

Maribel Fatou e Inmaculada Casal

Zancajo no se fía de nadie y repesca a Inmaculada Casal y Maribel Fatou, del programa mas rosa, Contraportada. Son la redactora jefa y la editora de Noticias2.

Fatou, editora de N2 que presenta Mariló Montero, protagoniza patéticos programas de Ven a cenar conmigo, de Cuatro, lo peor de la televisión rosa. Se ríen de ella y llora e insulta a partes iguales. Le abrieron un expediente por decir en uno que en su empresa la acosaban. Lo hizo estando de baja en Canal Sur.

El titular de Cuatro anunciando el último programa en el que participó: “Maribel abandona su propia casa llorando e intenta echar a Mayte, en una de las cenas más inolvidables de Ven a cenar conmigo».

por Fernando Rivas

 

Los informativos de Canal Sur TV caen en manos de la prensa rosa. Su director, el fichaje de la temporada y tan caro como Messi, Álvaro Zancajo, próximo al partido de extrema derecha Vox aunque ha tocado todos los palos de la diestra, no se fía de nadie dentro de las cuatro paredes de RTVA Sevilla y busca a sus colaboradores en las afueras. De dentro de la ‘casa’…

…repesca a la histórica Inmaculada Casal, durante 13 años editora y presentadora del programas más rosa de Canal SurContraportada, y la hace redactora jefa de informativos. Y repesca también a Maribel Fatou, del mismo programa, y para el asombro de propios y extraños la hace editora del noticiero de la noche, el más visto de la cadena, Noticias 2. El que presenta la estrella sin luz, Mariló Montero. 

Fatou, editora de ‘N2’, un personaje zafio y patético, protagoniza esperpénticos programas de Ven a cenar conmigo, de Cuatro, lo peor de la televisión rosa. Se ríen de ella y llora e insulta a partes iguales. Le abrieron un expediente en Canal Sur por decir en uno que en su empresa la acosaban. Lo más alucinante es que los hizo estando de baja en su empresa RTVA, competencia de Cuatro (?). Puede verlos AQUÍ.

Se tienen que ver los programas, o un resumen, para comprender el alcance de nombrar a una persona así editora del telenoticias con más audiencia de la parrilla. Y es que el titular de Cuatro anunciando el último programa en el que participó dice así: “Maribel abandona su propia casa llorando e intenta echar a Mayte, en una de las cenas más inolvidables de Ven a cenar conmigo”. No se puede explicar. Hay que verlo.

Ven a cenar conmigo fue un concurso de televisión que acabó este año. El programa mezclaba cocina con telerrealidad. Cinco personas de una misma provincia que no se conocen entre sí compiten durante toda una semana (de lunes a viernes) por ver quién es el mejor anfitrión a la hora de organizar una cena, con el objetivo de llevarse un premio de 3.000 euros.

Así se describe en Cuatro la tanda de cinco episodios en los que intervino Maribel Fatou: “Durante toda la semana, la tensión entre Maribel y Mayte ha estado latente. La periodista ha juzgado sin tapujos las elaboraciones de todos sus compañeros y, cuando ha llegado su turno como anfitriona, ha probado “de su propia medicina”. Los conflictos, las lágrimas y las críticas han sido los grandes protagonistas de la noche ¡Menuda se ha liado!”.

Fatou es un esperpéntico personaje que en su currículum dice terminar periodismo en 1996, pero que ejerce de periodista desde 1989 (?). Alucinante. Que es de una familia de esas que tienen muchos sofás en el salón, acomodada, y que estudió en América, como lo de los tíos. Luego, después de llevar desde el 89 ejerciendo el periodismo sin carné ni título (según asegura ella misma), se lo saca ‘por lo privado’ en el 96.

En Canal Sur empezó de administrativa y poco a poco, tacita a tacita, fue escalando hasta su puesto de editora de informativos. Lo cual es un buen pelotazo. Se declara cristiana, apostólica y romana y de las que rezan antes de dormir. Como bien relata ella misma en el programa cristiano de Canal Sur Testigos Hoy, que se emite todos los domingos por la autonómica. “Es el programa religioso que muestra la realidad de la Iglesia católica en Andalucía a través de entrevistas y reportajes, en sus aspectos espirituales, sociales y culturales, conforme al acuerdo entre la Radio y Televisión de Andalucía y la Iglesia Católica”.

