Trupoyedstvo

A ella lo que le importan son los cadáveres que el Gobierno ha ido produciendo mientras el PP, con don Casado al frente, contaban ovejas y mercados.

por Alberto Revuelta
La traducción del ruso sería alimentarse de cadáveres. La única marquesa que sienta sus reales en un escaño del Congreso de los Diputados del Reino de España representa en él a los ciudadanos de la circunscripción provincial de Barcelona.
La única marquesa que en el PP tiene espacio y portavocía  para declamar en el hemiciclo parlamentario en nombre del primer partido de la oposición enmudeció ayer, víspera de hoy. Hoy, 28 de mayo de 2020, memoria en el santoral católico de santa Helicónides, que no siendo marquesa, vivió cerca del monte Helicón, en la región de Tespias, en Beocia, próximo al monte Parnaso, se consagrado a Apolo y a las Musas, se ha producido el anuncio del cierre de la factoría Nissan en la Zona Franca de Barcelona, la demarcación diputacional de la única marquesa que sienta sus reales en el antiguo convento de San Jerónimo, hoy sede la representación de la soberanía nacional.
3.500 trabajadores más otros miles de empresas auxiliares y  de servicios quedarán en el paro. Ayer la única marquesa vocera del PP enmudeció de pavor, de dolor, de indignación, de horror al estar enterada de lo que iba ocurrir. Y por tal sentimiento de las Musas del monte Helicón omitió hablar de los 3.500 parados que, doliéndose ellos, le importan un pito. El pito que tocó en tal momento fue un ‘pito pito gorgorito’ para meterle el dedito en el ojito al malvado comunista que se deja melena y no lleva corbata acordándose de  su progenitor.
Gravísimo problema nacional que tiene consternados a los 3.500 trabajadores de la Nissan, circunscripción electoral de la única marquesa que da lustre, prez, excelencia y tronío a la bancada del PP para con su fotovoltaíca imagen hacer saber al país que a su partido y a ella lo que le importan son los cadáveres que el Gobierno del Reino de España ha ido produciendo mientras los diputados del PP, con don Casado al frente, contaban ovejas y mercados de abastos para salir haciendo algo positivo durante el confinamiento.
Los obreros que se quedan en paro son cosa de gobiernos socio comunistas y bolivarianos. Ella, y Cuca y Javierito Maroto y Egea el aceitunero de Cieza y el espigadito Montesinos que no debe colocarse nunca junto a don Pablo por aquello de la altura de miras, están para otra cosa. La culpa de lo de Nissan la tienen los señores de ERC y la coalición Frankestein. Ellos no se juntan con monstruos. Lo son.

Alberto Revuelta Lucerga es abogado.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.