El alcalde defiende su «Plan de Erradicación del Chabolismo» mientras en Lepe la falta de alojamiento para trabajadores agrícolas adquiere tintes de emergencia humanitaria

Muchos trabajadores se hacinan en el edifico destinado a un albergue de transeúntes y abandonado hace años por el Ayuntamiento de Lepe

«La gente está durmiendo en la estación de autobuses, en las calles, en el patio del albergue inacabado…», alerta la asociación Asnuci.

Organizaciones humanitarias denuncian que los impedimentos del Ayuntamiento para levantar nuevas chabolas esta temporada obliga a decenas de trabajadores agrícolas a dormir en calles y espacios públicos.

El regidor lepero quiere instar a los propietarios de las fincas afectadas a emprender acciones legales para lograr el desalojo de los asentamientos.

González propone un “consorcio de administraciones públicas” para crear para una “red de alojamientos temporales”.
Vídeo difundido por Asnuci nuevos ciudadanos por la interculturalidad el pasado 24 de marzo
por Perico Echevarría

Jueves, 15 de abril de 2021. «DENUNCIA: ES MUY GRAVE LO QUE ESTÁ PASANDO EN LEPE». El post publicado el pasado 24 de marzo por la asociación  Asnuci nuevos ciudadanos por la interculturalidad no podía ser más explícito. «Hay muchísima gente durmiendo en la calle. No se permite la construcción de chabolas y no se han dado soluciones alternativas. Debiera habilitarse algún pabellón polideportivo para que la gente acampada pudiera disponer de aseos. O alquilar algunas naves vacías y a su vez módulos de aseos. Es una solución fácil y barata. Hay que habilitar alojamientos de urgencia. La gente está durmiendo en la estación de autobuses, en las calles, en el patio del albergue inacabado…».

La situación de decenas de temporeros que no tienen un techo bajo el que dormir y que se hacinan en la estación de autobuses, el patio del abandonado edificio para un albergue nunca terminado, y las propias calles de la localidad onubenses está adquiriendo tintes de drama humanitario. Además, la campaña de los célebres berries onubenses no está siendo tan productiva y el trabajo escasea esta temporada. A la falta de un lugar donde vivir, se suma la falta de ingresos.

Solo colectivos ciudadanos como La Carpa están ofreciendo una respuesta solidaria ante la situación. La organización radicada en Sevilla prepara ya la enésima «expedición» de sus voluntarios para llevar durante el fin de semana alimentos, ropa de abrigo, mantas y otros artículos de primera necesidad a los asentamientos, en los que el Ayuntamiento está impidiendo que se levanten nuevas chabolas, según fuentes de varias organizaciones ciudadanas, y a las personas que, por este motivo, duermen cada noche a ras del suelo.

El pasado domingo, Alfonso Romera, coordinador y portavoz de La Carpa escribía en su perfil de Facebook:

Ya de regreso de la sexta expedición a Lepe de este 2021. De allí venimos. Hace ahora un año que acudimos por primera vez, cuando hacía pocos días que se había declarado el estado de alarma. Nos ha impactado el deterioro sufrido durante este año. Ya entonces eran condiciones de vida infrahumanas. Ahora, ¿cómo calificarlo? Hemos realizado el reparto en tres de los diez asentamientos: el del cementerio, el del campo de fútbol y el del albergue municipal (inacabado y en precario estado). Pero no ha sido lo mas importante aunque muy necesario. Tras realizar el reparto hemos visitado el albergue que nadie quiso terminar. Colchones compartidos por los suelos, cartones tapando los huecos que quedaron sin cristales en este proyecto de edificio abortado. Lo que hemos visto podríamos describirlo diciendo que nos hemos encontrado chabolas dentro de una gran chabola. 

Y las miradas. Regresamos atravesados por muchas miradas. A diferencia de otras veces hoy eran profundas, serias y aunque duela decirlo, desconfiadas. Otras veces nos trajimos miradas alegres, pero hoy las hemos buscado sin encontrarlas. Se han sobrepasado el limite de lo que es permisible en una sociedad moderna y democrática del siglo XXI. El dolor que se les está infligiendo a estos obreros del campo es tan bestial como su silencio.

