«Fue hermoso»: el candidato ultracatólico a la presidencia de Bolivia explica en un vídeo cómo fraguaron el golpe de Estado contra Evo Morales

El padre del candidato ultracatólico boliviano a la presidencia del país, Luis Fernando Camacho, y Fernando López, el actual ministro de defensa nombrado por la autoproclamada presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, llevaron las negociaciones para que ni la Policía ni el Ejército de Bolivia actuaran durante los violentos disturbios provocados por sus seguidores para protestar contra el resultado de las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre. Un presunto fraude que fue aireado como “masivo” por la Organización de Estados Americanos tras el recuento de votos, y que, finalmente, no ha podido ser acreditado, más allá de “irregularidades” en un número determinado de mesas electorales

Así lo reconoce el propio Camacho en un vídeo difundido este sábado por Evo Morales, presidente del país refugiado en México desde el triunfo del golpe perpetrado por la derecha empresarial de Bolivia, con el apoyo de amplios sectores del Ejército y de la Policía boliviana. «Camacho confirma que cívicos hablaron con militares y policías para derrocar a mi gobierno», ha dicho Morales en un tweet en el que sostiene que «fue un golpe de Estado pese a que Áñez, Mesa y el propio Camacho intentan negarlo, el video es una prueba irrefutable». Morales ha pedido a la Justicia boliviana que actúe contra «los golpistas y genocidas».

“Fue hermoso el transcurso de todo”, se le oye decir al candidato Camacho en el vídeo difundido este sábado, en el que confirma que fue su propio padre, José Luis Camacho Parada (quien había presidido la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz desde 1992 hasta 1994), el que negoció con los militares y con la Policía para que no intervinieran contra los violentos manifestantes, llamados a la revuelta por el candidato ultraderechista desde el Frente Cívico de Santa Cruz. Las protestas dejaron un saldo de 35 muertos y cientos de heridos, y forzaron la renuncia de Morales y su autoexilio en otro país para favorecer el fin de la violencia.

“Fue mi padre el que cerró con los militares y con la Policía para que no salgan”, dice Camacho en el vídeo, en el que además confirma que fue el propio Fernando López, ministro de defensa de Áñez, quien coordinó la (no) actuación de los militares. “Es por eso que es ahora el ministro de Defensa”, explica Camacho, “para cumplir los compromisos” (adquiridos por los golpistas con los militares insumisos al presidente Morales).

Una crisis política con 35 muertos y cientos de heridos

La crisis política en Bolivia se desató tras las elecciones presidenciales del 20 de octubre, en las que Morales revalidó la mayoría para seguir al frente del país. Pero la oposición denunció un «fraude gigantesco», tomando como excusa una auditoría del proceso electoral realizada por la Organización de Estados Americanos (OEA), en la que la organización aseguró haber hallado «irregularidades», Finalmente, estas sólo se pudieron acreditar en unos casos concretos que afectaban a unas pocas mesas electorales, y para los que la propia legislación boliviana establece la repetición de los comicios sólo en los colegios afectados.

No obstante, ante la inusitada violencia de los manifestantes y la desobediencia de los cuerpos de seguridad el Estado, Morales, que había ofrecido a la oposición la repetición de la las elecciones, decidió renunciar el pasado 10 de noviembre y abandonó el país, siendo acogido por México. Jeanine Áñez, segunda vicepresidenta del Senado, se autoproclamó presidenta interina.

Ni Morales ni sus seguidores reconocen a Áñez, ya que consideran que su estancia en el Palacio Quemado, sede de la presidencia del país, es fruto de un «golpe de Estado». El vídeo difundido este sábado parece dar la razón al legítimo presidente electo de Bolivia.

Bolivia acusa a España de 'atropellos' a su soberanía por un confuso incidente en la Embajada de México
Karen Longaric

El gobierno de la autoproclamada presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, acusó ayer a la Embajada de España en La Paz de cometer «atropellos» a su soberanía. La canciller Karen Longaric anunció una «nota de protesta» ante el Ministerio de Asuntos Exteriores de España, por un incidente en el que asegura que funcionarios de la embajada española iban «encapuchados» y «presumiblemente armados». Longaric leyó ante los medios en La Paz un comunicado en el que detalló que el incidente se produjo en la mañana del viernes en la residencia de la embajadora de México en Bolivia, María Teresa Mercado.

El gobierno de Áñez cree que la embajadora alberga a alrededor de una decena de personas a las que el Gobierno interino de Bolivia acusó ante la Justicia de distintos delitos, entre ellas varios ex ministros de la etapa de Evo Morales procesados por acusaciones como terrorismo. El gobierno calificó el incidente de «atropello a la soberanía» de Bolivia, después de que fueran «identificados como funcionarios de la embajada de España en Bolivia» que iban «acompañados por encapuchados».

Longaric señaló que estas personas «intentaron ingresar de forma subrepticia y clandestina a la residencia diplomática». «La Policía Boliviana frenó el ingreso de los vehículos», con matrículas de la embajada española, ya que «la presencia de encapuchados representaba una potencial amenaza», y que después pudo ingresar el personal diplomático de España de forma «libre».

La canciller interina culpó a España de vulnerar la Convención de Viena, provocando «una amenaza evidente» a la residencia mexicana al no respetar su «inviolabilidad», ya que el personal diplomático no puede portar armas de fuego «ni ocultar su identidad». «Estos atropellos afectan profundamente a la dignidad y la soberanía del Estado boliviano», denunció.

Longaric criticó «la incomprensión de algunos gobiernos, que guiados por compromisos ideológicos y sin entender aspectos sustanciales inherentes a nuestra realidad nacional, comenten actos de injerencia directa».

«Los hechos son evidentes», recalcó, a la vez que se preguntó por qué iban a visitar a la embajadora mexicana «con gente con el rostro cubierto y presumiblemente armada».

Por su parte, la encargada interina del ministerio de Asuntos Exteriores español, la ministra de Defensa Margarita Robles, ha negado que el incidente tuviera «como objeto facilitar la salida de personas» asiladas en Bolivia. Exteriores ha confirmado además la apertura de una investigación sobre los hechos, el envío en los próximos días de una misión encabezada por un funcionario de la Inspección General de Servicios y la comparecencia de Robles en el congreso.

Acerca de La Mar de Onuba 3574 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.