Arazola: “Me voy porque no comparto el modelo organizativo que diluye IU en Podemos”

El ya ex concejal de IU se va “desagradablemente sorprendido y decepcionado por la aspereza y la precipitación del proceso de revocación”.

Juan Manuel Arazola, hasta ayer mismo concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Huelva, ha comparecido este martes en rueda de prensa para dar explicaciones de los motivos por los que ha decidido dejar su acta ocho meses antes de finalizar el mandato de los electores.

“Mi decisión debe verse con normalidad”, ha dicho Arazola. “Cuando uno tiene diferencias políticas de fondo y se queda en minoría, insistir en la bronca, en la discrepancia pública, y alterar la normalidad de la vida política no me parece razonable, ni provechoso para los ciudadanos, ni para la fuerza política en cuestión, ni para mí personalmente”. Por ello, ha añadido, “creo que es la decisión más lógica y más razonable”.

Las discrepancias de Arazola tienen que ver con “el modelo organizativo y la política de alianzas de IU”. El ya ex concejal ha asegurado ante los medios que él defiende “una IU autónoma, con perfil propio, y libre para sellar alianzas con quien crea conveniente, y no atarse ni diluirse en otra fuerza política”, como cree que la actual dirección de la coalición está haciendo, tras el acuerdo alcanzado con Podemos para concurrir en lista conjuntas bajo en nombre de Adelante Andalucía. Arazola sostiene que este acuerdo supondrá la disolución de IU dentro la formación morada, situación que no comparte y por la que, finalmente, ha decidido darse de baja de la fomación de izquierdas y renunciar a su acta de concejal.

Según ha explicado, se trata de una decisión que llevaba madurando desde septiembre del año pasado, cuando dimitió como coordinador local de IU, aunque se haya visto precipitada por los acontecimientos del mes de julio, cuando votó de forma diferente a los otros dos concejales del grupo municipal, y apoyó la propuesta del equipo de gobierno para reiniciar el proceso de venta de las acciones del Recreativo. Arazola desvincula su decisión de aquella “anécdota”, y ha querido centrar la verdadera causa de su marcha en las discrepancias políticas con sus ex compañeros.

“La IU que yo he vivido”, ha dicho, “es un espacio de libertad y de pluralidad donde las discrepancias se vivían con normalidad. Los compañeros han elegido otra forma de organización política con la que yo no estoy de acuerdo. Por eso me voy. Por decisión propia, creyendo que es lo mejor para todos, para IU, para al Ayuntamiento y para mí. E incluso, y quizás peque de inmodestia, para la política onubense, aunque no uno no deja de ser un pequeño e insignificante cargo público, en este momento trascendente no en Huelva, también en Andalucía y en España, un momento de derechización social, y un momento de inminencia electoral  en todos los ámbitos, el autonómico, el estatal y el local”.

Arazola ha defendido que se trata de un escenario donde “es mejor dejar cualquier distracción, como sería mantener un debate público por este tipo de discrepancias, y en el que las fuerzas políticas “deben centrarse en sus propuestas y sus programas”. En cualquier caso, Arazola ha querido dejar claro que en todo momento ha actuado “en consonancia con el programa de IU y de forma coherente con la trayectoria de grupo municipal”.

Respecto al “detonante”, el pleno que decidió reiniciar el proceso de venta del Recre, “yo voté lo recogido en el programa literalmente, que es vender la acciones del Recreativo que están en poder del Ayuntamiento. Por lo tanto, no tengo nada que reprocharme ni de lo que arrepentirme. Tampoco rompí ningún acuerdo del grupo municipal, porque no lo había. No había habido reunión del grupo municipal para fijar posturas en ese pleno, porque estaba tan clara en los plenos anteriores que no parecía que no era necesario”.

Arazola también ha dicho que “podría quedarme como concejal no adscrito, porque el Legislador, cuando hizo la ley Electoral, ya pensó en las posibles abusos o superioridades de los aparatos de las fuerzas políticas frente a la libertad individual de los cargos públicos  y de los concejales, y depositó el acta como personal e intransferible de las personas que fueron elegidas en las listas”. Algo que, ha asegurado, “en ningún momento ha pasado eso por mi cabeza”.

“Yo no concibo la política como un proyecto personal, por lo que no me veo, ni creo que sea buena para nadie, como francotirador en solitario en el Pleno del Ayuntamiento de Huelva, con la que está cayendo y con la necesidad de que las fuerzas políticas más importantes se dibujen con claridad y sin conflictos que la distraigan de la política de verdad”.

“No soy de los imprescindibles”, ha añadido, “nadie lo es. Mi ego no sufre por dejar de ser cargo público. Se puede hacer política como lo he hecho toda mi vida, en el sindicato, en el puesto de trabajo, en la asociación de vecinos y hasta en las charlas en el bar. Escribiendo de vez en cuando algún artículo y convenciendo a algún amigo con un cafelillo por delante”.

El ex concejal también ha explicado que “podría haber luchado por mi continuidad en el grupo de IU, ya que desde mi punto de vista el proceso de revocación no ha reunido, a la luz de la Ley de Partidos Políticos y de los Estatutos de IU, las garantías democráticas exigibles. No ha habido instructor, ni periodo de alegaciones, ni plazos. Pero tampoco me parece importante en estos momentos. No voy a hacer ningún esfuerzo porque prevalezcan los estatutos, creo que es mucho más importante aclarar las cosas y las diferencias con el proyecto. Perder el tiempo y marear la perdiz no tiene ningún sentido”.

“DESAGRADABLEMENTE SORPRENDIDO Y DECEPCIONADO”

“Lo que sí me voy desagradablemente sorprendido y decepcionado por la aspereza y la precipitación del proceso de revocación”, ha contado Arazola. “No me esperaba esa respuesta, y la ausencia del más pequeño intento de recomponer la situación en el grupo municipal. No ha habido ni una llamada ni ningún intento de arreglar las cosas”.

“Me voy satisfecho de mi trabajo”, ha finalizado. “Les puedo asegurar que he trabajado desde la lealtad y la fidelidad al programa de Izquierda Unida. Nunca he confundido lealtad con sumisión  y he procurado ser coherente con la trayectoria de la fuerza política y del grupo municipal”.

Las últimas palabras de Juan Manuel Arazola como concejal del Ayuntamiento de Huelva han sido para “pedir disculpas por las ofensas y errores que pudiera haber cometido, si es que se ha dado el caso”, y para agradecer a los medios de comunicación “la atención que me habéis prestado durante todo este tiempo”.

Arazola renuncia al acta de concejal y abandona IU

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Acerca de La Mar de Onuba 1622 Articles
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X