Reparto de alimentos y artículos de primera necesidad el pasado fin de semana en Lepe (Foto: La Carpa)

Romera prepara ya la séptima de 2021. En esta ocasión pretende reunir hasta 300 mantas para llevar a los braceros de la fresa que duermen en el suelo. «Una manta haciendo de colchón es mejor que un cartón. Los migrantes de Lepe necesitan vuestra ayuda y las tenemos que reunir entre todos . Lo conseguiremos».

Las recogidas se realizan los viernes, de 12.00  a 17.00 h en el Espacio Tramallol de la capital andaluza. También se reciben aportaciones dinerarias, cuya contabilidad es publica. Para la próxima expedición  necesitan reunir algo más de dos mil euros para comparar 100 cocinas de sobremesa de dos fuegos, cuyo coste es de 23.90 € cada cocina. Las donaciones pueden realizarse por transferencia la cuenta ES-30-0182-1294-1702-0474-7282, o vía BIZUM (630 14 22 23).

«Si el domingo 2 de mayo 2021 hemos conseguido las 300 mantas y las 100 cocinas partimos de nuevo», explica Romera en sus redes sociales. «Las cocinas se entregarán a las familias en las que previamente hayamos detectado la necesidad. Irán envueltas y especificando el destinatario. Las mantas por orden de llegada.

La expedición también requiere seguir haciendo acopio de alimentos no perecederos y productos de higiene, sin olvidar la higiene femenina. «Lo dimos todo en la expedición del pasado domingo», transmite Romera a sus colaboradores. «Ahora hay que volver a llenar las estanterías». Son necesarias donaciones de aceite, arroz, pasta, tomate frito, harina, sal, azúcar, galletas, café, té… También gel, jabón, toallitas, higiénicas, pasta de dientes, cuchillas de afeitar, tampones, compresas…

Por último, Romera recuerda que «siempre nos faltan manos». Hay que ordenar lo recibido, preparar  fardos y lotes. Diseñar la logística de entrega. Mantener el contacto con los asentamientos para conocer de primera mano cómo evoluciona la situación… «Tenemos por delante tres semanas de trabajo e ilusión para alcanzar la meta», finaliza su post.

El alcalde de Lepe defiende su Plan de Erradicación del Chabolismo

Acto de presentación este miércoles del Plan de Erradicación al Chabolismo a las diferentes administraciones (Imagen: AYUNTAMIENTO DE LEPE)

Mientras los voluntarios de La Carpa preparaban este miércoles en Sevilla su expedición humanitaria del próximo 2 de mayo, en Lepe, el alcalde popular Juan Manuel González, defendía ante la Subdelegada del Gobierno en Huelva, Manuela Parralo, la delegada provincial de la Junta de Andalucía, Bella Verano y el vicepresidente de la Diputación Provincial, Juan Antonio García, su Plan de Erradicación del Chabolismo. Al encuentro de este miércoles también asistieron representantes de la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz.

El Plan Integral para la Erradicación del Chabolismo en el municipio de Lepe, según recoge el documento presentado por el ayuntamiento de la localidad, al que ha tenido acceso La Mar de Onuba (VER), pivota sobre once «hitos». Entre ellos, la elaboración de «un censo en el que se identifique los diferentes núcleos de asentamientos del municipio con indicación del número y características de las chabolas, perfil de las personas que componen el asentamiento (número de asentados, nacionalidad, sexo, ocupación, situación laboral, situación en España, etc), actualizando dicho documento en el período de temporada agrícola alta«.

“Consorcio de administraciones públicas” para crear para una “red de alojamientos temporales”.

El documento presentado ayer por el alcalde de Lepe a Gobierno, Junta, Diputación y Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz (y, anteriormente, a determinadas ONG, organizaciones agrarias y el Equipo Edati de la Guardia Civil),contempla, entre otras propuestas, «fomentar» entre los empresarios agrícolas la acogida en sus explotaciones a los temporeros chabolistas, para lo que el Consistorio se muestra dispuesto a  «flexibilizar» plazos y requisitos «establecidos en el PGOU». De modo que los agricultores gocen de facilidades para construir instalaciones para la acogida de temporeros sin hogar. Los empresarios agrícolas están obligados por el Convenio Colectivo del Campo para la Provincia de Huelva a ofrecer alojamiento, dentro o fuera de sus propiedades, a los trabajadores de otros lugares que no disponga de domicilio. El Ayuntamiento de Lepe no compromete partidas presupuestarias para este propósito.

