Temporeras marroquíes atrapadas en Huelva: cotizantes sin derechos que imploran su regreso a Mohamed VI al grito de ¡Viva el Rey!

¡ÚLTIMA HORA!: Escuchadas sus plegarias, las temporeras empiezan a regresar a Marruecos el próximo sábado 

Las mujeres marroquíes contratadas en origen protagonizan concentraciones para pedir al monarca alauita que les permita regresar a casa dentro de sus posibilidades.

Al menos 3.800 trabajadoras contratadas en origen, obligadas a permanecer en España sin percibir ningún tipo de subsidio o ayuda.

Las temporeras marroquíes han cotizado a la Seguridad Social y a la Hacienda Pública. La recaudación total, atendiendo a lo establecido en la Orden Gecco y leyes reguladoras, superaría los 17 millones de euros en 2020.

Marruecos abre hoy sus fronteras a embarcaciones autorizadas procedentes de Sète (Francia) y Génova (Talia), y a vuelos fletados por Air Royal Maroc o Air Arabia.

Interfresa: «El sector redobla esfuerzos para mejorar el bienestar de las trabajadoras marroquíes atrapadas en España».

Concentración de temporeras marroquíes en Cartaya (Huelva), el pasado 9 de julio. Para ver el vídeo completo en árabe hacer click aquí.

por Perico Echevarría

 

Huelva, 15 de julio de 2020. Grupos de trabajadoras marroquíes están protagonizando estos días concentraciones espontáneas para implorar al rey de Marruecos, Mohamed VI, que abra los puertos de Tarifa o Algeciras, y les permita regresar a sus casas tras haber finalizado la campaña de frutos rojos en Huelva (para las que fueron contratadas ente diciembre del año pasado y marzo de este), y dentro de sus posibilidades económicas.

Marruecos autoriza desde hoy el retorno de sus nacionales bajo estrictas condiciones, como acreditar (mediante dos análisis, uno tipo PCR y otro serológico, realizados en las 48 horas anteriores) que no son portadores del coronarvirus SARS-CoV-2 ni padecen la enfermedad COVID19, en cuyo caso tendrían que permanecer en España y se les negaría el retorno al país. Además el regreso sólo se puede realizar en viajes autorizados por el gobierno alauita, en embarcaciones procedentes de Sète en Francia o Génova en Italia, o, en su caso, vuelos especiales fletados expresamente por Royal Air Maroc o Air Arabia.

Información sobre la apertura de las fronteras marroquíes difundida por el Consulado General del Reino de Marruecos en Sevilla (click par ampliar)

El pasado jueves, un grupo de diez mujeres realizaron una marcha en Cartaya y difundieron una llamada expresa al monarca alauita. «Ya terminó el trabajo y lo estamos pasando mal. Todo el dinero ya lo hemos mandado a Marruecos. Nuestros hijos están solos. Nadie les está cuidando. Nos echan de menos. Pedimos al Rey que abra el puerto. Estamos aquí sin trabajo, sin dinero y sin comida. Pedimos al Rey que nos mande a nuestras casas».

«Necesitamos ayuda de Dios y del Rey»

De igual forma, este lunes, más de un centenar de marroquinas se concentraron en la puerta de la cooperativa Fresón de Palos de Palos de la Frontera con el mismo objetivo, implorar a su rey. «Pedimos que este llamamiento llegue al rey Mohamed VI. Por favor, necesitamos ayuda de Dios y del Rey. Que Dios le proteja. Ya hemos terminado nuestro trabajo y hemos mandado el dinero a nuestros hijos. La otra parte nos la estamos comiendo aquí ahora. No nos queda nada. Queremos volver a Marruecos, hemos venido aquí a través del Rey y ahora queremos volver a través del Rey también», dicen las temporeras en el nuevo vídeo difundido el lunes, en el que algunas cuentan su experiencia personal, y todas lanzan mensajes de afecto y devoción a su monarca.

Concentración de temporeras marroquíes en la cooperativa Fresón de Palos, este lunes. Para ver el vídeo completo en árabe hacer click aquí 

La noticia de que el Rey iba a permitir de forma inminente el regreso de sus súbditos varados en Europa, había levantado grandes expectativas entre las temporeras marroquíes de los frutos rojos, que llevan semanas acusando el desgaste físico, moral y económico de permanecer «atrapadas» en Huelva por el cierre de fronteras. Sin embargo, las estrictas restricciones impuestas por el gobierno marroquí han caído como un jarro de agua fría tanto en las temporeras como en los propios empresarios que las siguen alojando en sus fincas.

