Vacunación masiva en Rusia: ¿qué hay detrás de este polémico plan?

por 

Con la llegada de la nueva normalidad y la recuperación paulatina de las actividades, la carrera por ser el primer país en dar con la vacuna contra la COVID-19 está más intensa que nunca.

Desde que comenzase el confinamiento mundial, centenares de expertos y laboratorios están trabajando contrarreloj para encontrar la que posiblemente será la solución a un virus cuya letalidad y agresividad ha sorprendido a propios y extraños.

Las primeras fechas que resonaban con fuerza se situaban a principios del 2021, mientras que otros países fijaban el final de este 2020 como el momento en el que podría hablarse de una vacuna en condiciones.

Londres, Estados Unidos y Rusia se disputan la primera posición de esta competición mundial por descubrir la vacuna que acabará con el coronavirus.

Debido a la rapidez con la que trabajan en estos – y en otros – países para conseguir la esperada inyección, desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) han hecho una llamada a la calma en la que piden priorizar “la salud ante el dinero”.

“Es preferible tener una vacuna segura y efectiva, que no una vacuna cualquiera”, señalan fuentes de la OMS, unas declaraciones que posteriormente subrayó Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de EE.UU.

Aún con esto, Rusia parece que no tiene límites y ha anunciado que tendrá una vacuna en octubre y que está inmerso en un plan de vacunación masiva frente al COVID-19. 

¿Qué hay detrás de este polémico programa de vacunación anunciado por la potencia liderada por Vladimir Putin?

VACUNACIÓN GRATUITA Y CONFIANZA CIEGA

El el primer viceministro de Defensa, Ruslan Tsalikov, fue el encargado de anunciar que Rusia ya tenía lista su vacuna después de haberla probado con voluntarios. “La primera vacuna doméstica contra la nueva infección por coronavirus está lista”, aseguró Tslaikov.

Además, BBC recoge unas declaraciones del servicio ruso en la que afirman que la primera vacuna contra el COVID-19 fue desarrollada entre el Ministerio de Defensa y el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología.

Pero es que las noticias no quedan aquí. Según Ruslan Tsalikov, la producción masiva de la vacuna está programada para comenzar en agosto, por lo que Rusia ya estaría inmersa en la creación de esta inyección.

Sobre este plan de vacunación masiva, lo que se sabe hasta el momento es que estaría activo a partir del mes de octubre, que será completamente gratuito y que estará orientado a ciertos sectores problaciones:  médicos, maestros y todos los trabajadores que están constantemente en contacto con grandes grupos de personas. 

DEMASIADOS INTERROGANTES 

Sin embargo, la otra cara de este avance que supondría un hito en el mundo, los expertos aseguran que esto podría tener consecuencias nefastas debido a la premura y rapidez que existe alrededor de esta carrera por tener una vacuna antes de que acabe el año.

Fauci ha señalado en reiteras ocasiones que “cualquiera puede decir que tiene una vacuna y fabricarla, pero hay que demostrar que es segura y efectiva, lo cual dudo que lo hayan demostrado“. 

La propia OMS, a través de su director Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha dado un paso más allá asegurando que “varias vacunas se encuentran en la fase tres de las pruebas clínicas y todos esperamos que de ellas salgan vacunas eficaces que ayuden a que la gente no se infecte, pero ahora mismo no hay un remedio infalibre, y quizá no lo haya nunca“.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.