Wall Street ya ha recupera lo perdido durante la pandemia

por Francisco Villanueva

Tan solo seis meses después del inicio de la crisis bursátil provocada por los efectos devastadores del coronavirus en la economía mundial, la bolsa de Nueva York ha recuperado todo lo perdido en estos meses aciagos. Asi Wall Street borró en seis meses el efecto pandemia y está otra vez en niveles récord; Nueva York había hecho récord en febrero a la baja, y desde entonces se había derrumbado más del 33%. Hoy está en máximos históricos otra vez. Dos de los tres principales índices bursátiles estadounidenses terminaron el martes en cotas récord, a pesar de las disputas en curso en el Congreso sobre la ayuda adicional del coronavirus y las preocupaciones sobre cómo le irá a la economía cuando una serie de estímulos fiscales y monetarios sin precedentes finalmente se apague.

Wall Street recuperó el martes lo último del terreno perdido por la pandemia de coronavirus, y el índice S&P 500 cerró en un nuevo máximo histórico. Los movimientos de la jornada fueron relativamente pocos, generándole al indicador una ganancia de 7,79 puntos, ó 0,2%, para cerrar en 3.389,78. Eso fue suficiente para superar su anterior récord de 3.386,15 puntos del 19 de febrero, antes de que la pandemia obligara el cierre de negocios en todo el mundo y arrastrara a las economías a sus peores recesiones en décadas.

El alza histórica del S&P 500 corona un fuerte repunte de 51,5% que comenzó a finales de marzo. El indicador, es un referente para muchas de las participaciones que conforman la parte central de los planes de jubilación de muchos estadounidenses y acumula ahora ganancias del 5% en lo que va del año.

La recuperación del mercado bursátil a un nuevo máximo histórico también significa que el vertiginoso desplome de casi 34% del S&P 500 entre el 19 de febrero y el 23 de marzo fue el mercado bajista más breve del que se tenga registro, con poco más de un mes. En comparación, el mercado a la baja promedio toma 19,6 meses en alcanzar su punto más bajo, según S&P Dow Jones Indices.

En concreto, la cantidad de dinero a disposición de los inversores a las tasas más bajas de la historia es un motor para impulsar los precios de los activos de riesgo como lo,es la renta variable. Y por ello el índice S&P 500 marcó un nuevo récord histórico, que le permitió borrar por completo las pérdidas que desde fines de febrero le había ocasionado el efecto COVID-19. Este indicador, representativo de las 500 principales empresas que cotizan en la bolsa de Nueva York, subió un modesto 0,23% este martes, pero gana en el año 4,3% en lo que va de 2020. El S&P 500 índice había hecho cumbre a fines de febrero, y desde entonces llegó a derrumbarse un 34%. Este martes borró esas pérdidas. Seis meses le llevó, a pesar de que la economía de Estados Unidos sufrirá una caída histórica del PIB y el desempleo se disparó a niveles de dos dígitos. El S&P 500 marcó un nuevo récord a pesar de las continuas preocupaciones sobre la trayectoria de la pandemia, la forma de la recuperación económica y la agitación política en Estados Unidos.

La enorme asistencia brindada por la Reserva Federal y el Congreso contribuyeron al repunte, que adquirió impulso debido a los indicios de un incipiente crecimiento de la economía. En fechas recientes, los reportes de ingresos corporativos que superaron las expectativas de los analistas también fueron factor en el aumento de los precios de las acciones.

El otro índice que ya hace días viene marcando máximos históricos es el Nasdaq, que ya en lo que va del año marca una mejora del 23%. En este caso, se favoreció porque en este panel están las tecnológicas como Amazon, Mercado Libre, Google, Facebook,Tesla, etc. Lo de Amazon es de libro; cualquier inversión en esa empresa se ha disparado.

El que viene más rezagado es el Dow Jones 25, que aún acumula una baja en el año 3,8%, golpeado por el rezago que muestran los precios de las acciones más clásicas para invertir. También el martes, el promedio industrial Dow Jones cayó un ligero 66 puntos, ó 0,2%, hasta los 27.778,07. El indicador permanece solo un 6% debajo de su máximo histórico de febrero. El compuesto Nasdaq ya volvió a máximos históricos gracias a los enormes avances en los precios de las grandes compañías tecnológicas que dominan el índice. El martes alcanzó un nuevo récord al sumar 81,12 unidades, o 0,7%, y establecerse en 11.210,84.

Muchos minoristas se han visto afectados por los cierres comerciales impuestos debido a la pandemia de COVID-19, aunque Home Depot y Walmart han encontrado cierto apoyo de los consumidores que se centran en proyectos de mejoras para el hogar y necesidades generales de compras. Walmart vende alrededor del 25% de todos los comestibles comprados en los EE. UU. Y sus resultados se han visto impulsados por su asociación con Instacart, una startup de Internet para entregas de comestibles

La enorme asistencia brindada por la Reserva Federal y el Congreso contribuyeron al repunte, que adquirió impulso debido a los indicios de un incipiente crecimiento de la economía. En fechas recientes, los reportes de ingresos corporativos que superaron las expectativas de los analistas también fueron factor en el aumento de los precios de las acciones.

La veloz recuperación es incluso más notable al tomar en cuenta los problemas que aún atraviesa la economía y la incertidumbre por el futuro. Millones de estadounidenses siguen recibiendo subsidios por desempleo, negocios de todo el país continúan cerrando sus puertas. El COVID-19 se mantiene como una amenaza en todo el mundo, con más de 5,4 millones de casos confirmados y 180.000 muertes tan sólo en Estados Unidos.

Muchos inversores reconocen la disparidad entre el mercado bursátil y la economía en general, pero afirman que el repunte se basa en las enormes inyecciones de fondos.

Un hecho fundamental es que la Fed y el Congreso han destinado billones de dólares a la economía, evitando un desplome más profundo y con el objetivo de impedir una crisis financiera a gran escala. Estas medidas sin precedente ayudaron a frenar la caída libre del S&P 500 a mediados de marzo.

El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años cayó el martes a 0,67% respecto al 0,69% de la jornada previa. En marzo, el rendimiento alcanzó su punto más bajo, apenas por debajo del 0,34%.

Todo ayuda ahora a la renta variable y el mercado de los EEUU es muy dado a la especulación con volatilidades más altas de lo normal. Europa va por detrás, aunque el EuroStock ha subido con contundencia, no alcanza los niveles norteamericanos, Japón tampoco.


Francisco Villanueva Navas, analista de La Mar de Onuba, es economista y periodista financiero

@FranciscoVill87

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.