El Ayuntamiento desoye a los colectivos y quitará los ficus de la Plaza Niña

La Concejala de Participación Ciudadana, María Teresa Flores, desvela en sus redes sociales que no se van a talar, pero que «se van a trasplantar».

«Este tipo de árbol no es adecuado para un entorno urbano», sostiene la edil socialista.

La decisión de que los ficus dejen de dar sombra a la Plaza Niña, ya está tomada. A raíz de un intenso debate generado en sus redes sociales, la edil responsable de Participación Ciudadana, María Teresa Flores Bueno, ha desvelado cuál es la intención del equipo de gobierno municipal: trasplantar los árboles a otra zona de la ciudad (sin especificar), y sustituirlos por «árboles nuevos más adecuados para ese espacio y para el uso y disfrute de los ciudadanos». Flores, que asegura que «la  plaza va a quedar muy bonita», y asegura que «el motivo no es otro sino el que sus raíces [de los ficus] han destrozado el suelo y ya están destrozando el subsuelo con lo que ello conlleva: tuberías, canalizaciones, etc. de los edificios colindantes». La concejala añade que «este tipo de árbol no es adecuado para un entorno urbano».

Una batalla perdida para los colectivos ciudadanos y asociaciones que en las últimas semanas se habían manifestado en contra de que el Ayuntamiento de Huelva quite los ficus de la Plaza Isabel la Católica, más conocida como Plaza Niña.

El debate se inició tras compartir Flores Bueno en su perfil de Facebook un artículo de Eduardo Sugrañes, en el que el periodista de Huelva Información se posiciona claramente a favor de que los ficus se vayan de la plaza, uno de los escasos espacios del centro de la ciudad en el que se puede disfrutar de la sombra. , generando un intenso debate en la red social. «El tiempo pasa y para alguna concejal de la oposición los ficus son centenarios y llora que se puedan perder. Lo cierto es que el crecimiento de este tipo de árboles en las zonas urbanas es difícil de controlar. Las raíces no solo acaban con el entorno donde se levantan, ahí no crece más la hierba. Se dedican a levantarlo todo, hasta el propio Monumento de Santa Ángela tuvo que ser desplazado y ahora se protege con adoquines para que no continúen los daños por su cercanía agresiva.», sostiene Sugrañes en su artículo, en sintonía con la argumentaciòn de la concejala.

Una opinión que es rebatida, ente otros, por Alicia de Navascués, miembro del colectivo Huelva Te Mira y arquitecta especialista en intervenciones en espacios públicos. «El pavimento de la plaza no ofrece ninguna muestra de deterioro por las raíces», responde a la concejala en el hilo desatado en su muro de Facebook. «Sólo se aprecian las raíces muy desarrolladas en las zonas terrizas de los parterres. Por lo que nos han comentado otras fuentes fiables, no parece que haya problemas relevantes de raíces en pavimentos ni en infraestructuras urbanas que estuvieran justificando la intervención».

El colectivo Huelva Te Mira, así como varios concejales de la oposición y numerosos vecinos de la zona se han mostrado contrarios a los planes municipales, y están recogiendo firmas para que la remodelación de la Plaza Niña no conlleve la desaparición de los ficus. Llevan varias semanas convocando diversos actos y movilizaciones, y agitando el debate ciudadano en las redes sociales. No comparten el criterio del Ayuntamiento (que sí apoyan algunas asociaciones de vecinos), y no se creen los argumentos de sus propulsores. Las motivaciones las sitúan en peticiones de otros colectivos relacionados con las tradiciones onubenses, que reclaman más visibilidad para la arquitectura de la plaza. El propio Sugrañes da señales de ello en su artículo del pasado sábado: «Lo que sí es centenario en la Plaza Niña es el convento de las Hermanas de la Cruz y el ficus ahora no deja verlo. Eso sí que es un problema que viene padeciendo el escaso patrimonio histórico artístico y sentimental de la ciudad».

Navascués abunda en este aspecto cuando afirma que la decisión del Ayuntamiento de quitar los ficus «parece obedecer más a criterios estéticos y de funcionalidad para determinados eventos». La portavoz de Huelva Te mira asegura que «nadie está negando el derecho del Ayuntamiento a tomar la iniciativa de remodelar la Plaza», pero reclama que se escuchen «todas las opiniones» y se haga «con el consenso de la ciudadanía» y con «criterios de sostenibilidad».

