Una toga degollada varias veces

¿A quién coño le importa la vida íntima de mi compañera abogada?

Ha muerto degollada una letrada zaragozana. Inmediatamente la Delegada del Gobierno de España en Aragón se ha apresurado a decir que a juicio de la Policía le parece que mantenía una relación personal con un preso en libertad condicional al que años antes había defendido como acusado de asesinato.

Está compañera está casada y tiene un hijo de diez años. ¿Qué clase de autoridad gubernativa nombra el gobierno central para que sin datos ciertos exponga situaciones íntimas a la luz pública dejando a los pies de los caballos a un niño de diez años y a su padre, marido de la degollada?
De los muertos o no se habla, o no se habla mal. ¿A quién coño le importa la vida íntima de mi compañera abogada?. A autoridades estultas que se creen que por verborrear sin sentido y sin respeto a los ciudadanos asesinados gobiernan mejor y a carroñeros que viven bien a costa de las miserias de los demás y a gentes que no saben lo que es la misericordia y el respeto.
¿Libertad de información? ¡Venga ya! Francisco González ha estado pagando a sinvergüenzas confesos con el dinero de la depositantes en el BBVA y se ha preparado una jubilación de Ali Baba y ni un solo medio hasta hace tres días, a saber por qué y quién lo paga, ha dicho esta boca es mía.
Brillante policía tenemos que espía al Gobierno, pincha teléfonos sin orden judicial, se condecora a sí misma y acepta pagos en negro de empresarios desvergonzados y de delincuentes condenados sin enterarse nadie de lo que están haciendo, y a los pocos minutos de la degollación de mi compañera, ya saben y lo dicen qué relaciones tenía o dejaba de tener. ¡Valientes profesionales constitucionalizados en plomo!
La toga de la letrada asesinada, la cubre honestamente. Su hijo debe sentirse orgulloso de su madre y saber que por desgracia hay gentes de la misma talla moral de su asesino que gozan con el mal ajeno. Lo ha tenido que aprender pronto.

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.