Trump amenaza de nuevo a México

Xulio Formoso: Donald Trump

Durante su campaña presidencial, Donald Trump hizo la promesa de que levantaría un muro para impedir que los mexicanos ingresaran al país de forma ilegal. No le salió bien: el Congreso le negó los fondos necesarios. Eso no le desanimó.

Ahora, a las puertas de acabar su legislatura, y con la mira puesta en su reelección (están en plena precampaña, y deberán elegir presiente el próximo año), el país vecino vuelve a estar presente en sus mensajes. Y no precisamente para alabarles, algo impensable dadas sus fobias: quiere implantar unos aranceles que gravarían considerablemente los productos que lleguen de México.

Se escuda en que la llegada de inmigrantes a EE. UU. es un peligro para su país y que esa medida obligaría a que el presidente Andrés M. López Obrador impida que crucen la frontera. Sus propios asesores se lo desaconsejan, puesto que podría afectar a los mercados financieros y poner en peligro el acuerdo comercial de ambos países y Canadá. Pero a él parece que, de momento, le “resbala” (le importa un chile, que diría un mexicano).

Además, el informe del fiscal especial Robert Muller que se conoció el pasado domingo, que desaconseja su procesamiento en el caso “rusiangate”, parece que le ha envalentonado. En realidad, Muller no descarta que Trump haya cometido delito de obstrucción a la justicia, lo que sucede es que parece no haber encontrado pruebas suficientes que lo puedan demostrar. Por ello, sus seguidores están felices, y su popularidad ha ganado enteros.

Así las cosas, y conociendo el percal, el presidente mexicano se ha apresurado a enviar su respuesta mediante una carta fechada ayer, día 30 de mayo de 2019. Le dice que, enterado de su última decisión y sin querer confrontarlo, le informa de que los pueblos y las naciones que representan merecen, ante cualquier conflicto en las relaciones entre ambos países, recurrir al diálogo y que ambos presidentes actúen “con prudencia y responsabilidad”.

Y le hace un poco de historia: “el mejor presidente de México, Benito Juárez, mantuvo excelentes relaciones con el prócer republicano Abraham Lincoln. Posteriormente, cuando la expropiación petrolera, el presidente demócrata Franklin D. Roosevelt entendió las profundas razones que llevaron a presidente patriota Lázaro Cárdenas a actuar en favor de nuestra soberanía. Por cierto, Roosevelt fue un titán de las libertades. Antes que nadie proclamó los cuatro derechos fundamentales del hombre: el derecho a la libertad de palabra, el derecho a la libertad de culto, el derecho a vivir libres de temores, y el derecho a vivir libres de miseria”.

Le dice Obrador que “los seres humanos no abandonan sus pueblos por gusto, sino por necesidad”, y que, por ello, al principio de su gobierno le propuso optar por la cooperación para el desarrollo y ayudar a los países centroamericanos con inversiones productivas para crear empleo en ellos. Y le recuerda que México está cumpliendo con su responsabilidad de evitar, en la medida que les es posible, “y sin violentar los derechos humanos”, el paso por este país.

Según el presidente mexicano, en poco tiempo, sus ciudadanos no tendrán necesidad de emigrar a EE. UU., sino que será opcional, puesto que están combatiendo la corrupción, el principal problema del país.

“Presidente Trump –le dice– los problemas sociales no se resuelven con impuestos o medidas coercitivas. ¿Cómo convertir de la noche a la mañana al país de la fraternidad para los migrantes del mundo en un gueto, en un espacio cerrado, donde se estigmatiza, se maltrata, se persigue, expulsa y se cancela el derecho a la justicia a quienes buscan con esfuerzo y trabajo vivir libres de miseria?

A la vez, le propone profundizar en el diálogo, buscar alternativas de fondo al problema migratorio, recordándole que no le falta valor, que no es “cobarde ni timorato”, sino que actúa por principios, pues cree en la política que, “entre otras cosas, se inventó para evitar la confrontación y la guerra”.

Su misiva termina con una proposición: que instruya a sus funcionarios –“si no tiene inconveniente”, matiza–, para que atiendan a los representantes de su Gobierno, al frente de los cuales estará el secretario de Relaciones Exteriores, que estaba previsto que se desplazaran el día 31 del mismo mes.

Habrá que estar pendiente del trato que proporciona a la comitiva, pues hay que recordar que el estadounidense no ha perdido ocasión de menospreciar a los representantes mexicanos, incluso de forma directa al ex presidente Enrique Peña Nieto. Y, por supuesto, de los resultados del encuentro, si es que se produce.


Concha Moreno. Periodista. Tras más de 30 años en el sector de la construcción en general, de la mano de una publicación para profesionales, un buen día nuevos derroteros la llevaron al mundo de la política, pero sin dejar la comunicación. Esa época determinó el comienzo de un camino dirigido a la solidaridad, a la defensa de los derechos humanos, a la denuncia. Poco después dejó España y se instaló en México. Allí comenzó a publicar en el periódico México Inteligente, donde tuvo su propia columna. Posteriormente, colaboró con el Periódico de Puebla y con revistas literarias, donde editó poesía. Un buen día contactó con Periodistas en Español, medio que le permitió relatar a los españoles lo que sucedía en el país azteca, así como describir las maravillas de su naturaleza. Tras siete años de estancia en México, a mediados de 2018 regresó a España.

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.