«No se puede seguir interviniendo en la ciudad como se hacía en el XIX, donde la opinión de la sociedad no contaba para nada», reclama Alicia de Navascués, «Ese tipo de sistemas tiene un nombre, y poco o nada tiene que ver con una democracia madura. España ha suscrito una serie de convenios europeos que obligan a los poderes públicos actuar de una forma más participada y democrática en el paisaje urbano, en el patrimonio natural y cultural, que es imprescindible para el bienestar social. El revuelo y la alarma que están generando los temas relacionados con los ficus de la Plaza Niña, con el desarrollo urbanístico en los cabezos y con otros elementos de nuestra identidad son buena prueba del valor social del patrimonio».

El debate está abierto, y hay posiciones encontradas. El Partido Popular en el Ayuntamiento de Huelva, por ejemplo, ha criticado este lunes al alcalde, Gabriel Cruz , por «no dar la cara ante el rechazo mayoritario de los onubenses a la tala de los dos ficus de la Plaza Niña». El PP ha reprochado al primer edil su «inexplicable silencio» frente a la creciente preocupación de muchos vecinos, que han sido testigos hoy de cómo trabajadores municipales «realizaban labores que hacen presagiar la intención del alcalde de talar los ficus aprovechando los meses de verano», ha informado el PP en una nota. Los concejales del PP en el Ayuntamiento han recriminado al alcalde «que haya tardado cuatro días en responder a la petición de información sobre la reforma de la plaza y que en su respuesta sólo se limita a indicar que el proyecto está en Urbanismo». Los populares consideran que la respuesta del alcalde «demuestra que no tiene voluntad ninguna de acuerdo y que está empecinado en el ordeno y mando».

Por su parte, el Grupo Municipal Mesa de la Ría solicitará respuesta al equipo de gobierno sobre cuál es la intención que tiene “acerca de la tala de los ficus centenarios que se encuentran en la Plaza Niña de la capital”. La pregunta se hará efectiva en el pleno ordinario de este mes de julio. Mesa de la Ría asegura que “tras la situación de emergencia climática que atraviesa el planeta, esta formación política tiene claro que no sería aconsejable ni oportuna su tala”. Justo antes de la campaña electoral, el 25 de abril, los socialistas dieron a conocer del proyecto de remodelación de la Plaza Niña. Un proyecto de urbanización que pasa por la sustitución de los ficus por naranjos”. Los concejales de MdR se hacen eco de que «numerosos onubenses y colectivos de ciudadanos se están manifestando en defensa de estos árboles» y que «los representantes vecinales abogan por un cambio de la plazoleta en la que se conserven los elementos singulares: el monumento a Santa Ángela de la Cruz y la arboleda».

También los concejales de Adelante Andalucía se han manifestado a favor de que los ficus permanezcan en la Plaza Niña, y el Círculo Patrimonial de Podemos ha criticado la pulsión «arboricida» del Alcalde Gabriel Cruz.

Muchas voces que hoy se han chocado con lo anunciado por la concejala Mari Tere Flores Bueno en su muro de Facebook: los días de sombra bajo los ficus de  la Plaza Niña pronto serán un recuerdo para muchos onubenses.

Falsa alarma de tala

El debate en las redes sobre la conveniencia o no de quitar los ficus de a Plaza Niña, alcanzó este lunes una gran intensidad al difundirse un vídeo en el que se veía a operarios municipales tomar medidas en el entorno de uno de los ficus, y al propio árbol.

La presencia de los operarios en varios grupos de WhatsApp de los colectivos que defiende la permanencia de los ficus en la plaza, y poco minutos después varios de ellos se personaban en el espacio para ver con sus propios ojos lo que se estaba haciendo, por si consideraban necesario hacer una llamada a a movilización de la redes sociales para evitar la tala de los árboles. Por su parte, Mesa de la Ría se ha pedido a los onubenses que estén “ojo avizor” y avisen a través de las redes sociales para tratar de impedir la tala.

En realidad, y al menos este lunes, los operarios sólo estaban realizando «tareas de mantenimiento», según explicaron fuentes del Ayuntamiento.

 

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Acerca de La Mar de Onuba 2599 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

1 Comentario

  1. El ficus que se ve a la derecha en la foto, se tala y ya está. No sirve para nada y es un peligro. Y además con un porte horroroso.
    El otro, si los técnicos municipales consideran oportuno y viable trasplantarlo a otro lugar más adecuado, hágase. Nunca debieron estar ahí. No es un lugar adecuado para esa especie. Lo diga «Huelva te mira» (hay que ver el nombrecito) o el papa.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.