ETT de Valencia, Alicante, Murcia y Almería facilitan la contratación fraudulenta de migrantes «sin papeles» en el sector agrícola

Estreno en YouTube de Conversaciones en La Mar (de Onuba), el nuevo espacio de vídeo-entrevistas de esta revista.

Entre 60 y 100 euros al mes: el precio por una “identidad” para acceder al trabajo en el campo sorteando la Ley de Extranjería.

Rachid Elaachouri, jornalero sin papeles, denuncia una enorme bolsa de fraude en el empleo agrícola del levante español.

Algunos empresarios piden hasta 7.000 € a cambio de contratos para la obtención de la «residencia por arraigo”.

por Perico Echevarría

 

 

23 de abril de 2020. Empresarios del sector agrícola español solventan sus problemas de mano de obra empleando en sus fincas a trabajadores migrantes sin permiso de trabajo, a los que se contrata “legalmente” a través de Empresas de Trabajo Temporal (ETT) con documentación perteneciente a personas con nacionalidad española o permiso de trabajo en España.

Con las restricciones de movilidad derivadas de la orden de confinamiento por la pandemia de COVID19, esta práctica crece de forma exponencial en las últimas semanas. La Mar de Onuba ha tenido acceso a documentos, material audiovisual y testimonios directos que señalan, al menos, a cuatro grandes empresas del sector de las ETT (MasEmpleo, Interempleo, Bonacasa y Aldia) con sedes en Valencia, Alicante, Murcia y Almería como partícipes del fraude. 

Los “sin papeles” llegan a pagar hasta 100 euros al mes por la cesión de identidades. Los titulares de la documentación utilizada para burlar las leyes laborales y de Extranjería, se benefician, además, de las cotizaciones a la Seguridad Social que los empresarios abonan por el trabajo realizado en sus campos. En no pocos casos, cuando las empresas abonan las nóminas por transferencia bancaria, los arrendadores de identidad también se quedan con una parte de los salarios.

La metodología es sencilla y, aparentemente, sólo acarrea consecuencias legales para el jornalero migrante sin papeles. Para el resto de actores, solo beneficios. Las ETT ofrecen mano de obra “legal” a sus clientes agricultores, trabajadores de origen extranjero con permiso de trabajo. Cuadrillas de jornaleros que acuden en grupo al tajo y que se corresponden en número a los listados de DNI o NIE facilitadas y facturadas a los empresarios. Quienes recolectan la fruta son, en realidad, migrantes sin permiso de trabajo.

Estos están obligados a llevar consigo la documentación original de los “contratados” a través de la ETT. De esta forma, una eventual inspección lo que descubriría es a jornaleros sin permiso de trabajo cometiendo un delito de “usurpación de personalidad”. Sobre el papel, ni los empresarios ni las ETT han cometido ninguna falta o delito. A lo sumo, «exceso de confianza» por no verificar que los trabajadores que acuden a las fincas, cada día una distinta, son quienes dicen ser.

Sin embargo, sin papeles cuentan que empresarios y ETT no sólo conocen el fraude, sino que lo utilizan como arma arrojadiza para explotar y obtener de ellos más beneficio por menos salario, sin beneficios de Convenio Colectivo (horas extras, descansos, pluses…). Hay empresarios que detraen de los jornales el coste de los autobuses en los que desplazan a sus trabajadores.

Y también los hay que, cuando estos están a las puertas de poder solicitar la residencia en España, cobran bajo cuerda hasta 7.000 euros por las ofertas de empleo que coronan los expedientes ante las Oficinas de Extranjería. En España, siempre hay quien sabe hacer caja extra de las personas más vulnerables, necesitadas y desamparadas. Mientras el Gobierno hace decretos para «favorecer la incorporación de mano de obra» que a nadie satisfacen y reconocen la precariedad salarial en el campo español, hay quienes empiezan a rebelarse.

Conversaciones en La Mar (de Onuba) I: jornaleros migrantes, explotación...
“Tienes que morir en el campo para pagar el contrato que te dé la residencia. Eso es esclavitud”. Es el resumen que hace del relato anterior Rachid Elaachouri, un joven migrante sin papeles nacido hace 33 años en Sidi Kacem (Marruecos), que en octubre de 2018 alcanzó la costa española en un kayak, en busca de una vida mejor. Al llevar menos de tres años en España, Rachid carece de permiso de residencia o trabajo. Es uno de los cientos que se buscan la vida sorteando la Ley y trabajando de jornalero con identidades de otras personas, en explotaciones agrícolas murcianas, alicantinas o almerienses. Refiere haber sufrido amenazas y agresiones por contar su historia en las redes sociales.