Los productores de frutos rojos no están obligados a correr con los gastos de regreso de las trabajadoras, que en condiciones normales se realizan en ferry desde los puertos de Tarifa o Algeciras, con un coste aproximado de 30 euros. Cumplir las exigencias impuestas por Rabat, como publicaba el domingo La Mar de Onuba, tendría un coste superior a los 300 euros para cada una de las trabajadoras marroquíes. Sólo el viaje, si bien hay que tener en cuenta que la Junta de Andalucía se ha comprometido reiteradamente a correr con los gastos de los test PCR. En cualquier caso, diez veces más de lo que les hubiese costado si las fronteras estuvieran abiertas con normalidad. Además, a muchas nadie les ha explicado los trámites necesarios para solicitar el retorno a casa. En algunos casos, se asesoran a través de los consultores contratados por el lobby patronal Interfresa para facilitar la interlocución entre las marroquinas y sus patrones. Pero el Plan Prelsi no cubre a todas las trabajadoras contratadas en origen, al ser un programa de adscripción voluntaria, al que no está adheridas todas las empresas. Otras, como la poderosa multinacional Driscoll’s, sólo han acogido parcialmente el Plan de Responsabilidad Ética, Laboral y Social de Interfresa. Por su parte, el equipo de cuatro mediadores de la ONGD Mujeres en Zona de Conflicto (contratados directamente por la Junta de Andalucía y que sí prestaban asistencia y acompañamiento al 100% de las mujeres marroquíes de los frutos rojos) finalizó su relación con el gobierno andaluz el pasado 30 de junio, y el servicio quedó desactivado en esa fecha

Cotizantes sin derecho a subsidio ni prestaciones

En este contexto, unas 3.800 marroquinas permanecen hacinadas en las infraviviendas que, en la mayoría de los casos, les habían facilitado las empresas para su estancia en España. En muchos, demasiados casos, con serios impedimentos para acceder al agua potable, sin climatización de ningún tipo a pesar de las altas temperaturas en el interior de los barracones, y en condiciones de dudosa salubridad. El trabajo para ellas finalizó en las dos primeras semanas de junio. Otras 3.281 se verán en similar situación a partir del 31 de julio.

Antonio Alvarado, Jefe la Dependencia de Empleo y Migraciones de la Subdelegación del Gobierno en Huelva, sobre la aportación a la caja pública de las trabajadoras marroquíes. (Sevilla, enero de 2020).

No perciben ningún tipo de ayuda ni subsidio para su subsistencia, y corren con todos los gastos derivados de su forzada permanencia en España. Salvo contadas excepciones, según ha admitido a esta revista el propio lobby Intefresa, son las trabajadoras las que organizan y financian su manutención con el dinero ganado como jornaleras. En no pocos casos, los empresarios que les permiten seguir alojadas en sus fincas, les cobran una cantidad por el gasto de luz, gas y agua corriente. Cuando la hay. Proliferan los taxis piratas y los mercaderes de todo tipo de artículos a las puertas de las fincas, según denuncian varios colectivos como Mujeres 24 H, Jornaleras de Huelva en Lucha o el Sindicato Andaluz de Trabajadores. En otros casos, apunta Interfresa, «hay empresarios que les están, bien dando dinero para que puedan comprar, bien preparando comida para los que la necesitan».

De donde no reciben ninguna ayuda es de la Administración Pública. La mayoría de las temporeras marroquíes atrapadas en Huelva son de las denominadas repetidoras. Mujeres que llevan, en muchos casos, hasta 13 y 14 años viniendo a España cada temporada de frutos rojos. Al amparo de la Orden Gecco, la orden ministerial que regula la contratación en origen. Tanto este, como todos los años anteriores, las marroquinas han aportado a la caja pública millones de euros en concepto de retenciones por IRPF (un 2 % del salario bruto recibido) y otros como Contingencias Comunes (4,70 %, de Seguridad Social), Formación Profesional (0.03 %) o Desempleo (1,6 %).

Por su parte, los empresarios aportan el equivalente a algo más del 23 % del salario bruto abonado a las temporeras. Por los mismos conceptos, Seguridad Social, Formación, Desempleo… y hasta un 0,002 % para el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA). Si como cabe esperar, las empresas productoras de frutos rojos han cumplido escrupulosamente con lo establecido en la Orden Gecco y las diferentes Leyes y Acuerdos que la sustentan, la contratación en origen ha debido dejar este año en las arcas públicas una cantidad superior a los 17 millones de euros.

