El decreto de ayuda al sector agrícola no regularizará a jornaleros migrantes ‘sinpapeles’

La concesión extraordinaria de «papeles» se limita a jóvenes entre 18 y 21 años

El Gobierno permite a los inscritos como demandantes de empleo cobrar el paro y trabajar en el sector agrícola.

El Real Decreto busca «evitar el desabastecimiento alimentario y el alza de precios en plena pandemia».

 

por Perico Echevarría

 

 

Las expectativas generadas por el ministro Luis Planas al asegurar que el Gobierno estudiaba «todas las propuestas» para solventar el preocupante déficit de mano de obra en el sector agrícola, sólo han dejado decepción y desánimo en los migrantes en situación irregular que esperaban una regularización extraordinaria para acceder a los miles de puestos de trabajo ofrecidos con alarma por los agricultores españoles.

Huelva, 8 de abril de 2020. Migrantes, sindicatos, colectivos sociales y hasta pequeñas asociaciones patronales vislumbraron en los últimos días ventanas de oportunidad que, finalmente, no se han materializado. El Real Decreto aprobado este martes por el Consejo de Ministros para «evitar desabastecimientos alimentarios y alza de precios en plena pandemia” busca incorporar de manera «urgente» más mano de obra a los campos españoles, pero excluye a los colectivos migrantes. No habrá autorizaciones extraordinarias para solicitantes de asilo sin permiso para trabajar y tampoco para aquellos cuyos trámites administrativos no acaban de finalizar.

En la práctica, el Gobierno crea la figura del temporero subvencionado e instaura la desigualdad salarial en el campo español

Las medidas aprobadas ayer por el Consejo de Ministros ponen el foco sobre parados inscritos en las oficinas de empleo, así como en trabajadores afectados por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). De manera excepcional, el Gobierno va a permitir que personas que cobran el paro, subsidios u otras ayudas sociales trabajen sin perder esas prestaciones. La medida no es extensiva  a trabajadores cuya actividad esté suspendida por la pandemia de COVID-19, ya que estos regresarán a sus puestos de trabajo cuando finalice el estado de alarma. La “flexibilización” anunciada por el Gobierno y esperada por los colectivos de migrantes no ha contemplado oportunidades ni mejoras para estos.

Respuesta a las demandas del sector agrícola

El Decreto del Gobierno apuesta por conjugar las demandas de mano de obra agrícola y las elevada de cifras de inscritos en las Oficinas del Empleo (en las que no computan los sinpapeles). Lo que el Gobierno propone es descongestionar las listas de paro manteniendo el pago de los subsidios. En la práctica crea la figura del temporero subvencionado por la Hacienda pública e instaura la desigualdad salarial en el campo. Los nuevos temporeros, que el Gobierno espera que provengan animados por este plus principalmente del malherido sector de servicios, cobrarán el salario de jornalero más el subsidio del Estado. 

El Decreto da respuesta, aunque de forma excepcional  por el estado de alarma, a una secular demanda de la poderosa industria agrícola, que reclama reformas en los subsidios para que los beneficiarios no rechacen sus numerosas y poco atractivas ofertas de empleo. En Huelva, apenas 40 euros netos de salario diario por de siete horas de dura actividad. Con contratos de obra y servicio, sin garantías de continuidad, estabilidad o progreso. Sin festivos remunerados, sin vacaciones. Con escasas ventajas sociales. Se quejan los agricultores del escaso interés que muestran los parados por su sector. El Decreto aprobado ayer no penalizará a los trabajadores subsidiados que rechacen trabajar en el campo, pero «incentivará» mediante la novedosa opción de mantener el subsidio público a quienes acepten salir de las listas del paro para reconvertirse en jornaleros agrícolas.

Lo de los trabajadores migrantes sinpapeles tendrá que esperar. Al fin y al cabo, es bien sabido que cuando cesen las limitaciones de movilidad impuestas por el estado de alarma, muchos recuperarán su espacio en esa parte del sector agrícola, real y apenas oculta, que aumenta sus beneficios con mano de obra ilegal y economía sumergida.

El sí de los niños

No todos los migrantes han quedado excluidos de Real Decreto de «medidas excepcionales» para ayudar al sector agrícola. El Gobierno sí ha autorizado la concesión extraordinaria de permisos de trabajo y residencia para jóvenes migrantes «no comunitarios» de 18 a 21 años. Unos pocos cientos de jóvenes que apenas han dejado de ser niños sin familia (menores no acompañados, en lenguaje legal) para convertirse de un día para otro en  adultos, sin derecho a trabajar, y, en demasiados casos, sin habilidades profesionales, oficio ni formación académica. Ningún gobierno ni administración territorial sabe qué hacer con este colectivo, vulnerable, problemático.

Jóvenes que apenas han dejado de ser niños sin familia y ya son adultos sin derecho a trabajar

El Gobierno ha visto en la crisis laboral del campo español una oportunidad de oro para toda esta chavalada. Atendiendo al texto del Decreto, España llama a todos estos jóvenes, permiso de trabajo en mano, a acudir en socorro del campo español. En el sector de los frutos rojos de Huelva, la ausencia de las denominadas marroquinas por la pandemia de COVID-19, ha dejado sin cubrir más de 10.000 ofertas de empleo eventuales de al menos tres meses de duración y que incluyen alojamiento a cargo del empresario. Techo y dinero obtenido con su trabajo es precisamente lo que necesitan los ex menas, y el Real Decreto busca de manera urgente incorporar mano de obra para «evitar el desabastecimiento alimentario y el alza de precios en plena pandemia».

Haber reparado en cientos de muchachos cuya realidad apenas se conoce por las secciones de sucesos, aparenta, cuando menos, una audaz maniobra del Consejo de Ministros. Está por ver si a partir de mañana todos esos jóvenes de 18 a 21 años comienzan a reclamar y recoger sus tarjetas rojas, a llamar a las puertas de los empresarios agrícolas. Cuántos sabrán afrontar el reto y qué resultados produce esta idea del Gobierno, será tema de interés informativo en las próximas semanas.

2 Comentarios

  1. Gracias Perico por desenmascarar a todos los empresarios de las Ett, sobre todo el de Bonacasa, Adrián Esbrí Plasencia todo un encantador de serpientes que abusa y humilla a todo aquel que no hace lo que el quiere, espero que las inspecciónes y guardia civil actúe en consecuencia, ya está bien de estemos esclavizados con abusos continuos…

  2. Hola buenos dia necesito ayuda soy reponsable de mis padres que son mayores mi padre se encuentra delicado de salud y no puedo comprar su medicamentos y alimentos , soy trabajadora independiente contadora y ahora no tengo ningun ingreso y tampoco a nadie de mi familia salio feneficiado con el bono de 380 ni siquiera las canastad porfavor necesito el bono .

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.