En tiempos de santas confusiones

con prosas y otros versos/ con versos y otras prosas/ con anomalías todas/ a ritmo materialista dialéctico

Nuestras horas son minutos/ cuando esperamos saber/ y siglos cuando sabemos/ lo que se puede aprender” Antonio Machado

por Eduardo Madroñal

 

Cuando las anomalías son/ espaciotemporales/ psicosociales/ y esquizofrénicas/ cuando llueve dentro del alma/ cuando lo único que intentas/ cuando otras vidas cruzan tus entrañas/ cuando salen con nombre/ cuando los números son letras/ cuando los objetos son afectos/ cuando el ritmo es velocista/ cuando llueven puñales/ cuando el magma se hace palabra/ cuando son tornillos sueltos/ cuando los dioses son humanos/ cuando uno más uno es uno/ cuando salen como arrebatos/ cuando el inconsciente vibra/ cuando la marmita se desborda

Siendo conscientes y respetuosos/ con las leyes de la física y sus derivados/ ¿podemos ignorar alocadamente/ las leyes del materialismo histórico?

Sólo somos individuos/ para nacer y para morir/ pero, desde cómo nacemos/ hasta cómo morimos/ y, entremedias, cómo vivimos/ sólo somos vida social

Habría que ver/ la cara de susto que se le puso/ al primer grupo de humanos/ cuando se dieron cuenta de que eran/ los únicos individuos conscientes/ en medio de los demás de seres vivos/ ¡la primera angustia vital/ colectiva y social!

Siendo conscientes y respetuosos/ no sólo con las leyes de la física/ sino también/ con las leyes del materialismo histórico/ ¿podemos ignorar ciegamente/ como individuos esencialmente sociales/ las leyes de la psique humana/ llamémosle, psicoanálisis?

Porque las leyes de la física/ tienen un ritmo/ la lucha de clases/ tiene otro ritmo/ y la lucha contra el superyó/ tiene su propio ritmo

Porque las leyes universales de la contradicción/ son inexorables/ y las contradicciones particulares/ imposibles de ignorar/ porque lo universal reside en lo particular/ se recomienda ser consciente de las propias contradicciones

Si uno/ olvida que es un aprendiz/ uno/ deja de ser maestro

Una silla parece estable/ si se asienta sobre cuatro patas/ aunque sean patas inestables/ una vida parece segura/ sobre cuatro decisiones/ aunque sean inseguras/ una conciencia es clara/ sobre cuatro verdades/ aunque nos den miedo

Las heridas son inevitables/ son parte de la vida/ y de la muerte cuando son mortales/ no se puede vivir sin ellas/ y se curan de alguna forma/ o se gangrenan/ y se dividen en dos/ hay heridas y heridas/ hay heridas que fortalecen/ y hay heridas que debilitan/ hay heridas de libertad/ y hay heridas de ataduras/ hay heridas de placer/ y hay heridas de tortura

A golpes de vivos durmientes/ a golpes de muertos vivientes

A veces el problema no son los crímenes/ el problema es la antesala de los crímenes

Hay demonios que te acompañan/ casi toda la vida/ como viejos amantes despechados

Hay dolores y dolores/ el dolor sordo del corazón reprimido/ y el alegre dolor de agujetas placenteras

Cómo no van a existir los dioses/ si los crearon los hombres/ por eso habrá dioses/ mientras existan los hombres

A veces los dioses/ humanos designios/ oscuras pasiones/ a veces los hombres/ divinas entrañas/ preciosas entregas

Parecería que…/ sin toque humano/ nada es divino

Hace tiempo que pensaba/ que era más difícil/ ser hombre que ser dios/ porque ser dios es tener sabiduría ilimitada/ y ser hombre es tener sapiencia limitada/ ahora pienso que no sólo es más difícil/ sino que es más valiente/ porque es más valiente elegir/ teniendo una conciencia limitada/ que elegir sabiéndolo todo

Hay brumas sin luz y brumas con luz/ eso es lo único que podemos saber/ y a veces las brumas de los otros/ dan algo de luz a nuestras brumas/ se podría decir que es lo único importante/ que se puede aprender en la vida

En la pequeñez/ de la conciencia humana/ reside la grandeza/ del resto de la materia

