El odio hacia el Islam, una forma de discriminación estructural y sistemática en Europa

Debate en la primera jornada del II Congreso Nacional ‘Desmontando la Islamofobia’.

Málaga, 24 de noviembre de 2020. La islamofobia no es un problema menor. Se ha convertido en una realidad que se manifiesta en agresiones físicas, en comentarios hirientes y en conductas que se basan en la discriminación y el odio hacia personas musulmanas. Una problemática que tiene carácter estructural y sistemático en las sociedades europeas.

Así lo ha asegurado este martes el coordinador en la Lucha contra el Odio a la Población Musulmana de la Comisión Europea, Tommaso Chiamparino, en la inauguración del II Congreso Nacional Desmontando la Islamofobia. Medio centenar de personas expertas se están dando cita hasta este jueves en este evento que celebra su segunda edición en formato online a causa de la pandemia. En este segundo congreso se ha duplicado asistencia con más de 500 personas inscritas, procedentes de hasta 19 nacionalidades.

La inauguración ha contado con la presencia del presidente de la Asociación Marroquí para la Integración de los Inmigrantes, Ahmed Khalifa, así como autoridades de Naciones Unidas, Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Málaga. Precisamente, la concejala de Participación Ciudadana, Ruth Sarabia, ha querido poner en valor durante su intervención la importancia de invertir en prevención «mientras siga existiendo un solo caso de islamofobia», y ha recordado que esta forma de discriminación está tipificada como un delito de odio en nuestro Código Penal.

Por su parte, el director de CIFAL Málaga-UNITAR, Julio Andrade, ha destacado que la Agenda 2030 tiene entre sus objetivos la lucha contra la islamofobia porque se hace necesaria para avanzar hacia una sociedad inclusiva y respetuosa con los derechos humanos. En esta línea, la directora de la Agencia Andaluza para la Cooperación para el Desarrollo de la Junta de Andalucía, María Luz Ortega, ha incidido en la relevancia de hacer un trabajo que involucre a la población para que esté informada, formada y sensibilizada: «Luchar contra la islamofobia supone generar una ciudadanía global, consciente del mundo en el que vive», ha manifestado.

Primeras mesas temáticas: educación e historia

En esta primera jornada se han desarrollado las dos primeras mesas temáticas en las que se ha debatido sobre islamofobia y se han propuesto formas de combatirla. En la primera de ella, centrada en la educación, se ha reflexionado sobre la necesidad de educar en valores como la paz y la convivencia, de que las escuelas se conviertan en espacios de cohesión e inclusión y también sobre el papel que cumple en esta lucha la mediación intercultural. Asimismo, en este espacio se ha puesto de manifiesto cómo la islamofobia también se ejerce desde entornos progresistas y cómo algunos de los argumentos se aproximan a los empleados por la extrema derecha.

Para ello se ha contado con las intervenciones de David Herrera, profesor de la Universidad de Granada; Souad Kchitil, del Ayuntamiento de Alicante; Daniel Gil Benumeya, profesor de la Universidad Complutense de Madrid; Alfonso Carral, de la Universidad San Jorge de Zaragoza; Patricia Jiménez, de la Universidad Internacional de Valencia; y Olga Pérez, investigadora de la Universidad Complutense de Madrid.

A continuación, se ha pasado a analizar la islamofobia desde una perspectiva histórica. En esta segunda mesa, en la que han participado el historiador Pablo Monerris;  el catedrático Bruno Ferrer, de la Universidad de Puerto Rico; el ensayista y escritor Santiago Alba y el profesor Juan Pablo Arias, de la Universidad de Málaga, se ha puesto de manifiesto cómo se tiende a presentar a las personas musulmanas «como entes monolíticos, que no han cambiado» a lo largo de la historia; así como el papel que ha jugado el lenguaje en la construcción de la identidad, dando lugar a una falta de empatía histórica.

Hasta el jueves se seguirá reflexionando  de forma trasversal cuáles son los motivos y las manifestaciones de la islamofobia, recurriendo a diferentes perspectivas a través de un total de ocho mesas temáticas: derecho, educación, medios de comunicación, género, acción social, economía, islam e historia. Posteriormente a las mismas, se abrirá un espacio de debate y también habrá espacios de encuentro para que el público pueda interactuar.

La islamofobia, en números

Lamentablemente, los datos que existen sobre las conductas islamófobas resultan del todo alarmantes. De ahí la necesidad de trabajar para incrementar el nivel de concienciación, formar agentes activos y ofrecer una atención individualizada a los casos de discriminación por islamofobia. Según los últimos datos de la Agencia de Derechos Fundamentales (FRA), solo un 10% de incidentes islamófobos llegan a ser denunciados.

En lo que llevamos de año, la Asociación Marroquí ha formulado 142 asesoramientos de denuncia por islamofobia, habiendo detectado estos casos en las atenciones directas que se llevan a cabo con las personas a las que damos apoyo. Sin contar los casos de ciberacoso, en 2020l al asociación ha recibido una veintena de peticiones de denuncias procedentes de distintas comunidades autónomas: Andalucía, Aragón, Cataluña, Castilla la Mancha, Madrid, Extremadura y Cantabria. En estos casos, la islamofobia se manifiesta de diferentes formas, como pueden ser las agresiones verbales y físicas, las amenazas de muerte, la expulsión de espacios públicos o la discriminación en el ámbito laboral.

De acuerdo con los datos recogidos en el informe anual de la Plataforma Ciudadana contra la Islamofobia, esta forma de violencia y discriminación contra las personas musulmanas o que, sin serlo, son leídas como musulmanas, ha aumentado en nuestro país de forma exponencial: los ataques contra la población vinculadas al islam representaron cerca del 40% de los delitos de odio en 2015 y 2016. Cifras que lamentablemente no han experimentado un descenso significativo en los años posteriores.

De ahí que desde la Asociación Marroquí se destaque la importancia de celebrar este segundo congreso nacional, que se enmarca en el Programa Nacional de Prevención de la Islamofobia (II), y que tiene el propósito de aportar herramientas para que la sociedad sepa detectar, reaccionar y prevenir actitudes y comportamientos islamófobos.

Este programa está cofinanciado por el Fondo de Asilo, Migración e Integración (FAMI), dentro de la convocatoria de la Dirección General de Migraciones del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, y la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía con cargo a la asignación presupuestaria del 0,7% del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRFP).

Acerca de La Mar de Onuba 3813 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.