Cuánto han ganado este año las temporeras marroquíes (o cuánto deberían haber ganado… y cotizado). Hacer click en la imagen para acceder a la proyección elaborada por La Mar de Onuba con datos oficiales facilitado por el Gobierno de España

Un dinero que, al menos de momento, no ha supuesto ningún beneficio social ni económico para las trabajadoras marroquíes varadas en Huelva que han hecho posible, a pesar de la pandemia de COVID19 y el estado de alarma, que la campaña de recolecta de frutos rojos onubenses haya vuelto a ser «un éxito». Y si algo han demostrado la pandemia de COVID-19 y la declaración del estado de alarma, es que una decisión gubernamental plasmada en un Real Decreto puede cambiar de un día para otro la vida de millones de personas. Durante el confinamiento obligatorio, el Estado ha garantizado salarios y cotizaciones a través de los ERTE, ha extendido el derecho a percibir, extraordinariamente, subsidio de desempleo a trabajadores que no habían cotizado el mínimo exigido en condiciones normales, y hasta ha permitido que parados subsidiados pudieran seguir cobrando el paro si accedían a trabajar como jornaleros en la industria agrícola. A mayor abundamiento, ante la crisis económica en ciernes a causa de la pandemia, y en una decisión histórica, el Congreso de los Diputados ha aprobado sin votos en contra el Ingreso Mínimo Vital.

Pero ninguna medida ha tenido en cuenta la situación de las marroquinas. Cotizantes sin derechos abandonadas a su suerte. Cautivas sine die en una angustiosa incertidumbre. Temerosas por el estado de sus hijos. Enfermas. Deprimidas. Empobrecidas a medida que gastan lo ganado recogiendo fresas, moras frambuesas y arándanos. Ya solo confían en Dios y en su rey. «¡Viva el Rey!». Que el rey las escuche. Y si hay dios, que también haga algo.

Comunicado de Interfresa: 'El sector redobla esfuerzos para mejorar el bienestar de las trabajadoras marroquíes atrapadas en España'
Borja Ferrera, director del Plan Prelsi, de dirige a las temporeras durante la concentración del pasado domingo en la cooperativa Fresón de Palos.

«A punto de llegar a mediados del mes de julio y en medio de una situación inaudita en la larga trayectoria del proceso de contratación en origen como es el abandono de nacionales marroquíes por parte de su Gobierno en suelo español y el consiguiente incumplimiento de la Orden Gecco, el sector productor de la fresa y los frutos rojos de la provincia de Huelva implementa todas las medidas que considera que pueden ser positivas para mejorar las cotas de bienestar de las 7.100 trabajadoras que permanecen en nuestra provincia.

Al mantenimiento en activo y con refuerzos de visitas por parte del equipo de consultores de integración del Prelsi –el Plan de Responsabilidad Ética, Laboral, Social y de Igualdad de Interfresa, la Interprofesional de la Fresa y los Frutos Rojos de Andalucía-, que a estas alturas del año, en condiciones normales, estaría desactivado y a punto de comenzar su formación de cara a la próxima campaña, la interprofesional está en permanente contacto con organizaciones agrarias y con empresarios para hacer extensivas algunas recomendaciones que considera de interés a la hora de mejorar el bienestar de estas personas.

Estas recomendaciones parten además de la experiencia que muchos agricultores están poniendo en marcha, por iniciativa propia, en sus empresas, y que engloban acciones referentes tanto a su bienestar físico como emocional, que, dicho sea de paso, ahora mismo es lo que más preocupa, puesto que la tensión psicológica de estas mujeres aumenta con cada día que pasa.

Cabe recordar que muchas de ellas llevan en nuestro país desde diciembre y que, hasta el momento, el Reino de Marruecos no ha ofrecido ninguna información que contribuya a rebajar su incertidumbre y a ofrecer un horizonte mínimamente esperanzador sobre cuándo se producirá su regreso. Bien es cierto que su manutención, tras haber enviado sus ahorros a Marruecos, supone también cuestión preocupante, pero lo es mucho más la ansiedad y la angustia que en general presenta este colectivo.

Nuevamente, Interfresa quiere poner de manifiesto el enorme trabajo que están realizando los consultores de integración del Prelsi y agradecer a todos los empresarios que están teniendo iniciativas propias para cuidar de estas personas no sólo su afán por aportar, sino también su generosidad y su responsabilidad a la hora de compartir estas propuestas con todo el sector.

Por último, Interfresa, que mantiene contacto diario tanto con el Gobierno de España como con el Reino de Marruecos, quiere hacer un llamamiento a éstos para que asuman de una vez por todas su responsabilidad respecto a estas personas, que no demoren por más tiempo esta lamentable situación y que den muestras de la humanidad y el compromiso que ellos mismos exigen a los demás».

Huelva, 14 de julio de 2020.




 

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.