El documento también propone, en su principal apuesta, la creación de una «red de alojamientos temporales para inmigrantes en la costa de Huelva». Para su puesta en marcha, el Ayuntamiento de Lepe plantea la creación de un Consorcio constituido por el Gobierno de España, la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial de Huelva, los ayuntamientos de Lepe, Isla Cristina y la Entidad Menor de La Redondela, Ayamonte, Cartaya, Villablanca, y la Oficina del Defensor del Pueblo de Andalucía.

El texto otorga a los ayuntamientos la cesión de terrenos municipales para la puesta en marcha de «residencias temporales que otorguen una solución habitacional digna a los inmigrantes», en cada uno de los municipios agrícolas de la comarca costera. Cada una de estas residencias  atendería a «un número determinado de personas de acuerdo con el peso de su sector agrícola».

En el caso de de Lepe, el Consistorio se ofrece a ceder al consorcio una parcela municipal de cuatro hectáreas para la construcción de un Alojamiento Definitivo «para dar respuesta a las personas inmigrantes que actualmente viven en los asentamientos de la localidad». Dicho alojamiento, que una capacidad inicial para 400 personas y un máximo de ocupación de 600, no tendría carácter indefinido y estaría sujeto al pago de un canon por su uso. Su finalidad sería «el realojo de las personas que forman parte del censo chabolista realizado en el municipio, en instalaciones dignas y acondicionadas y llevarían aparejado el derribo de los asentamientos actualmente existentes». La construcción, según los cálculos realizados por el ayuntamiento lepero, supondría una inversión inicial de entre 600.000 y 1.000.000 de euros. No constan partidas presupuestarias del Ayuntamiento, más allá de la cesión de los terrenos.

También se pretende la recuperación del edificio municipal ubicado en el polígono industrial El Chorrillo, conocido como Antiguo Matadero. Construido con dinero público para la ubicación de un albergue de transeúntes, fue posteriormente abandonado durante años. El inmueble ya está «ocupado» -aunque ilegalmente, como destaca ahora el Consistorio- por trabajadores agrícolas sin hogar. La propuesta es la constitución de una «cooperativa o cualquier otra figura jurídica» en la que intervenga el Ayuntamiento de Lepe, y «empresarios agrícolas de nuestro municipio para poner en funcionamiento el edificio como residencia para trabajadores de sus explotaciones».

Ambos proyectos, «encaminados a dar alternativas habitacionales», contarían con el apoyo de trabajadores sociales, mediadores socioculturales o «personas de análoga capacitación.

Medidas coercitivas

Extracto del Plan Integral para la Erradicación del Chabolismo en el municipio de Lepe

Otros «hitos» detallados en el Plan Integral de Erradicación del Chabolismo en el municipio de Lepe están directamente dirigidos a impedir la proliferación de nuevos asentamientos. O levantar nuevas chabolas en los actualmente existentes. Unos diez que albergan a unas 800 personas, según los cálculos municipales. La cifra se queda corta si el dato lo ofrecen los colectivos sociales, que la elevan a varios miles durante la temporada alta de recogida de frutos rojos.

En ese objetivo «obstruccionista» el Ayuntamiento ya se está empleando a fondo, denuncian Asnuci y La Carpa. No es posible construir infraviviendas este año en la localidad. Es una de las principales causas de ver plazas, espacios verdes calles o cajeros llenos de trabajadores agrícolas que duermen bajo la luz de la luna. Se espera que el 2 de mayo lleguen 300 mantas para que esas noches sean algo mas confortables.

Además, siguiendo la estela de otro alcalde popular, el inefable diputado en el Congreso Carmelo Romero, el Alcalde de Lepe quiere que los propietarios de las fincas ocupadas por los asentamientos inicien procedimientos administrativos y judiciales -«si fuese necesario»- para «restituir la legalidad». Uno de los problemas que afrontan los ayuntamientos es la imposibilidad legal de desalojar a los moradores de las chabolas sin una orden judicial, ya que, a efectos legales, cada una de la infraviviendas constituye el «domicilio» de alguna persona, cuya inviolabilidad esta protegida constitucionalmente.

