La primera confidente condenada de la era Trump pasará 5 años en la cárcel

Reality Winner, estadounidense tejana de 26 años, ha sido condenada a cinco años y tres meses de cárcel por piratear y revelar un informe top secret sobre las intromisiones rusas en la elección presidencial de 2016, cuando el ultraconservador Donald Trump ganó a la demócrata Hillary Clinton.

Reality Winner, exempleada en una sociedad que subcontrata con la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), es la primera persona a la que han condenado, aplicando la Espionage Act, desde la llegada de Trump a la Casa Blanca.

El caso de Reality Winner es muy similar a los de Edward Snowden, exconsultor tecnológico empleado de la CIA (Agencia Central de Inteligencia) quien, en junio de 2013, entregó a los diarios The Guardian y The Wshington Post documentos clasificados alto secreto sobre varios programas de la NSA, incluyendo los de vigilancia masiva PRISM y XKeyscore, quien abandonó el país antes de que pudieran detenerle y actualmente vive exiliado en Rusia; y Chelsea Manning (antes Bradley Manning), una exsoldado y analista de Inteligencia del ejército que supuestamente filtró a Wikileaks miles de documentos clasificados acerca de las guerras de Afganistán e Irak, incluidos numerosos cables diplomáticos de distintas embajadas y el vídeo del ejército conocido como “Asesinato colateral” (Colateral Murder), en el que se ve cómo un helicóptero estadounidense mata en Irak a un grupo de civiles, del que formaban parte dos periodistas de la agencia Reuters. El segundo fue condenado en agosto de 2013 a 35 años de cárcel y la expulsión con deshonor del ejército. En enero de 2017 y días antes de abandonar la Casa Blanca,  el presidente Barack Obama indultó a Manning (quien para entonces había cambiado oficialmente de género), y pudo salir en libertad el 17 de mayo de 2017.

Reality Winner, brillante tenista y destacada atleta antes de elegir la carrera militar e ingresar en la US Air Force, quien desde febrero de 2017 trabajaba en Pluribus International Corporation, una subcontrata de la NSA, imprimió en su lugar de trabajo y envió a la página web The Intercept un documento que detallaba cómo los piratas informáticos de la Inteligencia militar rusa intentaron varias veces entrar en los sistemas electorales de Estados Unidos.

Para Donald Trump este tipo de confidencias son “traiciones”. Detenida en junio de 2017, Winner llegó a un acuerdo con el fiscal. La sentencia de cinco años y tres meses, dictada el 23 de agosto de 2018, es la pena más grave impuesta en el país por la filtración de un “secreto de defensa” (la condena de Bradley a 35 años fue por varios cargos distintos).

Patrocinadores de La Mar de Onuba