Trabajadores hondureños de Surexport piden amparo sindical por incumplimientos graves de las condiciones de “contratación en origen”

Fragmento de la denuncia manuscrita y firmada por los 11 trabajadores hondureños, registrada este viernes ante la ITSS

Los 11 trabajadores detallan en un manuscrito las diferencias entre lo acordado en Honduras y lo realmente obtenido en Huelva.

Los temporeros denuncian salarios por debajo de convenio e incumplimientos en la garantía de actividad continuada exigida por la Orden Gecco.

Asimismo, sostienen que «la dirección de la empresa agrede verbalmente a los trabajadores, menoscabando su dignidad».

Los 11 temporeros parte de los contingentes de la “experiencia piloto” promovida por el Ministerio de Inclusión Seguridad Social y Migraciones, para la ampliación de la contratación en origen en países sudamericanos.

Sindical Obrera Andaluza asume la representación legal y registra una denuncia ante la Inspección de Trabajo. 

por Perico Echevarría

 

Surexport, empresa con exigentes certificados de calidad medioambiental y sociolaboral

Surexport es una de las mayores empresas productoras de frutos rojos de la provincia de Huelva, y cuenta en su haber con certificados del Consorcio de Minoristas Británicos (BRC), del Estándar Internacional de Alimentos (IFS) y de las Buenas Prácticas Agrícolas Globales (Global Gap).

Según destaca la empresa en su web corporativa, «los certificados BRC e IFS garantizan la calidad y seguridad de los alimentos, así como su cumplimiento de las normas vigentes. Por su parte, el certificado Global Gap también incluye aspectos laborales y medioambientales«.

«Dentro del certificado Global Gap, Surexport también cuenta con los certificados de los módulos Cadena de Custodia, GRASP, Protocolo para Residuos y Spring. El módulo GRASP  aborda la seguridad, salud y bienestar de los trabajadores, mientras que el módulo Spring garantiza un uso sostenible del agua. Surexport es una de las pocas compañías que cuentan con este último módulo«, añade la web de la compañía onubense de frutos rojos.

Sábado, 26 de marzo de 2022. «Sres. del Sindicato. Esperamos que al recibo de la presente se encuentren muy bien, deseándoles éxitos en pro del desarrollo de sus actividades en beneficio de la clase trabajadora en este país”. Con estas educadas líneas, los 11 trabajadores hondureños contratados por la empresa Surexport dentro de la “experiencia piloto” de contratación en origen promovida por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, han solicitado esta semana ayuda sindical ante las autoridades españolas por lo que consideran un incumplimiento acreditado de las condiciones de trabajo acordadas en Honduras para venir a España a ejercer como recolectores de frutos rojos.

Como consta en el escrito, aportado junto a otras pruebas documentales en una denuncia contra Surexport registrada este mismo viernes ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS), los 11 trabajadores sostienen que cuando fueron seleccionados en Honduras para participar en la experiencia piloto promovida por el Gobierno español, “una persona española” les explicó que su salario diario sería de 49 euros, pero que, una vez en España “nos dijeron que eran 47.70”, y, posteriormente, en un “trifolio (sic) expedido a cada uno”, la empresa les comunicó que su salario real sería de “45.70 euros brutos por jornada (6,5 Horas)”. Recibida su primera nómina, correspondiente al mes de febrero, los 11 temporeros aseguran que “en la realidad nos paga únicamente 39 Euros con deducciones”. Asimismo se quejan de que “hemos solicitado al personal una explicación y no ha sido posible”, según se puede leer en el manuscrito, al que ha tenido acceso La Mar de Onuba.

Respecto de la jornada laboral y la garantía de actividad continuada exigida por la Orden Gecco (la normativa ministerial que regula, con carácter anual, las exigencias legales  para acceder a la contratación en origen), la denuncia manuscrita de los 11 hondureños afirma que “no se está cumpliendo la jornada de trabajo diaria según contrato de 6.5 Horas. O sea, 39 semanales”. A este respecto, y según testimonios directos recabados por La Mar de Onuba, los trabajadores cuentan ha habido días en los que solo han trabajado 3, 4 o 5 horas, y que las horas de menos las han tenido que compensar otros días ampliando la jornada de seis horas y media, y sin que la empresa considere estas horas como extraordinarias. A este respecto, el convenio colectivo del campo para la provincia de Huelva es sumamente explícito. Cuando, por necesidades o decisión de la empresa, la jornada laboral fuera interrumpida antes de lo establecido y habiendo pasado más de dos horas desde el comienzo de la misma, los trabajadores tendrán derecho al cobro del salario completo de ese día, estando taxativamente prohibida la compensación de horas ampliada la jornada en días sucesivos.