La entrevista completa, que puede verse AQUÍ, se la hicieron cuando publicó ‘su’ libro Tres rosas amarillas. La entrevista, que tampoco tiene desperdicio, hay que verla. Se ofrecen dos fragmentos a continuación. El primero es la respuesta a la pregunta “¿Rezas?”:

Algo que no es de extrañar tras oír su declaración de fe cristiana:

Maribel Fatou es un personaje difícil de abarcar. Según ella misma, tuvo un cáncer del que se curó. Y entonces “se hizo crisálida y nació mariposa” (?), Dice que es la alegría de la casa, siempre riendo. Puede leerse su biografía publicada en 2013 cuando editó su libro AQUÍ. A la presentación del mismo en Sevilla, acudió el conocido periodista de la COPE Carlos Herrera, marido de Mariló Montero.

Se puede leer en su biografía que “a muy corta edad comenzó despuntado en el mundo de la literatura con premios de redacción de grandes empresas y en el Colegio Doctrina Cristiana de Sevilla”. “Colabora con múltiples organizaciones sin ánimo de lucro, Centro Andaluz de donantes de Sangre, la Asociación de Pacientes Cardiacos y preside a su vez, una asociación independiente de impulso a la moda para diseñadoras con escasos recursos económicos”, todas las entidades relacionadas con la comunicación, su profesión más querida.

El libro también llevó a su amiga Inmaculada Casal, la ahora redactora jefa de Canal Sur, a escribir una entrada en su blog que tampoco tiene desperdicio AQUÍ. La compara con Marcel Proust: “Maribel Fatou es amiga mía. Hace años que la conozco, además de haber compartido trabajo con ella en Contraportada, en Canal Sur Televisión.  Aún recuerdo su entusiasmo a la hora de hacer cualquier reportaje”. “Como si fuera Marcel Proust en En busca del tiempo perdido, su protagonista [de Tres flores amarillas] se afana en reconstruir su vida a base de recuerdos. Porque la vida, al fin y al cabo, está hecha de momentos, y de eso sabe mucho Maribel”.

El programa Contraportada se definía como “La actualidad informativa del corazón desde la especialización periodística: El periodismo rosa. Su editora Inmaculada Casal, actual redactora jefa de Canal Sur se define en su blog. “En 1988 me convertí en el contrato número uno de la Radio y Televisión de Andalucía, que entonces comenzaba a preparar el primer canal totalmente andaluz”. “Durante 13 años he editado y presentado el programa diario Contraportada, convirtiéndose en el programa de mayor duración y audiencia del canal autonómico. Un programa dedicado a la crónica social y del espectáculo, referente en nuestra tierra y muy valorado por los andaluces”.

Grandes amigos

Lo que es cierto es que Maribel Fatou tiene grandes amigos. Ella fue objeto de un expediente por parte de Canal Sur cuando dijo que la acosaban en uno de los programas. Cómo sería su influencia que incluso la policía judicial se presentó en Canal Sur para investigar la denuncia. Ha estado un montón de meses de baja (grabó incluso los programas) y a los dos días de llegar (es literal) Zancajo la nombra editora del informativo de su amiga Mariló Montero, y además en la redacción puede encontrarse con su otra amiga del alma, Inmaculada Casal. Ambas saben del mundo rosa mucho. Pero no han demostrado todavía conocer el mundo real y cotidiano, por las noticias que no aparecen en su noticiero y por las no-noticias que sí sé dan.
Tuitera empedernida de pocos seguidores, le gusta insultar a todo el que no sea de Vox o, como mucho, del PP. Vamos, lo que se lleva en RTVA, una equidistante entre derecha extrema y extrema derecha. Una ‘palíndroma’. El personal normal, se pregunta, “¿Esta mujer puede ser objetiva en algo?”, Se puede comprobar en sus tuits.



No tiene problemas y la cuestión es tan simple como ella: “Los rojos son malos y los de Podemos peor”. “Los buenos siempre son los de orden y de derechas”. “Hay que odiar al PSOE, IU y demás cosas subversivas”. “Trabajadores, caca, sobre todo si son de coco o de CCOO o como se llamen esos sinvergüenzas… ¿pues no quieren ser igual que nosotros los normales?”. “PP, santo, Vox, más todavía”. “Pedro y Pablo no son los apóstoles son asesinos sinvergüenzas”… y así todo lo demás. Vamos, imparcialidad. Lo necesario para hacer un informativo objetivo, como Zancajo.


Y eso sí, peloteo siempre que haga falta al que manda que por algo manda.


Y escupir mucho porque como se muerda la lengua se envenena.


Fernando Rivas.
Editor y director de Revista El Observador

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.