Un burofax que ha disparado las alertas con Cajasol

El PP no puede echar  a la papelera el burofax de Marcos Contreras, el mismo que en su momento supervisó el propio Moreno Bonilla, cuando ni soñaba con ser presidente.

Pepe Fernández

Cuando esta semana recuperé del viejo archivo anual la copia del burofax que en su día Marcos Contreras envió a la Junta de Andalucía, a propósito del oscurantismo en Cajasol, lo releí nuevamente llegando a la conclusión de que el asunto de la fundación heredada de El Monte y la San Fernando era, es en Andalucía un llamémosle pequeño gran ‘asunto de estado’.

Fue cuando Contreras entró en pánico y conocedor de las malas artes empleadas como marca de la casa, no le dejaron otra opción que ir a contar lo que sabía a la consejería de Hacienda de la Junta
Que una comisión de investigación parlamentaria en Navarra haya desvelado en sus conclusiones que Cajasol era una caja en la ruina, tras haberla integrado en la operación Banca Cívica, no ha parecido asunto de calado para que ningún grupo parlamentario se haya atrevido a preguntar en el Parlamento. ¿Por qué estaba en quiebra Cajasol? ¿Quiénes fueron sus responsables? ¿Cuánto le costó la broma a los andaluces? Estamos hablando de muchos millones.

Preguntas que una sociedad democráticamente madura tiene derecho a hacerse en los tiempos en los que es difícil guardar secretos durante demasiados años. Más temprano que tarde al hombre poderoso se le aparece la verdad y difícilmente puede huir de ella.

Es lo que le ha sucedido a Antonio Pulido transcurrido un año de haber cometido el error estratégico más letal de sus muchos años en la casa. Echar, despedir de mala manera, a su vicepresidente del PP Marcos Contreras, el mismo que venía tocándoles los cascabeles a cuenta de sueldos, contratos, delirios de grandeza, divisas y mercadeo con los fondos de la entidad. Ganó la soberbia incontrolable de Pulido.

Fue cuando Contreras entró en pánico y conocedor de las malas artes empleadas como marca de la casa, no le dejaron otra opción que ir a contar lo que sabía a la consejería de Hacienda de la Junta.

No pueden ocultar que saben o al menos que intuyen que casi todo lo que Contreras contó hace un año es verdad y, dicen algunos, solo es la cáscara de lo que pueda encontrarse debajo
Así el hombre del PP en Cajasol marcaba distancias con la política de Pulido, con todo el oscurantismo que había desembocado en aquel despido/cese como patrono, máxime teniendo en cuenta que Contreras y Pulido entraron el mismo día y el mismo año a puestos de responsabilidad en Cajasol a propuesta del Parlamento.

Pero ha sido la segunda relectura a fondo del contenido del burófax la que le otorga la categoría de suceso de gran magnitud sísmica, política y económica. Ahí se dicen cosas tremendas que piden a gritos una investigación a fondo, la duda sembrada causa suficiente alarma social (y política), por lo que la opinión pública necesita que se abran los ventanales de la Fundación más importante de Andalucía.

La sensación que se tiene fuera del ámbito de actuación de la propia FC es que estamos ante un laberinto montado por un señor (y su partido) durante años para perpetuarse en el cargo o control de la entidad todo el tiempo que quieran. Una entidad que, en pura teoría, es de los ciudadanos andaluces no de quienes la manejan desde hace muchas lunas.

La pelota está en el tejado del gobierno de la derecha. El PP no puede echar  a la papelera el burofax de Marcos Contreras, el mismo que en su momento supervisó el propio Juanma Moreno Bonilla, cuando ni soñaba con ser presidente.

No sería justo para el PP asumir como suya la gestión de Cajasol y blanquear la imagen de un Antonio Pulido que busca perpetuarse en el cargo, agasajando ahora a la derecha regional que manda
No pueden ocultar que saben o al menos que intuyen que casi todo lo que Contreras contó hace un año es verdad y, dicen algunos, solo es la cáscara de lo que pueda encontrarse debajo.

Que el asunto del burofax no se haya convertido todavía en material de titular periodístico no debe de extrañarnos con la política de comunicación que despliegan mediante convenios y contratos de publicidad el equipo de Pulido.

No se sabe muy bien por donde acabará tirando el gobierno del cambio en relación con los malos olores que salen de Cajasol. Pero no debieran dilatarlo en el tiempo limitándose a cumplir con la ley y responder a un burofax, aunque sea con nueve meses de retraso respecto al límite legal establecido de tres meses.

Y es que el PP no puede, porque no sería justo, asumir como suya la gestión de Cajasol y blanquear la imagen de un Antonio Pulido que busca perpetuarse en el cargo, agasajando ahora a la derecha regional que manda.

La salida a la luz del contenido del burofax remitido hace un año por Marcos Contreras al ex Consejero Ramirez de Arellano es un gran dedo acusador contra el consejero, no dejando en muy estética posición a la voz socialista más constante en las redes del susanismo sureño ultimamente, el consejero Arellano, que debería explicar porque nunca contestó aquel documento que hasta se llegó a ‘perder’ por su Consejería. Quizás fue por eso, porque lo perdieron.


Pepe Fernández

Editor y director de Confidencial Andaluz

@Pepe_Fdez

 

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Acerca de Pepe Fernández 26 Artículos
Editor y director de Confidencial Andaluz

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.