Una grabación prueba que la Guardia Civil torturó hasta la muerte a Mikel Zabalza

Lunes 22 de febrero de 2021. La madrugada del 26 de noviembre de 1985, la Guardia Civil detuvo al joven navarro Mikel Zabalza, conductor de autobuses en Donosti. No formaba parte de ningún comando de ETA ni de ningún otro grupo. En la operación fueron detenidos también su pareja Idoia Aierbe y su primo Manuel Vizcay. En Oirbatzeta cogieron a sus hermanos Patxi y Aitor, y en Errenteria se detuvo a Ion Arretxe. Cuatro de ellos, Mikel Zabalza, Manuel Vizcay, Idoia Aierbe y Ion Arretxe, fueron trasladados a Intxaurrondo e incomunicados bajo la Ley Antiterrorista.

No tardaron mucho en salir en libertad, todos excepto Mikel, del que no se supo nada más. El 15 de diciembre se encontró su cuerpo en el río Bidasoa. La Guardia Civil declaró que Mikel había escapado durante un supuesto reconocimiento de un zulo en Endarlatsa. En los días posteriores a su detención la tensión fue creciendo en el País Vasco, a la vez que aumentaba también el interés informativo. La familia busco desesperadamente al joven y se desplazaron hasta el cuartel de Intxaurrondo de la Guardia Civil, donde los otros detenidos aseguraban haberle visto o escuchado. «Si ha perdido a su hijo, vaya a buscarlo a objetos perdidos», le dijeron a la madre.

Hoy, 35 años después del asesinato, se puede escuchar públicamente por primera vez la conversación que mantuvieron el entonces coronel del CESID Luis Alberto Perote y el capitán de la Guardia Civil Pedro Gómez Nieto, destacado en Intxaurrondo a las órdenes de Galindo, donde admiten que Mikel Zabalzamurió mientras era torturadoen aquel cuartel. «Mi impresión es que [se murió] en el interrogatorio, posiblemente fue una parada cardiaca como consecuencia de la bolsa en la cabeza», afirma Gómez Nieto en la grabación que el diario Público ha sacado a la luz.

La versión oficial asegura que el joven de Orbaizeta habría muerto tras intentar huir de los agentes en una zona boscosa, donde supuestamente había sido llevado para tratar de localizar un zulo. Veinte días después, la Guardia Civil informó que su cuerpo había sido localizado en el Río Bidasoa, apuntalando la tesis de la fuga. Sin embargo, la acusación particular advirtió desde un primer momento que Zabalza habría muerto a causa de las torturas infringidas en el cuartel de Intxaurrondo. Su primo –que había sido detenido el mismo día- asegura que escuchó los gritos de Mikel mientras era torturado, mientras que su novia declaró que había visto un cuerpo muy similar al de su pareja sobre una camilla – Público

Los periodistas de El Mundo Antonio Rubio y Manuel Cerdán publicaron la trascripción de esta grabación y la aportaron como prueba en los juzgados, en el sumario que investigaba el Caso Zabalza. Sin embargo, el tribunal consideró que la grabación «no presenta un mínima calidad convictiva» ya que el capitán Gómez Nieto rechazó que existiera tal conversación y el ministro de Defensa Eduardo Serra, mediante escrito de 11 de junio de 1996, indicó que «no existe en el centro documento alguno de las circunstancias en que se produjo la muerte de Mikel Zabalza».

Nadie ha sido condenado por torturar y asesinar a Mikel Zabalza, y 35 años después, la familia sigue reclamando justicia, una justicia que simplemente nunca llega. Un informe realizado por el equipo del médico forense Paco Etxebarría cifró en 4.113 los casos de tortura en Araba, Gipuzkoa y Bizkaia entre 1960 y 2014.  Se cree que en Navarra podría haber al menos otros 1.000 casos de tortura.


Contenido bajo Licencia Creative Commons

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.