Rachid, al que no le ha faltado el trabajo en los 18 meses que lleva viviendo en Mula (Murcia), es uno de los sin papeles reclutados por ETT de los que informa hoy La Mar de Onuba. «Estoy en un país de derecho. Prefiero todo lo legal, y odio las cosas ilegales porque siempre estás incómodo. Tu conciencia está afligida porque estás haciendo algo que no debes hacer»Su testimonio forma parte del episodio piloto de Conversaciones en La Mar (de Onuba), el nuevo espacio de vídeo-conferencias que se estrena hoy en el canal de YouTube de esta revista.

Junto a Rachid Elaachouri, en este primer programa participan Ana Pinto, portavoz del Colectivo Jornaleras de Huelva en Lucha. y la intérprete de idiomas y activista valencia Sara Tatouche. A lo largo de 40 minutos presentados por el director esta revista, Perico Echevarría, los tres participantes comparten su experiencia y conocimiento sobre la situación de los trabajadores en el contexto agrícola del levante y el poniente español.

Salarios por debajo del Salario Mínimo, incumplimientos de convenio, fraude a la seguridad social, jornadas extenuantes, inseguridad en los tajos, acoso, amenazas… Un relato distinto sobre una industria esencial para la economía española, mimada por las administraciones, y cuyos productos forman parte de las mejores credenciales de nuestro país ante el mundo. Contada, en primera persona, por sus protagonistas. Dentro vídeo.

 

17 Comentarios

  1. Ya parece que esto se empieza a mover y la guardia civil está inspeccionando y levantando actas.. Es cuestión de tiempo, aunque son muy astutos y dejan gente de su confianza en la primera línea de fuego por si acaso vienen estas cosas, jamás darán la cara, simplemente lo de siempre, nunca saben nada, las culpas al encargado e insolvente responsable de la colla.. Todo está muy bien atado, tontos no están, y cuando uno no hace las cosas bien tiene que cubrirse las espaldas.. Suerte jornaler@s..Por lo menos la UCO no es tonta y todo esto no se lo creerá…

  2. En un país de todo vale, no se puede esperar otra cosa que lo que venimos viviendo, abuso, esclavitud, y a vivir a costa del jornalero. Que vergüenza que se permita esto en pleno siglo XXI.

    • Como bien dice la portavoz de Bonacasa ett en el escrito de contestación al artículo Perico Echevarria » Intentan cumplir», con eso se contestan solos… Que vergüenza…

  3. CONTUNDENTE INVESTIGACIÓN POR PARTE DE LA ADMINISTRACIÓN EN VALENCIA Y CASTELLÓN

    Valencia, España.- La explotación laboral en España es una realidad y está permitida. Más de 20 mil indocumentados, principalmente africanos y latinoamericanos, trabajan en condiciones de esclavitud en los campos de la Comunidad Valenciana, situación que se replica en toda la geografía del país ibérico con el beneplácito de las autoridades.

    Durante seis meses, en la temporada de cítricos, miles de personas recogen mandarinas y naranjas que se exportan a Estados Unidos, Inglaterra, Alemania y otros países del mundo sin que exista un interés que regule la procedencia de las frutas. España exporta miles de toneladas anualmente provenientes de trabajadores explotados, presas de mafias que se aprovechan de la necesidad de extranjeros que se encuentran en el “limbo legal” y en indefensión por falta de apoyo del Estado español y sus políticas de derecha.

    Valencia mantiene el liderazgo en producción de cítricos en España, con más de 3 millones de toneladas producidas cada año, y para lograr ese número de producción, existe una red ilegal de Empresas de Empleo Temporal (ETT) que, en complicidad con comercios, empresas usuarias y almacenes, han hecho del sector agrario un sitio ideal para violentar los derechos laborales y humanos de miles de migrantes.

    Soledad Montaner Huercio, responsable del Sector Agrario y Contratación de la Federación de Industria de Comisiones Obreras (COOO) del País Valenciano, es clara: “Desgraciadamente sucede con aquellas personas que tienen necesidad de renovar documentación para permanecer en España. Las personas extracomunitarias de países sudamericanos y africanos son las más explotadas y están en peores condiciones. La gente tiende a tragar con aquello que le están ofreciendo para renovar esa documentación o se quedarían en situación ilegal (sin papeles)”.

    “Te calles, te portas bien y eres bueno, o por el contrario no vas a tener días suficientes para la renovación de la documentación, porque en España es necesario haber trabajado cierto número de días en el último año (para hacer el trámite)”, puntualiza.

    Montaner explica que la explotación “no existe solamente con los trabajadores de esta naturaleza”, ya que proliferan las Empresas de Trabajo Temporal ilegales y últimamente han proliferado en el sector agrícola. Es decir, “se les está dando autorización a todo el mundo y ahí es donde se están creando una serie de mafias”.

