El TSJA suspende a Bendodo

Bendodo y Moreno Bonilla pretendían colocar a cientos de personas en la Junta en un procedimiento exprés de 24 horas, sin currículum, sin publicidad, sin más mérito y capacidad que ser poco menos que pariente del correcaminos para llegar el primero en un correo electrónico

por Cristóbal Fernández


En julio de 2019, el consejero Bendodo se jactaba en sede parlamentaria de que ya no iba a ser necesario el carnet del PSOE para acceder a un empleo público en la Junta de Andalucía, porque se iba a seleccionar al personal “sin privilegios” y bajo los criterios de “igualdad, mérito y capacidad.” Palabras demagógicas, sin prueba alguna y de cara a la galería.

Poco más de un año después, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha suspendido una convocatoria exprés de la Junta para cubrir 278 plazas porque “incumple los principios de igualdad, mérito y capacidad”, añadiendo el fallo judicial que las contrataciones se han realizado mediante una “práctica contraria a la jurisprudencia y a la Constitución española”. Qué cosas, la derecha hablando todos los días de la Constitución para saltársela a la más mínima ocasión.

A las primeras de cambio, a Bendodo lo han pillado con el carrito de los helados. Teniendo en cuenta que la máxima responsable de las convocatorias exprés de empleo público de la Junta es la Consejería de Presidencia, podemos afirmar que el TSJA ha propiciado un enorme varapalo a Bendodo.

El pronunciamiento del TSJA ha sido contundente y previsible. Unas convocatorias de empleo público como las llevadas a cabo por la Junta de Andalucía no podían acabar de forma diferente. Bendodo y Moreno Bonilla han visto en los procedimientos para contratar a personas en tiempos de emergencia sanitaria, social y económica la excusa perfecta para incorporar cientos de personas a la Junta mediante un proceso fraudulento, como ahora confirma el TSJA.

Bendodo y Moreno Bonilla pretendían colocar a cientos de personas en la Junta en un procedimiento exprés de 24 horas, sin currículum, sin publicidad, sin más mérito y capacidad que ser poco menos que pariente del correcaminos para llegar el primero en un correo electrónico. Y claro, la pregunta que a uno se le viene a la cabeza es de cajón: ¿cómo se enteran los más rápidos?

Esta práctica, de la que ha abusado la Junta de Andalucía en los últimos meses, fue calificada por los sindicatos y por los partidos políticos de la oposición como un auténtico escándalo y un marco propicio para sospechas de enchufismo y nepotismo.

Como la Junta y Bendodo no rectificaron, CCOO y el PSOE presentaron sendos recursos contencioso-administrativos. El recurso presentado por el sindicato ha obtenido respuesta judicial con el resultado conocido: el TSJA ha suspendido a Bendodo, que debería, cuanto menos, pedir perdón a los miles de desempleados con los que ha jugado.

Las convocatorias exprés de empleo público utilizadas por la Junta de Andalucía han despreciado el esfuerzo de todos los opositores de la Junta y a todos los interinos de esta administración. Ahora, por imperativo judicial, el Gobierno andaluz deberá modificar el decreto 3/2020, para llevar a cabo convocatorias de empleo público que cumplan y garanticen los principios de igualdad, mérito y capacidad.

Señores Bendodo y Moreno Bonilla: el TSJA les ha parado los pies. Rectifiquen, no jueguen con los opositores y desempleados, cumplan la ley y, sobre todo, para defender la Constitución, además de votarla (algunos de sus antecesores no lo hicieron) hay que cumplirla.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.