En defensa de ‘La Vida Moderna Oh my lol’: una desafortunada nota de prensa de Caraballo y Cruz

‘La Vida Moderna’ es “marcar la casilla de la Iglesia con una esvástica”, “preguntarle a un taxista por una parada de Uber”, “ir a pillar farlopa haciendo running”, “gritar ‘invent’ en misa”, “practicar la asfixia erótica con un cable de HD”, “hacer la extremaunción por los regalos”, “desayunar una tostada con aceite de palma”, “montar un Paint Ball en Puerto Hurraco”, “que un millenial te llame sidoso por haber tenido VHS”, “creer que tu abuela habla con manos libres cuando tiene demencia”, “ver la petanca con Roja Directa”, “hacer match en Tinder con tu hija”, “decirle a tu hijo que los niños vienen de Amazon”, “follarte a tu hermana porque lo viste en ‘Juego de tronos’”, “dosificarte 24 gramos de cocaína en el calendario de Adviento”, “hacer la dieta crudivegana para entrar en el traje de luces”, “hacer twerk en un examen de próstata” o “que te secuestren y puntuar el zulo en TripAdvisor”.

Los miles de seguidores del programa La Vida Moderna (Oh my lol) de la Cadena Ser saben de sobra que se trata de un espacio en el que no ha lugar a la condescendencia en el humor satírico, mordaz e incluso soez en ocasiones que protagonizan cada madrugada,de lunes a jueves y de 1,30 a 2.00 horas, los muy incorrectísimos David Broncano -conductor del espacio-, Quequé e Ignatius Farray

En el programa del pasado día 6 le tocó a Huelva ser la “victima propiciatoria”, al hilo de un titular de La Vanguardia sobre nuestra campeona olímpica, Carolina Marín, que rezaba “En el europeo de Huelva voy a ir a ganar, pero sobre todo a disfrutar”. En el habitual tono jocoso del programa se deslizaron comentarios propios de su estilo provocador. Así, el inefable Ignatius aseguró que “tiene mucho mérito tener una mentalidad ganadora siendo de Huelva”, lo que Quequé apuntilló diciendo que en La Vida Moderna “no nos metemos mucho con Huelva porque bastante tienen”. Sobre Carolina y sus ganas de “disfrutar” Ignatius añadía que “entre gayola y gayola os va a meter una paliza”, y, finalmente, Quequé invitó al Patronato de Turismo a ser “patrocinador” del programa. Y poco más, pues la broma terminó con palabras de admiración a onubenses ilustres como el fallecido humorista Pedro Reyes, a la propia Carolina Marín y a Martirio.

No cabe duda de que si esos comentarios se hubiesen realizado en otro tipo de espacio, podría considerarse un desprecio a Huelva, pero difícilmente puede serlo en un programa cuya razón de ser es, per se, el humor con altas dosis de provocación. Sin embargo, no han sido pocas las personas que se ha sentido ofendidas, y así lo han manifestado en las redes sociales, con especial énfasis en Twitter. Cosa hasta cierto punto comprensible, pues siempre hay quien no sabe encajar el humor; aunque también sorprendente en una tierra tan dada a la broma, incorrecta y también jocosa que forma parte de sus indudables atractivos.

Pero más sorprendente, si cabe, es que se hayan sumado al enfado de los tuiteros las instituciones provinciales, en boca de sus máximas autoridades, el Alcalde, Gabriel Cruz, y el Presidente de la Diputación, Ignacio Caraballo, que en una desafortunada nota de prensa han calificado las bromas de Broncano y su equipo de “trato vejatorio a Huelva”, e incluso han pedido una “inmediata rectificación al programa”.

Una petición satisfecha, fieles al estilo de La Vida Moderna, en el propio espacio:


Desde esta redacción, asumiendo que habrá quien no comparta nuestro criterio, rechazamos que La Vida Moderna haya tenido intención de ofender a Huelva o a sus habitantes, y encajamos con humor, que es de lo que se trata, la sátira de Broncano, Quequé y el “jodido Ignatius”. Ojalá hubiera más programas que alimenten el humor. En un país en el que la Libertad de Expresión se está poniendo en tela de juicio cada día, hace falta más humor. Porque también ¡el humor es Cultura! Y como bien dicen los protagonistas de la exagerada polémica, “nadie quiere otra etapa azul”.

Por eso, consideramos que el Alcalde Gabriel Cruz y el Presidente de la Diputación Ignacio Caraballo se han equivocado; y no podemos más que calificar como desafortunada y fuera de lugar su nota de prensa conjunta de este sábado.

COMUNICADO DE LA REDACCIÓN DE LA MAR DE ONUBA

Acerca de La Mar de Onuba 913 Articles
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

12 Comments

    • Es necesaria esa sensatez, y de verdad hay que agradecerla. Muy buena editorial, necesaria. Aprendamos a reirnos de nosotros mismos y no ver maldad en la broma, aunque sea demal gusto y zafia. Yo me rio mucho cada dia con la vida modera, y es verdad que se pasan muchas veces, pero tambien hace falta ese tipo de humor. Y no creo que haya habido intencion de meterse con nuestra Caro, la más grande deportista de Huelva de todos los tiempos.

  1. Por supuesto que estamos en una tierra dada a la broma, pero sin palabras que ofenden, sin insultos, porque en el tono de las palabras, aunque Sean insultos se sabe cuando es una broma y no molesta, como el típico: “que hijoputa eres cabron”. No vale decir eres un hijo de puta y después acabar halagando para hacer ver q estabas de broma, eso es lo que ofende y lo que se ha hecho en ese programa. Así que nada ahí lo dejo, un tío de Huelva.

