Ya hemos derrotado al fascismo antes; para hacerlo de nuevo tenemos que permanecer unidos

por Nathan J. Thomas

Hace 81 años, el 9 de noviembre de 1938, los ciudadanos de la Alemania nazi se despertaron con el sonido de los vidrios rotos. Las tropas paramilitares de la S.A. y los alborotadores civiles estaban destruyendo cientos de sinagogas y miles de negocios judíos. El ruido de los nazis y las tropas agrediendo a familias inocentes y que respetaban la ley y llevándose a los hombres judíos a campos de concentración no provocó protestas, sino un silencio ensordecedor. Hubo algunos en el extranjero y dentro del Reich Alemán que condenaron lo que más tarde sería conocido como La Noche de los Cristales Rotos. Pero muchos más se quedaron al margen y callados, mirando cómo los matones atacaban a sus vecinos, colegas y amigos.

En términos generales, el fascismo europeo fue silenciado el 8 de mayo de 1945, pero hoy en día, tras varias décadas en la sombra, las fuerzas de la extrema derecha, el ultranacionalismo y el supremacismo blanco están regresando con una actitud desafiante. Desde Jobbik en Hungría y el Amanecer Dorado en Grecia hasta Vox en España, los partidos políticos que manifiestan ideologías ultranacionalistas y fascistas vuelven a surgir con fuerza. En países como Austria e Italia, casi se han convertido en partidos convencionales.

Las consecuencias de la reaparición del odio son inmediatas y letales para los grupos de las minorías, como los judíos, los musulmanes, las personas de ascendencia africana, los gitanos, los miembros de la comunidad LGBTI y muchos otros. Recientemente, Francia ha experimentado un aluvión de agresiones homófobas, por lo que en un solo año ha descendido 11 lugares en el Índice de Viajes Gay de Spartacus. Mientras tanto, las agresiones contra los musulmanes están aumentando en todo el mundo, desde el horror de los atentados en Christchurch –en los que fueron asesinadas 51 personas en dos mezquitas diferentes de Nueva Zelanda– hasta los violentos delitos de odio que se están cometiendo en todo el continente desde Reino Unido a España.

Y aunque La Noche de los Cristales Rotos se considere un hecho histórico del pasado, los ataques a las sinagogas vuelven a ser noticia.

En septiembre, un hombre de ideología de ultraderecha abrió fuego contra una sinagoga en la ciudad alemana de Halle. Asesinó a dos personas y dejó heridas a muchas más. Sin embargo, no fue un caso aislado. Desde los atentados en Toulouse y Montauban de 2012 hasta los ataques más recientes a sinagogas en Alemania y Dinamarca, los judíos de la Europa moderna siguen temiendo por su seguridad.

Ya no podemos seguir engañándonos. No cabe ninguna duda de que, una vez más, están atacando los derechos fundamentales del individuo. Ciudadanos de toda Europa son condenados por su origen étnico, su religión o su sexualidad. Los valores que nosotros como sociedad no defendimos en 1938 son más vulnerables ahora que en las últimas décadas. Sin embargo, todavía cuentan con innumerables defensores.

Las fuerzas del fascismo sostienen que la unidad entre las culturas, las religiones y las etnias constituye una debilidad. Para que crezca su ideología revanchista y nativista cuentan con nuestro silencio y nuestra complicidad tácita.

UNITED (unidos) contra el Racismo es una red de ciudadanos corrientes que se comprometen a alzar la voz en defensa de la igualdad y los derechos humanos. Fundada hace casi 30 años y respaldada por más de 560 organizaciones de toda Europa, UNITED aglutina a ONGs y organizaciones comunitarias que comparten el compromiso de hacer caso a las advertencias del pasado y garantizar que nunca más se utilice el silencio para condenar a los más vulnerables de nuestra sociedad.

El 9 de noviembre conmemoramos el aniversario de La Noche de los Cristales Rotos con el Día Internacional contra el Fascismo y el Antisemitismo. Más de 500 ONGs de todo el mundo se han unido para alzar la voz contra el fascismo y el racismo y en defensa de la democracia y los derechos humanos para todos. En las redes sociales y mediante el cine, en las juntas de los ayuntamientos y las salas del gobierno, organizaciones como la Red Europea contra el Racismo, el Festival Internacional Verzió por los Derechos Humanos, la red ILGA Europa y muchas más demostrarán que Europa y su sólida sociedad civil siguen comprometidas con la protección de sus valores fundamentales.

UNITED aboga por alzar la voz contra las manifestaciones que invitan al odio, la opresión y el fascismo. Los que nos apoyan pueden participar e implicarse en la página web dayagainstfascism.eu, donde somos conscientes de la advertencia y también de la esperanza que simboliza el 9 de noviembre.


Nathan J. Thomas es un editor y escritor de viajes de Nueva Zelanda, cuyo trabajo ha aparecido en publicaciones como Roads and Kingdoms, Outpost Magazine e Intrepid Times, publicación que también edita. Actualmente con sede en Budapest (Hungría), Thomas es miembro voluntario del equipo de comunicaciones de UNITED For Intercultural Action desde agosto de 2019.
Este artículo ha sido traducido del inglés y publicado por cortesía de

Lo más reciente en La Mar de Onuba

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.