La diversificación optimizará los beneficios en el nuevo ciclo de crecimiento mundial

por Francisco Villanueva

Ante el nuevo impulso económico que apuntan los indicadores económicos globales son muchos los que nos preguntamos en qué es más rentable invertir los ahorros o las inversiones tanto privadas como empresariales, y la respuesta parece ser muy directa. Hay que diversificar toda inversión y colocar los “huevos en distintas cestas” para aprovechar este inesperado ciclo alcista de los mercados y en especial de las bolsas internacionales y en particular del IBEX35.

La situación en la que nos encontramos es destacable en tres puntos principales. Primero, la guerra comercial entre Estados Unidos y China. La disputa entre las dos economías más grandes e influyentes del mundo ha reducido el crecimiento global a su ritmo más lento desde el colapso de 2008. Y, a pesar del acuerdo preliminar en fase uno alcanzado, queda el potencial casi constante para que las actuales conversaciones comerciales se rompan. Esto tendría graves consecuencias para las empresas estadounidenses y chinas, y para todas las empresas de todo el mundo que tienen líneas de suministro y clientes en ambas naciones. Todo parece que se ha encauzado con un Trump razonable ante una China arrogante.

En segundo lugar, está la incertidumbre creada por las elecciones presidenciales de EE.UU. Naturalmente, las elecciones siempre crean incertidumbre, que los mercados financieros detestan, debido a varios resultados. Pero esta es particularmente vital. Esto se debe a que quien gane las llaves de la Casa Blanca se convertirá efectivamente en líder de la economía más grande del mundo. También hay que observarlas de cerca, ya que las políticas económicas de los dos partidos que se disputan el poder están muy separadas entre sí, y esto nunca ha ocurrido en anteriores ocasiones. Si el presidente Trump ganara un segundo mandato, podríamos esperar políticas conservadoras más tradicionales, incluidos recortes de impuestos y reformas regulatorias. Si un demócrata gana, aunque en principio es improbable que este sea el caso. Sería impopular entre muchos inversores porque critica a los grandes bancos y corporaciones, y ha manifestado su apoyo a un impuesto sobre el patrimonio. Inédito en los EEUU.

Y tercero está la saga en curso del Brexit. Si el Reino Unido finalmente acuerda un proceso de retirada con la Unión Europea el 31 de enero del próximo año, entonces comenzará el trabajo duro, ya que solo entonces pueden comenzar en serio las negociaciones comerciales críticas y la “futuro relación” entre los dos bloques. Es probable que estas resulten extremadamente complejas, onerosas y divisivas.

También existe el riesgo, menor, de que se produzca un Brexit sin acuerdo. Es probable que la inversión corporativa y el gasto de los hogares se reduzcan hasta al menos 2021. La libra continuaría volátil y subiendo y bajando en plan montaña rusa.

Con todo, hay más incertidumbre que podría afectar a los inversores globales pero todo apunta a un escenario positivo para el inversor. Primero están los posibles estímulos fiscales. Desde el Reino Unido, esto es un hecho debido a las elecciones generales: es más una cuestión del tamaño del impulso fiscal. Alemania, la economía más grande de Europa, está comenzando a hablar de abrir la cartera. Japón está planeando un presupuesto suplementario. Mientras tanto, Estados Unidos y China ya lo están haciendo. Todo esto apoya la demanda nacional y global y la economía se mueve. Todos vemos como están las calles de nuestras ciudades en las semanas previas de Navidad… de récord.

En segundo lugar, se espera que se mantengan las tasas de interés ultrabajas o negativas lo que complica el negocio bancario. Esto respaldará las valoraciones del mercado de valores y del crédito. Parece improbable que la inflación sea un problema en los próximos años, lo que debería anclar las tasas de interés a los bajos niveles actuales y respaldar la demanda de crédito y consumo. Aquí deben moverse los bancos y aprovechar el tirón.

En tercer lugar, el Reino Unido y otros mercados bursátiles europeos parecen baratos. Después de una década de quedarse rezagados con respecto a EE.UU., los mercados bursátiles europeos ofrecen valor. Los rendimientos por dividendos están por encima de los disponibles en Wall Street, y los signos recientes de estabilización económica sugieren que podríamos ver una recuperación económica regional el próximo año, tal vez liderada por el gasto del consumidor francés. Debe reconocerse que un Brexit caótico dificultaría este proceso. Una reanudación del crecimiento económico beneficiaría directamente al sector bancario europeo, ayudando a aumentar la demanda de préstamos y reduciendo el peso de los préstamos morosos en sus balances. Es este sector el que más ha explicado el bajo rendimiento del mercado de valores de la región frente a los EE.UU. desde 2019, y que quizás ofrezca la mejor oportunidad si vemos un crecimiento en 2020.

Las carteras de inversión deberían estar diversificadas adecuadamente en diferentes clases de activos, sectores, regiones y monedas. Esta es la mejor arma al inversor para capitalizar las oportunidades y evitar los riesgos para el próximo año. Sin duda llegan buenos tiempos que con astucia serán de rendimientos positivos en los próximos meses… increíble según estaban las cosas este verano, pero cierto; olvídense de matracas que les cuenten los políticos.


 Francisco Villanueva Navas, analista financiero de La Mar de Onuba, es economista y periodista.

En Twitter: @FranciscoVill87

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.