  2. Se puede entender a quien no entiende detemrinado tipo de humor. pero es irresponsable que y alimenta el odio que el alcalde de Huelva y el de la Dipuatción hayan entrado enla polémica. La Mar de Onuba tiene, desde mi vision,toda la razón.

  3. No se quien es mas deplorable, quien hace el programa o quien lo defiende. Nos equivocamos con el rollo de la libertad de expresión, que hoy parece que nos permite insultar de forma gratuita a todo el que queramos y encima sentirnos modernos e innovadores. Ya es cansino todo esto. Que va, eso no es humor, no vale todo. Tiene que haber un limite, y lo hay, y no deberiamos franquearlo porque vivimos en sociedad y necesitamos del respeto de todos. De verdad necesitamos este tipo de humor y aqui en Andalucía?? Estamos en la tierra del humor y aqui es muy facil encontrar como pasar un buen rato a carcajada limpia. Si esos van a seguir asi, con ese estupendos programas, que al menos, a nosotros nos dejen en paz y como veo que parecen estar al limite de ideas yo podria sugerirles que hicieran, al menos, uno dedicado a sus familias, a lo mejor entonces si nos reimos un poquito no? Y por cierto, y hablando de limites, el de CI de discapacidad profunda cognitiva esta entre 5 y 19. A ver si al menos en este limite se superan. Es esto humor negro???

  4. Insultar a las personas y menospreciarlas (“tiene mérito… siendo de Huelva) por su lugar de origen se acerca demasiado a la xenofobia y el supremacismo como para defenderlo. Un insulto generalista y simplista de este tipo, que por desgracia casi siempre va dirigido a Andalucía, no es humor. Y no creo que nadie defendiese algo así si se dirigiese a grupos raciales, étnicos, religiosos o sexuales concretos. Gracias, la Mar de Onuba, por vuestra sinceridad. Espero que os toméis de buen rollo si todos los onubenses, haciendo uso de nuestra libertad, os damos la espalda como lectores.

  5. Escucho con frecuencia LA VIDA MODERNA, así como otros programas del estilo como NADIE SABE NADA (emitido también en Cadena SER) o ILUSTRES IGNORANTES. Es cierto que LA VIDA MODERNA sea quizás el más irreverente de todos ellos, aunque algunos comentarios vertidos en ILUSTRES IGNORANTES no se quedan atrás. Este tipo de programas con el humor ácido como bandera, buscan precisamente la provocación y la estupefacción del público por el atrevimiento a la hora de hacer ciertos comentarios. Y de ahí a la carcajada, distan solo unas décimas de segundo. Pero hay que diferenciar entre provocación e insulto. Y resulta triste que tengamos que hacer esta diferenciación, porque debería estar meridianamente clara para todos. Cuando se hace una referencia pública a una entidad con nombre propio, bien sea una persona, una empresa, un producto, una ciudad o región, etc. es responsabilidad del emisor de ese mensaje, tratarlo con respeto para no caer en la descalificación, porque pueden herirse sensibilidades innecesariamente. Para hacer más práctico y entendible mi exposición, pondré un ejemplo con nombre propio, sin acritud ni ánimo de ofender. No es lo mismo decir que “LA MAR DE ONUBA es una revista cultureta y humilde con poca repercusión mediática” a decir que “LA MAR DE ONUBA es un bodrio de panfleto que aunque nadie lo lee, al menos, sirve para limpiarte el culo”. Repito que solo es un ejemplo que quizás sirva para hacernos una idea de que cuando hablamos de nombres propios, deben tenerse presente ciertos límites. La cosa cambia en el ámbito privado, donde puedes tomarte ciertas licencias porque sabes que ese comentario no tendrá ninguna repercusión a gran escala. Pero en este caso se trataba de un programa radiofónico emitido por una de las emisoras de radio más respetadas y seguidas del país. En mi humilde y respetuosa opinión, las claras descalificaciones a la ciudad de Huelva y a Carolina Marín, no solo han dejado en muy mal lugar al programa LA VIDA MODERNA, sino también a la propia Cadena SER.

    • Como dicen en mi pueblo, Alberto, “te habráh quedao encharcaito”. Ojalá hubiera más medios como La Mar de Onuba, capaces de decir lo que opinan/opinamos muchas personas. La polémica es tan tonta como, por poner un ejemplo, tonto puede ser tú. O cateto. Pero no es más que un ejemplo. El gran problema de Huelva es que somos capaces de poner el grito en el cielo por un estúpido programa de radio, mientras se cachondean de nosotros quienes, al albur de la misma idiotez, se ponen al frente del orgullo herido. ¿Orgullo de qué?

  6. Que poca vergüenza tienen estos payasos ,desde luego con el físico del feo de las barbas que lo que debe de conocer son solo complejos se pueda entender que digan que era broma ,vaya progresistas y vaya la cadena ser por tener estos bultos al frente de un programa en su cadena porque además hablan sin duda con poco conocimiento ; que trankika vuestras madres cuando OS echó x ay..so guarros

  7. A MARTÍN LUNA: ¿Quien se ha sentido herido? Ni me conoces, ni sabes nada de mí como para decir como soy o dejo de ser. Estoy seguro de que te sorprenderías, Martín Luna. Pero no por considerarme una persona de mente abierta, que adora este tipo de humor, que practico y con el que me siento muy identificado, voy a justificar y/o aceptar una descalificación. La cuestión para mí es tan clara, como tonta te puede parecer a tí la polémica. Y probablemente no merezca comentarlo mucho más. Para mí es inaceptable una descalificación de ese tipo, independientemente del entorno y el contexto en que se haga, y punto pelota. No por ello soy un cateto, ni hiere mi orgullo, ni nada parecido. Por cierto ¿de que pueblo dices que eres?

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*