“Todos los nombres”: PP y Cs obedecen a la ultraderecha y comienzan a retirar fondos para la Memoria Democrática

La Junta retira la subvención a la web que aloja “la herramienta más efectiva a la hora de buscar información sobre desaparecidos de la guerra civil y del franquismo en Andalucía.

La relación de la Junta con las asociaciones de Memoria Democrática (o Memoria Histórica) es, y así lo firmaron en Madrid las direcciones nacionales de PP y Vox, un objetivo a batir por la ultraderecha allí donde sus votos sean determinantes para la acción legislativa.

El número dos del PP, Teodoro García Egea, con su homólogo en el partido de ultraderecha, Javier Ortega Smith, el día que ambos firmaron en Madrid el pacto que decidió el futuro de Andalucía

La amenaza de vetar los presupuestos de la Junta de Andalucia presentará si estos contemplan partidas para subvenciones en materia de recuperación de la memoria y reparación de los represaliados por el franquismo, así como a Violencia de Género, parece haber surtido efectos, y el primer paso ha sido eliminar la subvención de 10.000 euros anuales que recibe la web de memoria histórica Todos los nombres,  que mantiene una base de datos con los nombres y apellidos de 97.615 represaliados por el franquismo en Andalucía, Extremadura y el norte de África y que además sirve de punto de encuentro entre familiares de represaliados e investigadores, informa Infolibre.

La web Todos los nombres recibía desde 2016 una ayuda anual de 10.000 euros de la Junta presidida por Susana Díaz por considerar que el proyecto  «es probablemente la herramienta más efectiva a la hora de buscar información sobre desaparecidos de la guerra civil y del franquismo en Andalucía». Ahora la Consejería de Cultura, que desde que gobierna el bipartido de derechas está en manos del PP y ha asumido las competencias en memoria histórica, ha retira la subvención y justifica la decisión en que esa ayuda es «un trato de favor» por, asegura, “eludir la concurrencia competitiva”.

La decisión, según han advertido los responsables de la web, pone en peligro la viabilidad de este proyecto nacido en 2006 con el objetivo de crear una base de datos con toda la información disponible, organizada según la tipología represiva, con la idea de «generar un proceso social de memoria frente a olvido, en particular el que afecta a las personas que, como consecuencia de la represión, deben ser objeto de reparación ética y reconocimiento público».

Un objetivo que rechaza el partido que sustenta a los 12 diputados de la ultraderecha en el Parlamento Andaluz. Una fuerza capaz de tumbar el bipartido de PP y Cs, y con la que los de Santiago Abascal y su homólogo andaluz, el juez prevaricador Francisco Serrano, parecen dispuestos a humillar, cada vez que puedan al gobierno andaluz. De momento, sus amenazas surten efectos, y el retroceso en materia de memoria democrática ya es una realidad.

Todos los nombres

«Que mi nombre no se pierda en la historia»

Desde el mismo 18 de Julio de 1936, familias enteras se dedicaron a pedir información sobre la suerte, o el paradero, de aquellos que, por cualquier motivo: trabajo, servicio militar, etc. estaban en el lugar y momento más inconveniente, algo que se repite ante cualquier circunstancia, y más aún ante un Golpe de Estado como el que ejecutó Franco.

Esta circunstancia se puede contrastar fácilmente con miles de personas, aún supervivientes, que nos dicen como se formaban verdaderas «colas» ante cuarteles, gobiernos militares, sedes de falange, etc. preguntando por esos familiares detenidos, fusilados, desaparecidos o simplemente «alistados a la fuerza» al ejército fascista.

La política de olvido de la transición ha hecho posible que aún hoy (sesenta y siete años después) cientos de familias desconozcan la suerte de sus seres queridos, y no es difícil encontrar a personas que utilizan los diversos foros de debate y web sobre la memoria para preguntar sobre paraderos o circunstancias concretas que conciernen a personas con nombre y apellidos.

Es ésta la primera demanda social que ha cristalizado en el movimiento de recuperación de la memoria histórica: disponer de algún dato sobre la información personal solicitada. En el mejor de los casos se puede llegar a producir un cierto intercambio; pero este método resulta altamente ineficaz y suele generar cierta frustración.

La cuestión de fondo es que, a estas alturas, las administraciones no han creado los mecanismos necesarios para dar este elemental servicio de información sobre sus ciudadanos. La búsqueda de información de cualquier persona interesada encuentra múltiples dificultades, en primer lugar por desconocimientos de los archivos y registros a los que puede dirigir su consulta, y en segundo lugar por la débil estructura que soporta todo lo relacionado con la guerra civil y la represión del franquismo.