    “En la gran mayoría de estas ETT o falsas ETT, los administradores únicos suelen ser personas extranjeras, en su mayoría de países de Este, que son quienes contratan, por decirlo de alguna manera, al personal para luego cederlos a los comercios o empresas usuarias”, y continúa:

    “Incumplen con lo que marca el convenio colectivo, les hacen comprar tijeras, les hacen comprar los equipos de protección, y si no pagan, no se los dan. Muchas veces los hacen firmar que los han recibido cuando no es cierto. Pueden estar trabajando 8 horas en el campo para recibir entre 12 y 20 euros. Hacen entre cien kilómetros y muchas veces no cobran ni un céntimo de ese desplazamiento, o lo que es peor, contratan a una serie de cabos de cuadrilla que llevan su propia furgoneta en la que caben 10, 12 personas, a los cuales encima les cobran por llevarlos a trabajar. Es, ‘tu vienes conmigo porque yo te obligo y cuesta 7 euros todos los días’, y si no van en la furgona no pueden ir a trabajar. Esto obviamente es una coacción, una explotación laboral hasta el punto que las personas tienen auténtico miedo”.

    La forma de operar de las falsas empresas de empleo temporal o de los captadores de trabajadores migrantes es pública y está a la vista de todos. A través de páginas de Internet, como Milanuncios.com, se leen mensajes como: “Busco gente para la naranja y mandarina. Con papeles en regla y vehículos. Se paga 1.35 la caja. Latinos”.

    “Soy de las personas que van al campo y me he encontrado una parte que recogía para la empresa usuaria y otra parte que recogía, dentro del mismo campo, para una empresa de trabajo temporal, los dos cogiendo para el mismo comercio, y unos cobrando la mitad de los otros. Esto es habitual. Pero el tema es bastante más grave, porque las empresas usuarias, es decir, los almacenes, los comercios, que tienen su plantilla de fijos descontinuos, de los que cada vez hay menos porque los están cubriendo las empresas de trabajo temporal, son perfectamente conocedores de lo que está sucediendo”, refiere Montaner, y agrega:

    “Están contratando a estas ETT fraudulentas, los están contratando explotadores de personas, sabiendo a la perfección que están explotando a esta gente. El año pasado, la inspección del trabajo llegó a levantar infracciones por tres millones de euros a empresas usuarias y a ETT, sanciones que fueron recurridas y que, incluso, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha tumbado parte de esas sanciones. Tenemos una justicia que, como caiga en un tribunal conservador, de derechas o antisindical, al final las sanciones quedan en cero euros”.

    Aunque existen denuncias por parte de comisiones obreras que buscan frenar a las empresas de trabajo temporal, “no pasa nada”, refiere Montaner. “Al día siguiente se montan otra con otro nombre o pagan los 300 mil euros de sanción porque lo recuperan en un mes. “Como viven de robar a los trabajadores, las sanciones realmente les da exactamente igual”.

    En la Comunidad Valenciana existen 70 mil recolectores regulados, trabajadores fijos discontinuos. Un 40 por ciento más son contratados por ETT de manera irregular, por lo que “unos 20 mil trabajadores están sufriendo lo indecible en los campos valencianos”.

    En una jornada de entre 5 horas y media y 6, que es la que marca el convenio colectivo, un trabajador agrícola ganaría de entre 70 y 100 euros, pero son los mínimos. “Podemos estar hablando de una decena de empresas que cumplen la legalidad en un montante de casi 400 que hay en el País Valenciano”, y subraya Montaner:

    “¿Qué sucede con las ETT? Incumplen el convenio de forma sistemática. Para ellos el convenio no existe, el año pasado las ETT se pusieron de acuerdo en una serie de tablas y para ellos no existen las variedades de cítricos. Ahí los trabajadores siempre van a destajo y no contemplan el salario hora en ninguno de los casos, da igual cómo esté el campo, por eso digo que se pueden llevar a casa entre 12 y 20 euros después de 8 horas, más el tiempo empleado en el desplazamiento”.

    Lo terrible de la situación es que existe una “convivencia” entre almacenes y empresas usuarias, quienes comercializan los cítricos. Las ETT llevan el producto a estas empresas y posteriormente se exporta a Estados Unidos, Rusia, al centro de Europa, Inglaterra, Alemania, países que supuestamente tienen una regulación óptima para los trabajadores.

    “No les importa de dónde viene los cítricos, ni le importa a Europa, ni le importa a los comercializadores. Les da exactamente igual. La inspección del trabajo lo que ha hecho en este caso es cruzar datos. Ha pedido a las empresas las toneladas de cítricos que han entrado y el número de plantilla que tienen. Es evidente, no corresponde el número de trabajadores con el número de toneladas que entran. Un trabajador tendría que trabajar 24 horas para que entrara esa cantidad de cítricos, por lo tanto, está claramente determinado que hay una serie de toneladas que entran que la están recogiendo personas que no tienen nada que ver con la plantilla que tienen las propias empresas”, lapida Montaner.

