Condenado a doce años de cárcel el periodista marroquí Taoufik Bouachrine

Taoufik Bouachrine, izquierda, junto al caricaturista Khalid Gueddar en una pasada comparecencia judicial en 2009.

En ex director del diario marroquí en lengua árabe Ajbar al Youm (Noticias de Hoy) y del diario digital Alyoum24, Taoufik Bouachrine, ha sido condenado a doce años de cárcel por una serie de delitos sexuales.

La condena la dictó el Tribunal de Apelación de Casablanca y el informador ya anunció que la recurrirá señalando que es víctima de un proceso político por ser crítico con el poder, manifestando que hay pruebas “amañadas”.

Fue detenido en la redacción del diario el pasado mes de febrero y las acusaciones incluían violación, intento de violación, abuso de poder con fines de explotación sexual y hasta trata de seres humanos, por los que se arriesgaba a una pena de veinte años. La policía aportó unos videos grabados en su despacho donde aparecía en distintos actos sexuales con diferentes mujeres de la redacción.

El largo proceso ha tenido varios incidentes como la retirada de varios abogados defensores y la retractación de varias denunciantes, que dijeron haber sido coaccionadas para que presentaran acusaciones contra él, hasta el punto de que una de ellas, Afaf Bernani, fue condenada a seis meses por falsedad en su declaración policial y otra se marchó a Bélgica.

Su caso ha tenido defensores y detractores. Así, el caricaturista Khalid Gueddar, quien también sufrió presiones y juicios junto a Bouachrine, por una caricatura que dibujó en 2009 del príncipe Moulay Ismail, primo hermano del rey, quien se acababa de casar, señaló en su día que creía a las mujeres víctimas de Bouachrine. “No confío en él porque lo conozco muy bien. No estoy en contra de él pero no debemos olvidar que las víctimas también son periodistas que conozco” añadiendo “no es inocente, todos sabían lo que hacía Bouachrine en el sofá” (de su despacho).

Por su parte, el crítico historiador que también está procesado Maati Monjib piensa lo contrario: “el columnista más brillante de Marruecos está viviendo un martirio. El poder está saciando el odio que ha acumulado contra él. Sus audiciones en el tribunal son verdaderas sesiones de tortura. Más allá de los insultos y mentiras, no le dejan comer, es diabético” recordando que rechazó el dinero que le ofrecía el poder por no ser un periodista crítico.

Taoufik Bouachrine de 48 años es natural de Mequinez, tiene estudios de Ciencias Políticas por la Universidad Mohamed V de Rabat, ya tuvo problemas anteriormente, en 2015, con la justicia por publicar que un cambio en la ley de finanzas se hizo para favorecer al actual ministro de Agricultura, Aziz Ajannouch. La sentencia condenatoria se conoció el pasado 13 de febrero e incluía una indemnización por valor de 450 000 dirhams (39 700 euros). La denuncia fue presentada por dos ministros, el afectado, Aziz Ajannouch y el de Economía y Finanzas, Mohamed Boussaid.

El periodista ha colaborado con otros también críticos con el majzén, así fue editor en 2005 de Al Jarida Al Oukra fundado por el periodista Ali Anouzla, en 2006 cofundó Al Masae con el periodista Rachid Nini para pasar posteriormente a fundar y dirigir en 2009 Ajbar al Youm, el cuarto diario marroquí en difusión en lengua árabe, según datos de la Oficina de Justificación de la Difusión (OJD) de Marruecos de 2017, con 25 000 ejemplares.

Liberado el periodista argelino Said Chituor

El periodista y fixer Said Chitour fue liberado a última hora del domingo 11 de noviembre (día no festivo en Argelia). Salió del centro penitenciario de El Harrach, tras ser condenado a 16 meses de prisión, tiempo ya purgado durante su encarcelamiento provisional a la espera de juicio.

La vista pública ha sido fulgurante. Incluida la deliberación de los jueces, ha durado apenas tres horas. El fiscal pedía cinco años de cárcel. Chitour estaba encarcelado desde el 5 de junio de 2017, cuando fue detenido en el aeropuerto de Argel al regresar de un viaje desde España. Entonces, fue acusado de espionaje y de “dañar a la seguridad nacional”. En el juicio, Said Chitour, que aparecía muy débil, ha explicado que lo único que había intercambiado con algunos diplomáticos fueron artículos publicados en la prensa.

El pasado 4 de noviembre, el Tribunal Supremo argelino había rechazado una apelación del periodista contra la consideración delictiva de los hechos constatados contra él. En el juicio, la fiscalía ha reiterado la acusación de haber realizado labores “de inteligencia con potencias extranjeras y de atentado contra la seguridad y la economía del país”, susceptible de recibir una condena a cadena perpetua.

Said Chitour se ha defendido replicando que él no es otra cosa que un periodista conocido, que ha colaborado “con medios diversos como el Servicio Mundial de la BBC, France 24 o el Washington Post, entre otros”. Colaboró también –esporádicamente- con los equipos de enviados especiales de TVE en Argelia.

Sobre su trabajo y contacto con diversas embajadas, Said Chitour ha respondido: “No eran informes, sino análisis y opiniones propias. Nada secreto o que tuviera que ver con la seguridad del país”. En un momento determinado, Chitour ha insistido en que no es otra cosa que “un periodista profesional” y se ha atrevido a preguntar: “¿Qué informaciones he dado contra la seguridad del país?” Asimismo ha reiterado que los servicios de seguridad argelinos conocían el contenido de sus intercambios. La fijación repentina del juicio oral –que no figuraba en la agenda del Tribunal de Dar el Beida ni en noviembre, ni en diciembre- ha sido una enorme sorpresa para los abogados de Chitour. Su madre y otros familiares estaban presentes en la sala de la audiencia.

Su estado de salud ha empeorado día a día en la cárcel, entre otras cosas por la aparición de varios quistes en el cerebro (de los que no se tiene constancia pública de su carácter y gravedad). También sufre vértigos y es diabético. Una amplia campaña internacional había pedido su liberación.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.