La eficiencia energética y la sostenibilidad serán los referentes de las empresas con éxito

Los modelos de negocio que miran al futuro buscan mitigar el daño ambiental y garantizar sus operaciones a largo plazo con una mayor productividad y rentabilidad. Por eso las empresas se basan en la transición energética para crecer y brindan estrategias que se enfocan en el mundo actual y sus problemáticas.

La sostenibilidad se está convirtiendo en un tema clave para las empresas internacionales. Todas buscan posicionarse en este aspecto, no solamente para dar una buena imagen a sus clientes sino también para avanzar y lograr beneficios en su desempeño. El concepto de a poco se está insertando en las compañías locales, en una época en la que cada vez más se habla del cambio climático, del cuidado del medio ambiente y de las energías renovables.

Los líderes empresariales buscan que sus negocios no se vean afectados por estas cuestiones, y para eso es necesario un cambio que apunte a la sustentabilidad. La ventaja es que esto traerá aparejadas mayor eficiencia operacional, productividad y rentabilidad.

Las grandes empresas brindan soluciones a quienes buscan una transición energética para lograr estas mejoras. En un ambiente empresarial tan competitivo como el actual, estar a la cabeza de estas decisiones de base resulta imprescindible para el progreso.

Existen varios factores relacionados con la ecología y la modernidad que las compañías deberían tener en cuenta. En principio, es importante asumir y por ende trabajar con la mentalidad de que el planeta es uno solo y se deben cuidar los recursos naturales. En este aspecto, la economía circular es clave: impulsa una nueva mirada hacia la gestión de los productos fabricados, de los servicios y de los residuos, que permita rediseños y la posibilidad de una reducción de gastos. En el mismo sentido, es cada vez más importante volcarse hacia las energías renovables, que no solo ayudan a alcanzar las metas medioambientales sino que también se espera que tengan un costo más bajo. Importantes empresas internacionales pudieron reducir sus emisiones de toneladas de dióxido de carbono gracias al uso de energías sustentables, como la eólica.

La eficiencia a la hora de las operaciones importantes es fundamental para una compañía. El futuro tiende hacia esto, con soluciones que permitan una mayor conectividad y automatización. Las multinacionales ofrecen sistemas que permiten ejecutar de forma remota las actividades de cientos de plantas de una empresa.

El desafío de las marcas modernas no es solamente utilizar herramientas sustentables en forma aislada. Es primordial que se impulse una cadena de suministro sostenible. Por eso es importante la elección de proveedores que sean respetuosos del medio ambiente. También hay que tener en cuenta para este desafío el tipo de transporte que se utiliza y optar por uno más ecológico; utilizar tecnologías renovables y limpias; disponer de herramientas digitales que permitan monitorear toda la cadena de suministro para poder implementar mejoras en los puntos que sea y se comprometen a que sus productos y soluciones ayuden a reducir el uso de energía y las emisiones de carbono, tanto en el diseño como en la producción, el envío y el desarrollo, hasta el final de la vida útil del producto.

El concepto de la sostenibilidad se está insertando en las compañías locales, en una época en la que cada vez más se habla del cambio climático, del cuidado del medio ambiente y de las energías renovables.

Ofrecer transparencia a la hora de comunicar los progresos en temas ecológicos genera beneficios en el momento del encuentro con los clientes. Estos valoran cada vez más a las empresas que muestran responsabilidad en este aspecto. Resulta una manera efectiva para que crezca la reputación de la marca. Las empresas buscan que su compromiso con el ecosistema sea visible y por eso impulsan una auditoría trimestral de las empresas hecha por terceros, que proporciona una visión completa de la sostenibilidad y de las promesas hechas a socios y clientes.

La digitalización va de la mano de la sustentabilidad. Su implementación proporciona datos de valor que pueden dar beneficios, reducir los recursos e incrementar la eficiencia. Los datos son el nuevo petróleo; se trata de una nueva moneda, una nueva manera de monetizar y de crear valor en nuestros negocios.

La realidad es que el cambio ya es imparable. Para poder seguir funcionando, las compañías tendrán que, tarde o temprano, actualizar sus modelos de negocio y volcarse hacia opciones ecológicas. En el largo plazo, los resultados estarán a la vista: las empresas que optimicen sus operaciones, inviertan en circularidad y se comprometan a ser más transparentes finalmente obtendrán mayor productividad y rentabilidad, mientras que por otro lado reducirán el impacto ambiental.


Francisco Villanueva Navas, analista de La mar de Onuba, es economista y periodista financiero.

En Twitter: @FranciscoVill87

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.