    “El año pasado se pusieron muchísimas denuncias con nombres y apellidos a los comercios que están contratando este tipo de ETT. Como cooperativas grandes podemos nombrar a ‘García y Ballester’, que es un escándalo. ‘Greenmed’, antes ‘Martínavarro’, uno de los primeros exportadores de este país, hace años tenía mil 200 trabajadores fijos discontinuos y en este momento tiene 350 y todo lo demás lo hace a través de ETT, es la más escandalosa de todas ellas. Los comercios son conocedores de esta situación”.

    Para la responsable del Sector Agrario y Contratación de la Federación de Industria de Comisiones Obreras, “la explotación de las personas y de los trabajadores es delictivo”, por lo que se tienen que abrir caminos por los juzgados de lo penal para que paguen con la privación de libertad, con la cárcel, todos aquellos que hacen uso de las necesidades de las personas y “que están explotando de la forma tan miserable como lo están haciendo”.

    “No nos sirven las sanciones administrativas porque esto es como el tráfico de armas. Lo que da dinero se puede permitir el lujo de pagar denuncias. Siguen ganando”, y suma:

    “Tenemos un gobierno en este país de derechas. Más de derechas de lo que se visualiza y más de derechas de lo que quieren proyectar. De una forma clarísima están permitiendo que éste país esté como está. Hablamos del Partido Popular (PP). Si un tercio del partido está imputado por corrupción, pues imaginar que es lo que están haciendo con las leyes. No les preocupa en absoluto. Y lo están incumpliendo todo. Si incumplen el paso con los propios refugiados, que es una cuestión humanitaria, el resto les da exactamente lo mismo. Esto se está viviendo en todos los campos españoles. Está situación está generalizada. Si no cambiamos de gobierno, esto difícilmente va a cambiar. Tenemos un gobierno de derechas, tenemos un gobierno heredero del propio franquismo, hay nietos, sobrinos, amigos”.

    La temporada de cítricos está en marcha. En Valencia, como en otros puntos del país, la explotación laboral permitida por el Estado español está en su máximo auge. En las fotografías, como en el video que acompaña el texto, se pueden ver trabajadores cubanos, venezolanos, cameruneses y nigerianos que son víctimas de empresarios sin escrúpulos. Las cuadrillas llegan a las 6:30 de la mañana al campo después de recorrer 70 kilómetros de Valencia capital a los alrededores de Castellón. Después de 12 horas fuera de sus casas, los trabajadores ganan entre 12 y 19 euros. En los campos españoles no existen los derechos humanos ni vigilancia que evite abusos de esta naturaleza.

    EMPRESAS DENUNCIADAS

    Noawork ETT SL

    Temporis Laboris ETT

    Inserlevan ETT

    Faster Ibérica ETT

    Trebal al día ETT

    Enman Ecogestión

    Safor Treball

    Serfiel TT

    Safor Temporis ETT

    Éxito Labor ETT

    Empleo Exprés ETT

    Imán Temporig ETT

    Bonacasa Fruit ETT SL

    Agroserveis Benicarlo

    Paola Fruits

    Citromer ETT SL

    Frutas Fani SL

    Interim Aire ETT

    Human Socie Coop

    Explotados en el “paraíso

    • Y de donde sacas estas noticias de q todas estas empresas han sido ya denunciadas? Pq practicamente en ese listado pones a todas las ett q existen

  4. Yo trabajo para binacasa y el manda un jefe alcampo y nos cobra por viaje y pagar lo que quiere no tener papeles nosotros yenteramos que si pasar algo nosotros nada ellos son los que nos pagan y hacen lo que quieren solo con papeles 5 y 15 sin papeles a campo, muy mal y nadie hacer caso yo me fui a otra aunque son muy guales todas gracia a amigos campo

    • Nosotros no tener papeles no poder reclamar nada ellos no conocer nosotros y capataz busca gente que no problemas pagar lo que quieren isi no ya no vas más yo trabajo con muchas de et tes y acen de nosotros esclavos. asín no podemos trabajar,

  5. Siempre son los mismos nos amenazan con no trabajar jamás y ante la falta de dinero nos vemos obligados a ceder, no podemos más, abusan de nosotros, es una esclavitud de las 8 de la mañana hasta que se va el sol por 38 euros, por favor ayudarnos… Gracias..

  6. Gracias Perico Echevarria,esperamos que con tu apoyo desenmascares a todos estos sinvergüenzas sin escrúpulos, sobre todo el de Bonacasa en Valencia, un tal Adrián Esbrí Plasencia, todo un personaje, que abusa y vive a costa de la gente más desfavorecida, nosotros por falta de medios económicos no podemos hacer frente a esta gente.. Gracias de nuevo, mi amigo Raúl lo ha escrito por mi ya que no me hubieras entendido… Gracias..

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.