Italia: el secreto de su éxito frente a la segunda ola de la COVID-19

por 

Ocho meses han pasado desde que Europa cayese en las garras del COVID-19.

Ocho meses en los que los contagios no han cesado, los fallecimientos a causa de la enfermedad continúan estando de actualidad y la vuelta a la nueva normalidad se sigue resistiendo a hacerse una realidad.

Ocho meses en los que los países se las han visto y deseado para conseguir frenar la expansión de un virus que con el paso de los días se hacía más y más virulento.

Confinamientos selectivos, cierre de fronteras, aislamientos totales, fases de transición, condiciones que permitían la movilidad de unos pero no de otros… Y así un largo etcétera de estratagemas con las que los gobiernos europeos han estado lidiando para no adentrarse en la temida y ya real segunda ola de la COVID-19. 

Por un lado están los países que no han conseguido lograr este objetivo de ser más fuertes para luchar contra el segundo asalto de la enfermedad, como por ejemplo España, Francia o Reino Unido. 

Sin embargo, en la otra cara de la moneda están los países que han conseguido contener la pandemia y que, además, lo han hecho recibiendo las felicitaciones de la comunidad europea por sus buenos resultados.

El caso que más llama la atención es el de Italia. 

Italia ha pasado de ser el epicentro de la pandemia en Europa al inicio de la pandemia, a convertirse en el país que mejor ha sabido gestionar la pandemia en esta segunda ola de la enfermedad.

¿Cómo ha conseguido Italia ostentar esta posición? ¿Cuál ha sido el secreto de su éxito a la hora de enfrentarse al coronavirus?

Estos son las 3 factores principales de los buenos resultados de Italia en la segunda ola de la COVID-19 en el país:

CAMBIO PROGRESIVO HACIA LA NUEVA NORMALIDAD

Italia es el claro ejemplo de cómo un duro golpe sanitario puede hacer cambiar toda una estructura de organización social para mantener a raya un patógeno tan duro como el coronavirus.

Italia fue el primer país que decidió aplicar una estricta cuarentena para frenar el avance de la enfermedad, y fue también de los últimos en levantar el veto a la movilidad hasta que no tuviese certeza de tener un control absoluto de la pandemia.

La vuelta progresiva a la normalidad ha estado marcada por infinidad de restricciones como el uso obligatorio de la mascarilla, el movimiento social solo a nivel regional o el mantenimiento del todavía vigente estado de alarma.

Esto ha permitido que, durante el verano, el Gobierno de Italia, liderado por Giuseppe Conte, haya tenido controlada la pandemia.

EJEMPLO CIUDADANO MODÉLICO

Pese a las restricciones ordenadas por el Ejecutivo italiano, de nada sirve que sean extremadamente férreas si no son seguidas por la ciudadanía.

Este ha sido, sin duda, el gran éxito de Italia frente a la segunda ola: el modélico comportamiento ciudadano que han tenido los italianos. 

Según comparte el corresponsal de la BBC en Italia, Julián Miglierini, a BBC Mundo, “los italianos tienen una especie de trauma colectivo y  no quieren volver a experimentar algo como lo que vivió el país el mes de marzo”.

Además, Miglierini añade que “el efecto de esos días en la población hizo a los italianos mucho más conscientes de los riesgos y hay mucho miedo de volver a ese escenario de pesadilla para la sociedad italiana”.

REALIZACIÓN MASIVA TEST

Por otro lado, el otro punto a favor con el Italia está consiguiendo contener la pandemia es con lo que los expertos llaman el network testing.

El network testing o red de testeo consiste, en definitiva en hacer test masivos tanto a la persona que da positivo como a toda su red de contactos. De esta forma se aseguran que todos los posibles positivos estén controlados y aislados para evitar contagios entre el resto de l población.

Además, la realización de las pruebas de detección de COVID-19 se están realizando en áreas claves de contagios como los aeropuertos, las estaciones de trenes o lugares en los que se reúnen grandes números de personas.

En Italia también consideran que las escuelas pueden ser focos importantes de contagio, algo que ha hecho que el gobierno italiano haya realizado PCR’s en diferentes colegios para controlar la expansión del virus en las aulas.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.