«Hay jornaleros que duermen en cajeros automáticos», crece el problema de los trabajadores agrícolas sin hogar

Asisti Cuenca Minera señala la responsabilidad del sector agrícola: «Este un problema que afecta también a los empresarios, que se están beneficiando desde hace mucho tiempo con esta mano de obra».

Aparecen nuevos datos parejos a las reacciones al Informe Alston sobre la Pobreza y vulneraciones de Derechos Humanos en España, especialmente en lo que se refiere al grave e incomprensible caso del chabolismo laboral que se configura en Huelva en torno a la industria de los frutos rojos.

Como ha venido informando esta revista, miles de personas de diferentes orígenes, con y sin papeles, llegan a Huelva cada año ante la seguridad de encontrar trabajo en la industria agrícola. Una opción laboral segura, pero carente de garantías sociales y de integración para miles de trabajadores, en su mayoría de origen subsahariano, negros, que se ven obligados a vivir en asentamientos de infraviviendas chabolistas para permanecer en la provincia mientras las campañas de recolecta de frutos rojos (y cítricos) generan más empleo del que cubren estos trabajadores sin hogar.

La situación, que fue -también- denunciada el pasado viernes en Madrid por el Relator de Pobreza Extrema y Derechos Humanos de Naciones Unidas, Philip Alston (quien comparó el asentamiento de Lepe en el que se reunió con algunos de los trabajadores con los perores campos de refugiados), lejos de haber mejorado, empeora.

Ayer mismo, Antonio Abad, portavoz de la asociación Asisti Cuenca Minera, denunciaba el pasado martes en Televisión Española que la falta de viviendas para los trabajadores ya excede a los propios asentamientos, y que «hay gente viviendo en la calle». Abad llama la atención sobre este aspecto. «Ya no es chabola, sino gente viviendo directamente a la calle. Del cajero se van a trabajar y cuando vuelven duermen en el cajero».

Como destacaba en su pieza la televisión pública, el incendio (y posterior vallado para impedir que volviera a levantarse) del asentamiento del cementerio de Lepe, en el que en el apogeo de los frutos rojos llegaban a convivir más de 1.500 personas, «agravará aún más el problema», al permanecer el «efecto llamada» de la oferta de empleo agrícola y la ausencia de infraestructuras residenciales para dar una acogida digna a los trabajadores que acaban malviviendo en asentamientos chabolistas.

«Esto es responsabilidad de todas las Administraciones», sostiene Abad, cuya entidad colabora  activamente con el Colectivo de Trabajadores Africanos, el primer movimiento de jornaleros chabolistas de origen subsahariano y magrebí que relama tener una voz propia ante los agentes implicados en este grave problema. Asisti Cuenca Minera destaca también las responsabilidad de los «propios empresarios, que son los que directamente se están beneficiando de esta mano de obra·, y recuerda  «que este es un problema ya lleva muchos años», y que ·con un poco de voluntad», esto debería haberse resuelto hace mucho tiempo.

Huelva en La Mar de Onuba

Acerca de La Mar de Onuba 3048 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.