La sociedad debe conservar su memoria como patrimonio común y elemento que sirva para el conocimiento y reconocimiento de su identidad colectiva. Desde hace décadas sabemos de las limitaciones de la forma académica de participar en esta tarea. Por el contrario, en la mayoría de las ocasiones se ha convertido en portavoz de los poderosos, olvidando y marginando a los grupos que consideran subalternos. La conservación y, como es nuestro caso recuperación, de la memoria social no es una tarea imposible, ni tan siquiera cara. En gran parte es una cuestión de voluntad y de empeño de algunos recursos. Así lo han demostrado otras iniciativas en las que hemos participado con los objetivos fundamentales de, primero, tomar conciencia de la dimensión colectiva de los procesos de construcción social y, en segundo lugar, la recuperación de la memoria colectiva perdida u ocultada bajo losas de silencio.

Esta última labor es tanto más urgente, aunque no sólo, respecto a la historia andaluza para el periodo comprendido entre la sublevación del verano de 1936 y el fin del franquismo. Todos sabemos que, impulsada por determinados grupos sociales, económicos, culturales y religiosos, se ha ido abriendo paso una corriente, que podríamos denominar «revisionista», utilizando el término puesto en boga en Alemania respecto al nazismo, que difumina la crueldad, vesania y responsabilidad social e individual de los golpistas de 1936 y vencedores de 1939. Cierto es que su argumentación apenas mejora la utilizada por los primeros propagandistas del franquismo. Pero también lo es que, aupados por cuidadas campañas mediáticas, algunos de esos autores están teniendo una gran repercusión pública. Hecho que es tanto más preocupante si tenemos en cuenta que la sociedad española en su conjunto apenas tiene defensas a consecuencia de la política de «amnesia» practicada desde la Transición. Los vencidos en 1939 lo fueron nuevamente en 1977 y, aún hoy, la deuda en cuanto a reconocimiento social y justicia histórica que las instituciones políticas y la sociedad en general tienen con los colectivos de represaliados del franquismo, es enorme y necesaria.Tal como argumenta el filósofo Reyes Mate: «Si una injusticia del pasado no ha sido saldada, la memoria proclama la vigencia de esa injusticia».

La memoria es un concepto impreciso, aunque dotado de una gran fuerza de significados y valores. La acción de muchas de las iniciativas llevadas a cabo por quienes formamos parte del movimiento social conocido como de Recuperación de la Memoria debe ser la del re-conocimiento (en el sentido de revisar y actualizar el conocimiento que implica al amplio campo de las ciencias sociales) como de los fundamentos de una sociedad que presenta un fuerte déficit moral y político respecto a su pasado inmediato (reconocimiento en cuanto que gratitud hacia esas personas que sufrieron en silencio). En este sentido adquiere pleno sentido llevar a cabo lo que podría denominarse una «política de la memoria» que ponga de manifiesto no sólo las cuestiones relacionadas con dicho déficit, sino con la superación de unos discursos históricos y sociales restrictivos y excluyentes.

Es, por tanto, en una concepción cultural amplia, en la que debemos insertar nuestro interés por la memoria y para hacer de ella una herramienta valiosa para los objetivos de una acción cultural que tenga en los valores de la memoria un recurso de identidad y de desarrollo social. En este sentido, esta propuesta de trabajo pretende incidir, además del riguroso trabajo científico, tanto en el patrimonio, llamémosle «inmaterial», como al «material». Es decir, hay que recuperar la memoria de los mayores y también recuperar espacios físicos para la memoria, especialmente aquellos que tienen un valor simbólico o afectivo.

En cualquier caso, la memoria es patrimonio de una sociedad que toma conciencia de sí, de su historia y de su cultura. No debemos olvidar que es, a pesar de su fragilidad, el soporte más importante sobre el que se asienta la cultura en su sentido más amplio. Como registro de los acontecimientos, vivencias, saberes y sentimientos, conforma nuestra personalidad y la manera de entender los procesos vitales, pensamientos y acciones. Por eso, la historia y la memoria ha pretendido siempre ser monopolizada por el poder para utilizarla como factor de legitimación. Nuestra tarea es recuperar y «poner en valor» los testimonios y experiencias que nos sirvan no sólo para reconstruir la «verdad» de los sucesos, sino también para analizar cómo se vivieron determinados acontecimientos.De esta forma también se contribuye a hacer sociedad, hacer ciudadanía, pero para ello es necesario que determinados grupos sociales, en realidad mayorías olvidadas y silenciadas, puedan aportar y recuperar sus conocimientos y vivencias.

Todos (…) los nombres_, el título de una novela de José Saramago, quiere servir a reconocer (que su nombre no se pierda en la historia, como pedía una de las 13 rosas) a todas estas personas, pero como paso inicial para ponerles rostro, sentimientos e ideas. Y no puede ser ajeno a ello hacerlo de una forma colectiva y participativa.

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Acerca de La Mar de Onuba 2599 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.