ESCULTURAS MALQUERIDAS

El magnífico museo escultórico de la capital languidece entre el abandono, la desidia institucional y el vandalismo

‘Pieza verde’ de Alberto Guzmán

Abandono, desidia y vandalismo. Casi se podría promover, ahora que, valga la redundancia, es tendencia, #esculturasmalqueridas[i] como trendig topic local. Exponen los lectores de La Mar de Onuba que la capital onubense dispone de un muy apreciable y muy poco apreciado museo escultórico al aire libre. Dotado de una importante cantidad de piezas de gran calidad artística que fueron realizas y amablemente donadas a nuestra ciudad por autores de reconocido prestigio. Piezas que en otros museos o galerías privadas estarían debidamente expuestas, valoradas y protegidas.

Las mismas piezas que, allá por 1991, fueron instaladas y expuestas -por separado- en diferentes puntos de Huelva, conviniendo todos los actores sociales de aquel entonces que su presencia en nuestras calles suponía, de facto, convertir Huelva en todo un Museo Escultórico al aire libre. Se editaron, ente otros, un folleto con imágenes y se celebraron multitud de actos y eventos con las máximas autoridades para celebrarlo.

Empero, hoy las esculturas languidecen entre el anonimato, el abandono y el vandalismo. Y, lo que es peor, una desidia institucional ante tan lamentable estado que se remonta a la anterior corporación municipal, como ya denunció la periodista Felicidad Mendoza en el desaparecido La Voz de Huelva  de 30 de julio de 1995; es decir, hace casi 21 años. En una ciudad con las carencias turísticas de Huelva, por duro que resulte reconocerlo, desdeñar el valor añadido que el museo del parque Zafra supone solo puede ser resultado de lo que desde esta publicación llamamos abiertamente desidia institucional. ¿Cómo es posible que, reunidas, las mismas piezas que antaño convertían a la ciudad en un museo no aporten esa inapreciable cualidad a un parque público como el Zafra?

Las esculturas sufren de anonimato, abandono y falta de conservación; en su totalidad han sido víctimas de vandalismo sin que sus consecuencias sean atendidas por el Ayuntamiento u otra Administración Pública. Sin identificar, con pintadas y grafitis, con sus bases sucias y deterioradas… Las imágenes que ilustran este artículo hablan por sí solas.

‘Toro’ de Venancio Blanco

El arte, en cualquiera de sus manifestaciones es siempre un valor añadido para una ciudad, por pequeña  y limítrofe que esta sea. Dotar institucionalmente al parque Zafra del merecido carácter de Museo que, sin duda, este ya tiene, es una responsabilidad de las administraciones públicas, sin perjuicio de otras formas de corresponsabilidad social y ciudadana. Pero es a los responsables públicos a los que corresponde reconocer, señalar y promocionar los potenciales recursos de los que dispone una ciudad.

Cada una de las piezas que se exhiben en el Parque Zafra, por su indudable valor artístico, y solo por el mero hecho de pertenecer a Huelva, deberían ser una seña de identidad de la Ciudad. Máxime cuando Huelva, como el propio alcalde Gabriel Cruz manifestaba a esta publicación en la entrevista  de nuestra edición de abril de este año, pretende superar demasiados años de invisibilidad socioeconómica y cultural, y aspira a ser sede de grandes eventos, como han sido este mismo año la Capitalidad Gastronómica de España en 2017, el Congreso sobre Cambio Climático, o el 525 Aniversario. El valor museístico del Parque Zafra será siempre un valor añadido en la lucha por esas ambiciones.

‘Burruntxale” de José Alberdi

Es más, al innegable valor artístico y cultural de la gliptoteca del parque Zafra hay que sumarle sus potencialidades socioeconómicas. Defiende José, profesor retirado de enseñanza primaria, que cualquier visitante, foráneo o local debería tener la posibilidad, cuando menos, de disponer de un folleto que explique que se encuentra en un museo y qué piezas puede contemplar en el mismo. El profesor ha valorado (y esta revista corrobora sus cálculos) uno de 4 páginas en papel no muy caro en un coste inferior a los 15.000 euros anuales para medio millón de ejemplares. Incluyamos que las administraciones editaran además publicaciones específicas para guías turísticos profesionales y para el personal docente de los centros educativos públicos y privados, o que,  incluso, se organizaran cursos y eventos. Añadamos un toque de presente 2.0 y hagamos que el parque disponga de una red guaifai (WiFI) gratuita e institucional que, en vez de obligarte a registrarse para su uso, te reciba con una front page de bienvenida al museo con información detallada de su contenido y que para su acceso solo requiera compartir tu presencia en el museo en las redes sociales. Y pongamos también que las Administraciones mejoran tanto el mantenimiento y la conservación como la seguridad del museo, lo que no pasaría mucho más allá que de rediseñar (o en todo caso reforzar con algo más de recurso humanos) las funciones del personal ya adscrito al parque Zafra. ¿Merecería la pena el coste total para recuperar el parque como un valor añadido para Huelva? Sin grandes obras ni necesidad de endeudamiento. ¿No cabe en el presupuesto de una ciudad como Huelva, aún intervenido, invertir en la conservación y difusión de un patrimonio artístico que ya posee? Desde esta redacción nos aventuramos a afirmar que sí.