De forma paralela, el Ayuntamiento de Lepe contratará, si no lo ha contratado ya «un servicio de vigilancia y limpieza«, para  evitar la construcción de nuevas chabolas, y procederá a la «limpieza y vallado de los terrenos municipales y públicos susceptibles de ser ocupados ilegalmente. Adoptando cuantas medidas sean necesarias para evitar la construcción de asentamientos en dichos terrenos».

Implementación y financiación del Plan

La presentación del Plan de Erradicación del Chabolismo en el municipio de Lepe a las diferentes administraciones se plantea con la finalidad de «exponer el documento a los representantes institucionales y abordar conjuntamente el citado plan, su implementación y financiación», según ha señalado el Ayuntamiento de Lepe en una nota de prensa.

El alcalde González ha remarcado que «la intención es que esta iniciativa no sea solo local sino que pueda ser «exportable» a otros municipios de la provincia de Huelva que cuenten con asentamientos chabolistas «y que necesiten a estos trabajadores».

La relación entre la producción agrícola y la existencia de los asentamientos chabolistas es una contante inequívoca en el documento defendido por el Ayuntamiento de Lepe

APDHA Huelva denuncia la falta de medidas reales del Ayuntamiento de Lepe para acabar con los asentamientos

La Delegación de Huelva de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) ha denunciado «la falta de medidas reales y efectivas del Ayuntamiento de Lepe para acabar con los asentamientos chabolistas». La organización ha reclamado  «información sobre el Plan Integral para la Erradicación del Chabolismo aprobado en marzo y de las actuaciones que se hayan desarrollado hasta la fecha», según comunicado hecho publico el jueves de la semana pasada, 8 de abril.

APDHA destacaba que “pese a los anuncios y promesas de los últimos años, vemos que materialmente no ha habido ninguna mejora, ninguna medida sustancial y seguimos sin rastro de alojamientos dignos. Esta realidad requiere de respuestas que no pueden esperar más y que nunca llegan».

La Asociación Pro Derechos Humanos sostiene que “la precariedad y la vulnerabilidad en la que viven las personas de los asentamientos chabolistas de los municipios agrícolas de la provincia son una situación grave que llevamos años denunciando” como también ha recogido el Relator Especial de la ONU sobre la extrema pobreza en su informe tras una visita a España en el que señalaba que “las condiciones imperantes en Huelva son sencillamente inhumanas y “se sitúan entre las peores que ha visto en cualquier parte del mundo”.

En este sentido, desde la APDHA se asegura que “las razones de estas situaciones son la falta de previsión, organización y coordinación en la puesta en marcha de mecanismos reales para garantizar alojamiento y derechos”. Al mismo tiempo, “nos encontramos ante una forma de racismo institucional”, asegura la asociación, que recuerda que “se trata de una realidad estructural y presente en Huelva desde hace décadas sin que hayan hecho absolutamente nada”, y señalamos al conjunto de gobiernos y administraciones estatales, autonómicas y locales con competencias en la materia.

«Exigimos mecanismos de carácter urgentísimo para revertir las condiciones actuales de los asentamientos»

«La situación en Lepe requiere de un plan que incluya medidas inmediatas, que ya deberían estar en marcha, para garantizar el bienestar, la dignidad y los derechos de todas las personas que viven en el municipio”. añade APDHA. «Declaramos que tanto “la propuesta de un albergue, que no responde a las realidades de estas personas”, como que en la Mesa para la Erradicación del Chabolismo, formada desde julio, no se cuente con organizaciones sociales y con las personas que viven en los asentamientos, “son muestras de la falta de voluntad política para buscar soluciones participadas, duraderas e integrales basadas en derechos”.

Por último, la Asociación Pro Derechos Humanos exige «mecanismos de carácter urgentísimo» que empiecen a revertir las condiciones actuales de los asentamientos, y la adopción de soluciones que pongan en marcha una batería de «medidas reales» que, con la participación de las personas que viven en los asentamientos y la implicación de todas las administraciones, «sean efectivas para poner fin a estas situaciones, desde el convencimiento de que la respuesta habitacional digna y duradera debe ser el primer paso en la consecución de todos los derechos que están siendo vulnerados”.

 

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.