Los 11 trabajadores exigen trabajar las horas establecidas en el convenio colectivo con la regularidad que les fue explicada en Honduras, y que las horas que excedan en una misma jornada del horario legalmente establecido sean remuneradas como horas extraordinarias. “Necesitamos remuneración económica por Jornada, no por horas, y que no se les deduzca cuantía alguna cuando la empresa le solicite realizar horas extraordinarias, como aseguran que ha ocurrido esté primer mes de trabajo en Surexport, “acto que no debe de ser de esta manera porque es un esfuerzo extra”, escriben los 11 temporeros de la “experiencia piloto”.

Sin tarjeta sanitaria

En otro orden de cosas, y según recogen tanto el manuscrito como la denuncia interpuesta este viernes ante la ITSS, los 11 trabajadores hondureños se quejan de que no les ha sido facilitado tarjeta sanitaria u otro documento acreditativo para poder solicitar asistencia médica u otros servicios públicos de manera individual en caso de necesitarlo. “Si estamos cotizando un seguro social se necesita el carnet correspondientes, documento del que carecemos”.

SOA asume la representación legal de los 11 trabajadores

La representación legal de los 11 trabajadores hondureños ha sido asumida por Sindical Obrera Andaluza (SOA), sindicato de reciente creación integrado por diversos colectivos de mujeres trabajadoras, como Jornaleras de Huelva en Lucha. En la denuncia registrada este viernes en la ITSS, SOA considera que el testimonio de los jornaleros y la documentación aportada acreditan un “incumplimiento unilateral de la empresa en materia de contratación en origen en Honduras, incumplimiento de la oferta vinculante de empleo en origen que causa un daño imputable en exclusiva a la empresa denunciada, sin intervención ni culpa alguna de los trabajadores contratados procedentes de Honduras”.

Integrantes del colectivo Jornaleras de Huelva Lucha (SOA) durante un acto de protesta contra las malas prácticas empresariales en el sector de los frutos rojos onubenses (Imagen de archivo)

En este sentido, el sindicato asevera que «desde que el contingente de trabajadores procedentes de Honduras ha llegado a España, las condiciones de trabajo tanto en la oferta como en los contratos de trabajo no se están cumpliendo», y que Surexport vulnera el Estatuto de los Trabajadores, el Convenio Colectivo y las propias condiciones de acceso al programa Gecco, incurriendo en infracciones de carácter grave  enunciadas en la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social (LISOS), tanto en materia de salarios como de  organización de la jornada laboral.

En materia de vivienda, aunque el convenio colectivo de Surexport establece una cuantía de “gastos por suministros del alojamiento”, la denuncia interpuesta ante la ITSS alega que “dichos suministros deben garantizarse conforme a la legislación establecida y con la suficiente transparencia en el cobro de los mismos”, y denuncia que “a los trabajadores se les está descontando una serie de cantidades en nómina que entendemos muy abusivos y además no se corresponde con la facturación real de luz, agua y gas, porque a ellos no se les entregan las facturas emitidas por las empresas suministradoras de tales conceptos ni los servicios mínimos citados”. Según las nóminas del mes de febrero a las que ha tenido acceso este revista, Surexport cobra cada día a estos trabajadores un total de 1,76 € en concepto de «suministros».

Agresión verbal y menoscabo de la dignidad de los trabajadores

Por último, la denuncia sostiene que “el trato empleado a los trabajadores por parte de la empresa ha venido vulnerando de manera sistemática el art. 3 de la norma sobre garantías de las personas trabajadoras en relación con el art. 4 ET y de los artículos 2,3, 4 la Carta Social Europea”. El sindicato asegura que “en efecto, constantemente la dirección de la empresa agrede verbalmente a los trabajadores, menoscabando su dignidad”. Asimismo, el sindicato traslada la ITSS que “dichos trabajadores denuncian exigencias laborales casi extremas”.

La denuncia, acompañada de medios de pruebas documentales (contratos y nóminas) y los testimonios por escrito de los 11 trabajadores afectados, asevera que la actitud de la empresa supone “una falta grave en materia de prevención de riesgos laborales, por factores discriminación múltiple, que genera consecuencias de estrés y ansiedad por parte de los trabajadores, ya que han tenido unas condiciones de vida y trabajo indignas desde su llegada a España, concretamente a Huelva para el trabajo del fruto rojo”.


Relacionado…

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.