Es más, el amplio y generoso espacio del parque, invita a explorar más opciones para el museo, que incluyen su propio autoabastecimiento. Elvira, de 83 años y nacida en la calle del Puerto, propone licitar un espacio bar con horario limitado a las horas objetivas de visita al museo, y una o más tiendas de recuerdos y merchandising propios del espacio, con cabida a otros productos propios de nuestra tierra, como pueden ser los gastronómicos, alusivos a los valores onubenses. Y también, cómo no, como espacio de exposición y venta de otras expresiones artísticas. La misma Elvira considera que por su tamaño y disposición, el parque podría acoger también microespacios escénicos para músicos e intérpretes locales e invitados, al modo que se hace, por ejemplo, en estaciones de metro y otros espacios públicos de grandes ciudades como Nueva York, Londres o Barcelona, ciudades acogen toda una programación cultural off de gran calidad financiada por las aportaciones voluntarias de los espectadores. Espacios comerciales  y escénicos que supondrían también un valor añadido al hoy abandonado museo escultórico.

Para el lector José, de la Isla Chica, el museo podría ser también un aliciente, como lo son el Museo Provincial y algunos valores arquitectónicos de la capital, para los miles de visitantes que la reciente llegada de cruceros de recreo aportan a nuestra ciudad, y a los que tantos ciudadanos observan -no sin cierto sentido de humillación- eludir conocer nuestra ciudad y subir a autobuses que los desplazan a Sevilla y otras ciudades que promocionan su patrimonio histórico-artístico.

Por su parte, Enrique, filólogo del barrio de La Merced, propone explotar el carácter educativo del parque para colegios, enseñanzas medias y superiores, y hacer de la visita y conocimiento de este patrimonio onubense una actividad lectiva transversal en asignaturas como Arte, Historia o Dibujo para nuestros estudiantes y, por qué no, los de otras provincias.

Son solo propuestas de nuestros lectores y de nuestra redacción. Seguro que hay muchas otras que son plausibles y de coste acorde y soportable para las arcas públicas, en tanto en cuanto reverterían en dotar a la Ciudad de valores de los que ya dispone y no puede disfrutar por el lamentable estado en el que se encuentran.

Sin olvidar, que todo ello expresaría, también, el respeto de una ciudad milenaria cuya historia es ampliamente conocida, a los autores que hace ya casi 30 años tuvieron la gentileza de donar sus obras para nuestro, al parecer, inmerecido disfrute.

La Mar de Onuba invita a los onubenses y a sus representantes públicos a reflexionar sobre este asunto. ¿Merecen las esculturas del parque Zafra y sus autores que Huelva recupere ese espacio como el Museo al aire libre que puede ser, y que se trate como tal? ¿O tal vez Huelva debería reconocer su falta de aprecio a esta posesión y, por respeto a su trabajo y como ya argumentara la web Choco Tóxico en 2011, devolver las esculturas a sus autores?


La Mar de Onuba te regala la ‘Guía para el Visitante’ que te permitirá conocer las escultura del Parque Zafra, y que nadie te había ofrecido antes.

La posición del Ayuntamiento y los grupos municipales

‘Pieza grande’ de Francisca Abreu

Consultado por La Mar de Onuba, el Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Huelva (PSOE) asegura en un comunicado que “no hay que perder la perspectiva de que el anterior Equipo de Gobierno del PP deslució y despreció lo que en su día fue el Museo de Arte Contemporáneo al Aire Libre de Huelva (…). Alegaron que las piezas escultóricas eran barreras arquitectónicas, las dispersaron por la ciudad, muchas de ellas directamente desaparecieron y se relegaron a un papel residual, lejos del protagonismo y puesta en valor de sus orígenes, a pesar de que muchas de estas esculturas eran obra de artistas de referencia y de que conformaban un elemento de dinamización cultural y turística infravalorado por la anterior corporación, que tampoco asumió el mantenimiento que merecía este legado artístico”. Según defiende el Consistorio, “en la actualidad, el mantenimiento de las esculturas del Parque de Zafra se aborda en el marco del dispositivo ordinario de limpieza del área de Infraestructuras y Servicios Públicos del Ayuntamiento”. En paralelo, finaliza el comunicado, “desde la Concejalía de Cultura, Turismo y Promoción de Huelva en el Exterior se trabaja en un proyecto global de dignificación y puesta en valor de todos los elementos artísticos de la ciudad, como también son estas esculturas. Por lo que está en estudio una actuación para conseguir devolverles la dignidad y un papel más notorio en la ciudad”.

