Susto o muerte: Errejón rechaza una lista conjunta con Iglesias y se avecinan ‘codazos’

El desembarco del líder de Podemos en la capital cambia las tornas y ahora es Más Madrid el que se enfrenta a la barrera del 5%.

por Adrián Lardiez

Miércoles, 21 de marzo de 2021. Íñigo Errejón ha rechazado la manzana envenenada de Pablo Iglesias. El aún vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030 sacudió el tablero político y lo puso patas arriba anunciando que concurriría a las elecciones del 4 de mayo en la Comunidad de Madrid para medirse a Isabel Díaz Ayuso. En este sentido, tendió la mano al que otrora fuera su número dos, ahora líder de Más País, para articular una candidatura conjunta. Mónica García, la diputada y candidata de Más Madrid, se ha negado, reivindicándose como una trabajadora de la Sanidad pública que quiere presentarse y “ser la próxima presidenta de la Comunidad de Madrid”. Para Errejón no había opción mala. Era susto o muerte. La pregunta es si una única lista hubiera sido beneficioso para el bloque de izquierdas.

Las encuestas sugerían que los morados tenían complicado superar el umbral del 5% de los votos necesarios para entrar en la Asamblea de Madrid y no desaparecer del mapa. Ante tan aciago destino, Iglesias optó por adelantar lo inevitable: bendijo a su sucesora, Yolanda Díaz, y se remangó para prestar la batalla por la capital.

Las tornas cambiaron. De las dos formaciones a la izquierda del PSOE, Más Madrid era la que partía con una posición de ventaja pese a no contar esta vez con Errejón como candidato ni con el aval de Manuela Carmena. Su labor de oposición a Ayuso les catapultó. Sin embargo, su ascenso sufre un frenazo en seco hasta el punto de que, con Iglesias en la ecuación, es Más Madrid el que corre el riesgo de no llegar al 5%.

¿Susto o muerte?

Errejón tenía ante sí una dura decisión. De hecho, no había opción mala porque todas eran pésimas. Ir solos suponía enfrentarse a la barrera del 5% e ir en coalición, humillarse. Ha optado por la primera, evitando así el cuerpo a cuerpo.

A mi juicio, opción atinada en pos de la supervivencia de su partido; pero nada beneficioso para el bloque de izquierdas.

En las elecciones autonómicas del 2019 Más Madrid se erigió como la cuarta fuerza más votada. Los 471.538 votos que obtuvo (un 14,65%) cristalizó en 20 escaños -muy bien empleados, por cierto, habida cuenta del mutismo de Ángel Gabilondo-. Por su parte, Podemos-IU cosechó 179.046 votos y siete escaños., superando por muy poco la barrera del 5% (5,56%). Entre ambos, sumaron 650.484 votos. Estos son 41.000 votos más -aproximadamente- de los que obtuvo Podemos en solitario en las elecciones generales de abril de 2019 en la provincia de Madrid. El 10N, también en Madrid, ambos sumaron 665.018.

A simple vista, pudiera parecer que, con los datos sobre la mesa, dos marcas suman más que una. Al menos en el caso de la Comunidad de Madrid, ya que al ser circunscripción única, en unas autonómicas la ley D’Hont no penaliza la fragmentación. Ahora bien, hay dos matices a considerar. El primero es que no se deben comparar elecciones regionales con generales, las dinámicas y los candidatos son distintos. Y en segundo lugar: ni Iglesias es Isa Serra ni Mónica García el tándem Errejón-Manuela Carmena.

Iglesias se querella por seis delitos contra el "instigador" de las  protestas frente a su chalé

Abarcar todo el espectro

El 4 de mayo el rival de Más Madrid no es Ayuso, sino ese 5%. No lo tiene asegurado tras el desembarco de Iglesias y, en consecuencia, si quiere superarlo deberá meter algún que otro codazo tanto a PSOE como Unidas Podemos. Y una izquierda a golpes podría provocar el hartazgo de un electorado hastiado de ver cómo vuelan las balas.

Por el contrario, una candidatura unitaria y trabajada podría abarcar todo el espectro de la izquierda sin necesidad de codazo alguno. Con Ángel Gabilondo aportando el suelo de votantes del PSOE y tratando de seducir a los ex de Ciudadanos, e Iglesias y García cada uno hablando para su electorado y explicando la necesidad de un frente común, el resultado podría ser interesante.

En política uno más uno no son casi nunca dos, por lo que habrá que esperar a ver cómo se desarrolla la campaña, sus dinámicas y las encuestas del momento.


Contenido bajo Licencia Creative Commons

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.