El Gobierno revisa el sellado de 250 sondeos e inicia el cierre de 170 pozos como paso previo a la concesión de agua superficial autorizada a los regantes de El Fresno (Huelva)

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir agradece a la Comunidad de Regantes El Fresno la colaboración en el proceso y su predisposición en las labores de sellado.

Joaquín Páez, presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir advierte de que el Organismo “continuará luchando contra las prácticas agrícolas ilegales”.

LA CGH solicita la colaboración de los ayuntamientos y de la Junta de Andalucía,

Junto al cierre de pozos, la CHG anuncia el inminente traslado de los sondeos de Matalascañas para reducir la afección al acuífero, la redacción del proyecto para el recrecimiento del Agrio y la constitución de las CUMAS como principales ejes para la reversión de Doñana.

Huelva, 3 de febrero de 2021. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ha iniciado, en colaboración con la Comunidad de Regantes el Fresno Guadalquivir (Huelva), el cierre de 170 pozos y la revisión del sellado de otros 250 sondeos en el entorno de Doñana, lo que permitirá a los comuneros recibir el agua superficial en virtud de la concesión otorgada.

Las tareas, que han comenzado esta semana, han sido acogidas con satisfacción por el máximo responsable del Organismo de cuenca, Joaquín Páez, que ha agradecido “el compromiso de los regantes de El Fresno, su colaboración en el proceso y la predisposición en las labores de sellado, que están desarrollando en plena coordinación con la Comisaría de Aguas de la Confederación”.

Tal y como anunció el Organismo de cuenca tras cumplir con la regularización de la Comunidad, el derecho de agua se otorgaría por parcela, una vez que el pozo estuviera sellado por el agricultor y su cierre comprobado por la CHG.

Según los datos aportados por El Fresno, los técnicos de la Confederación certificarán en las próximas semanas el cierre definitivo de 170 pozos asociados a la reciente concesión de 318 hectáreas. “Gracias a ello, se deja de detraer un volumen de agua de 4,26 hm3/ año de la masa subterránea La Rocina, con conexión directa al arroyo del mismo nombre, lo que fomentará su recarga natural”, ha informado Páez.

Estas tareas se completarán con la comprobación del sellado de otros 250 sondeos, ya cerrados en la etapa anterior, con el objetivo de ratificar su inutilidad.

La regularización de esta concesión, otorgada en dos fases – 496 hectáreas en septiembre de 2018 y 318 hectáreas en diciembre de 2020- supone un aumento de la Gobernanza de la Confederación en el entorno de Doñana, actuando como herramienta fundamental para el refuerzo de sus competencias y el control en el uso del recurso.

Hoja de ruta para la reversión de Doñana

El cierre de pozos que ha comenzado esta semana supone un paso más en el compromiso de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir para revertir el estado del acuífero y garantizar su uso sostenible.

En este sentido, el Organismo continuará ejerciendo sus competencias en el control y la vigilancia del recurso en la zona, inspeccionando y sancionando aquellos terrenos situados fuera de suelo agrícola regable (SAR) según el Plan Especial de Regadíos de la Corona Norte de Doñana. “No vamos a conceder tregua a las captaciones ilegales ni a consentir el aumento de una hectárea más fuera de SAR”, ha advertido Páez, para lo que solicita la colaboración de los ayuntamientos de la zona y la Junta de Andalucía, competentes en la ordenación del territorio.

Asimismo ha anunciado la inminente reubicación de los sondeos de Matalascañas al Oeste del núcleo costero, para reducir la afección al complejo lagunar. Con esta medida se prevé recuperar hasta 1,3 metros de agua de la laguna del Charco del Toro, extendiéndose estos beneficios a otras más próximas.

En la misma línea, se iniciará la redacción del proyecto para el recrecimiento del embalse del Agrio, que permitirá pasar de los 20 hm3 actuales hasta los 60 hm3 previstos con el fin de aumentar la regulación del Guadiamar y disminuir la presión del acuífero.

Además, para dar continuidad a la declaración “en riesgo de no alcanzar el buen estado” de las masas de agua subterránea La Rocina, Almonte y Marismas, la CHG continúa trabajando en la constitución de las CUMAS (comunidades de usuarios de masas de agua subterránea) que, junto a la CHG, trabajarán en la elaboración de un programa de actuación y un plan de extracciones que coordine las medidas para garantizar la protección y conservación de Doñana. Actualmente el Organismo está elaborando el censo de los derechos de Doñana, una laboriosa y compleja tarea de comprobación y registro con más de 3.000 títulos. Durante el proceso, que el Organismo prevé finalizar en el primer trimestre del año, se celebrarán votaciones telemáticas para aprobar los estatutos y la Junta Directiva de cada una de las CUMAS.

A estas medidas en curso se sumarán en los próximos meses otras como la planificación en el proyecto de Plan Hidrológico del Guadalquivir 2022-2027 de una transferencia desde la ETAP de Moguer a Matalascañas, que ahorrará 2,5 hm3, así como la telelectura de contadores para monitorizar captaciones en más de 5.000 explotaciones, actuación que se desarrollará junto a la Universidad de Sevilla.

“Nuestro objetivo es devolver la salud ambiental a Doñana. Su conservación marcará el futuro para que la actividad sostenible continúe” ha concluido Páez.

WWF valora la clausura, pero pide el cierre de superficie agrícola de regadío
Pozo (sondeo) en el entorno de Doñana.
Pozo (sondeo) en el entorno de Doñana. – CHG – Archivo

El responsable de Agua y Agricultura de WWF en Doñana, Felipe Fuentelsaz, ha valorado que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), -organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico-, haya iniciado el cierre de 170 pozos y la revisión del sellado de otros 250 sondeos en el entorno de Doñana, lo que permitirá a los comuneros recibir el agua superficial en virtud de la concesión otorgada.

No obstante, en unas declaraciones recogidas por Europa Press, Fuentelsaz ha lamentado que no se lleve a cabo el cierre de superficie agrícola de regadío ya que sigue pendiente la actuación en 1.653 hectáreas como se marca en el Plan de la Corona Norte.

Así, ha felicitado a la confederación por «su liderazgo» ante esta cuestión pero ha lamentado que «no se esté haciendo el esfuerzo» correspondiente para cerrar la superficie agrícola de regadío que sin regularizar permanece en la zona y que suponen «una competencia desleal» para los agricultores que se encuentran dentro de la norma.

Asimismo, ha recordado que el cierre de estas captaciones de agua supone en algunos casos «una permuta» ya que pasan a disponer de agua en superficie mediante el trasvase del Tinto-Odie-Piedras, por lo que ha incidido en que hay más de 1.600 hectáreas que «tienen que desaparecer».

«Valoramos como positivo este cierre de pozos pero suspendemos a todas las administraciones, especialmente a la Junta de Andalucía, porque sigamos con la misma superficie agrícola y no se actúe en consecuencia», ha concluido.

Acerca de La Mar de Onuba 3926 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.