La vida es/ una permanente esquizofrenia/ simultáneamente, vida que muere/ y, a cada instante, vida que vence/ a la muerte/ un continuo ir acostumbrándose/ un continuo ir decidiéndose/ acostumbrándose a ir muriéndose/ decidiéndose a ir reviviéndose

Ay, los taninos de la vida/ son inescrutables

Hay muertos vivos amortajados de pastillas/ hay vivos desnudos atiborrados de placeres/ hay muertos labrando porvenires/ hay vivos cultivando amaneceres/ hay muertos vivos añorándose a sí mismos/ hay vivos desnudos disfrutando con los unos

Hay muertes que alimentan otras vidas/ y hay vidas que atraviesan otras vidas/ como puñales de muerte

Si uno/ no se encariña de su vida/ se encariña de su muerte

En el exceso está la virtud/ porque nacer es un exceso ya/ porque morir es un exceso ya/ y, entremedias, también elegir

Si no se aprovecha la condición/ de minúscula materia consciente/ para aplicarla a las vicisitudes/ como vital individuo social/ ¿para qué entonces andar/ trabajándose la vida ciegamente?

Hay arrabales de la conciencia tan peligrosos/ que algunos construyen muros/ en su mente y en la de los demás

Siendo una batalla/ tiene varias guerras/ todas las batallas/ siempre varias guerras

El enemigo con sus ataques/ obliga a corregir las debilidades/ lo único que realmente fortalece/ porque la debilidad del enemigo/ reside en la propia fortaleza/ en la corrección de las debilidades

La verdad es la verdad/ y parte de la mentira/ todos sabemos que/ las medias verdades son mentira/ la mentira es la mentira/ y parte de la verdad/todos sabemos que/ de mentira se saca verdad/ pero no todos sabemos que/ la única y verdadera verdad/ es la lucha perenne/ entre la mentira y la verdad/ pero todos podemos saber/ que entre la mentira y la verdad/ en cada momento tenemos que/ apostar por la mentira o la verdad

No nos inventamos/ la vida nos obliga a elegir/ a quienes somos lucha interna/ de complejas contradicciones/ y lo que importa es qué se elige/ y si es lo que uno quiere

¿Qué sucede cuando/ la semilla marxista y la semilla freudiana/ florecen en el mismo jardín neuronal/ y crecen y crecen…? / Ay, la conciencia… entonces/ un don y una maldición

La vida está llena de mensajes/ hasta nosotros somos mensaje

El habla humana está llena de lenguaje corporal/ ¿expresa el lenguaje las anomalías reales/ generando sus propias anomalías?

Cuando hablamos/ ¿quién se expresa/ el individuo social/ o la sociedad individual?

¿Es la lucha contra el superyó/ una anomalía de la lucha de clases? / Ironía profunda de los pueblos subyacentes

Ya llegará/ tu viento / el viento del pueblo / el rostro de Dolores / el paso victorioso/ de nuestra nunca muerta/ España / y entonces / arcángel de las cabras / pastor caído / gigantesco poeta de tu pueblo / hijo mío / verás/ que tu rostro arrugado/ estará en las banderas / vivirá en la victoria / revivirá cuando reviva el pueblo / marchará con nosotros sin que nadie/ pueda apartarte más del regazo de España Pablo Neruda sobre Miguel Hernández en El pastor perdido.


Eduardo Madroñal Pedraza, colaborador de La Mar de Onuba, nació el año 1951 en Madrid, el año 1951, de raíces andaluzas paternas y castellanas maternas. Fue velocista y jugador de balonmano. De una clase social, eligió otra práctica social. Fue, por el  artículo 191 del Código Civil franquista, «padre soltero» de una hija de madre desconocida. Estudió Psicología. Trabajó 7 meses como repartidor de codornices y 7 años como administrativo en Uralita. Acabó Psicología; fue profesor de inglés (6 años en colegio privado y 4 años en instituto por oposición. Con la LOGSE se cambió a orientador educativo. Anomalías se titula su tercer libro de poemas. Colabora en diversas publicaciones (De Verdad, Chispas…) en formato digital e impreso. Es militante de Unificación Comunista de España, miembro de Recortes Cero, e integrante de la Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones. Profesor aprendiz, psicólogo inapropiado, orientador peregrino, demócrata distinto, patriota inusual, comunista extraño, padre inesperado, abuelo chocante, amante inhabitual, y alguna anomalía más.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.