Por su parte, el presidente del Grupo Municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Huelva, Pedro Jiménez, expone que “el patrimonio cultural de Huelva ha sufrido las consecuencias del abandono al que fue sometido por el anterior equipo de gobierno del PP. Estas esculturas, como muchos otros valores arqueológicos, monumentales e históricos de Huelva no han tenido la atención que requieren de las instituciones para su conservación y puesta en valor. Reclamamos desde hace mucho tiempo que el valioso patrimonio arqueológico que permanece enterrado en esta ciudad se señalice, se cuide y se ponga en valor. También reclamamos lo mismo para las esculturas que han sido abandonadas a su suerte y hacer de Huelva una ciudad atractiva culturalmente, de la que su población se pueda sentir orgullosa y hacer de este valioso patrimonio un elemento para atraer a más visitantes”.

‘Señora culito’ de Gregorio García

El Grupo Municipal de Participa Huelva también manifiesta que “venimos reclamando desde el principio que se gobierne para toda la ciudadanía y que se apueste por hacer nuestra ciudad más amable y atractiva. Apostamos por la puesta en valor de las esculturas que vestían nuestras calles peatonales. Con esto queremos aportar nuestro apoyo a la iniciativa “Estatuas Malqueridas” entendiendo que es cierto que “el museo-gliptoteca al aire libre de la capital languidece”, creemos que la sociedad organizada según sus reivindicaciones es el sustento diario de la mejora de la ciudad. Es de agradecer que se presenten proyecto para realzar nuestra amada Onuba. Con un poco de cariño e interés por apostar por ese espacio y ajustando algo la plantilla para el mantenimiento se podría hacer mucho. Esperamos que este equipo de gobierno lo considere”.

Para el Grupo Municipal de Ciudadanos, “la situación que presenta el parque de Zafra, en general, y su museo al aire libre, en particular, es de total abandono, lo que ofrece una lamentable imagen tanto para los vecinos de la ciudad como para cualquier persona que visite Huelva y dé un paseo por allí. La formación naranja estima que se trata de uno de los lugares que, por su situación, más posibilidades puede ofrecer en el resurgir de la ciudad y su acercamiento a la Ría de Huelva y que, sin embargo, se encuentra desaprovechado. Un aspecto que se agrava si se tiene en cuenta que Huelva es una ciudad que adolece de falta de espacios expositivos por lo que cualquier zona que se destine al Arte y la Cultura debería contar con el respaldo y la protección de las instituciones, ya que es una oportunidad de realzar la imagen de la ciudad. Por ello”, añaden, “es necesario actuar en este parque para dotarlo de vida y potenciar el aspecto cultural que ofrece y que le otorga un carácter peculiar y diferenciador respecto a otros espacios verdes de la ciudad. Son numerosas las opciones que ofrece este amplio enclave al que hay que sumar la proximidad de otro emblemático espacio verde de la ciudad: el Parque de las Palomas. La conexión de ambos espacios permitiría potenciar aun más sus recursos y reactivar los dos parques dotándolos de vida y recursos, como dos espacios unidos pero con usos “paralelos”: lúdico y cultural”. La gestión y el mantenimiento de las zonas verdes de la ciudad es, sin duda, una de las asignaturas pendientes tanto del equipo de gobierno actual como de la corporación que ha estado dos décadas en el cargo.

‘Señora a caballo’ de Jorge Segui

 Por último, el Grupo Popular municipal entiende que “sería muy positivo para la ciudad la puesta en marcha de un proyecto museístico que, respetando su naturaleza de Museo al Aire Libre, permita que la ciudad ‘redescubra’ estas magníficas esculturas instaladas en el Parque de Zafra, una ubicación que podrían seguir manteniendo. Se trataría de un proyecto museístico no muy costoso y tendente a la información y a la divulgación, como un atractivo cultural y turístico más para la ciudad, incluyéndolo en las rutas turísticas actualmente existentes y poniendo en marcha visitas educativas con colegios e institutos que posibilitaran que nuestros niños y jóvenes comenzaran a respetar y a apreciar su indudable valor”.


[i] El título “Esculturas malqueridas” lo hemos tomado de una serie de artículos publicados entre el 19 de febrero y el 1 de marzo de 2011 por la web Huelva según Choco Tóxico. Apuntes choqueros, reflexiones tóxicas.

Defender y proteger el patrimonio artístico y cultural de todos

Acerca de La Mar de Onuba 508 Articles
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. - © Copyright LAMDO 2017

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*