Supermercados daneses dejan de comprar fresas de Huelva a empresas que se niegan a ser inspeccionadas sin previo aviso

🗞️ La investigación periodística de Danwatch cuestiona los certificados de calidad que avalan las «buenas prácticas» sociolaborales de los principales productores de berries onubenses.

🗞️  El grupo Salling Group rompe con uno de sus principales proveedores de Huelva tras intentar inspeccionar, sin previo aviso y sin éxito, las condiciones sociolaborales de sus trabajadores.

🏪  La decisión afecta a importantes cadenas de supermercados como Føtex, Netto y Bilka, que ya han dejado de vender en Dinamarca frutos rojos del productor onubense.
por Perico Echevarría

 

Sábado, 12 de marzo de 2022. Salling Group, el conglomerado de empresas propietario de las grandes cadenas de supermercados danesas Føtex, Netto y Bilka, ha elevado a definitiva su decisión de no seguir vendiendo en sus establecimientos fresas y otros frutos rojos que les suministraba, hasta el pasado año, una de las principales empresas productoras del sector, cuyo nombre no ha trascendido, aunque una investigación realizada por el prestigioso diario danés Danwatch sobre abusos en el ámbito laboral de los frutos rojos de Huelva reveló en julio del año pasado que las firmas proveedoras de Salling Group eran Tierras del Condado y Surexport, dos de las que más berries exportan cada año desde la provincia de Huelva.

Precisamente DanWatch ha sido el medio que este viernes ha hecho pública la decisión de Salling Group de romper relaciones de forma definitiva con uno de estos grandes proveedores onubenses. Tras la investigación del diario publicada el pasado año, tanto Salling Group como la otra gran firma de supermercados daneses -Coop- habían suspendido de forma provisional la compra de frutos rojos a sus proveedores habituales de la provincia de Huelva. Ambos grupos anunciaron que antes de reanudar la compra enviarían a sus propios equipos de investigación para conocer in situ cuánto de verdad había en los demoledores e impactantes reportajes firmados por los periodistas Nikolaj Houmann Mortensen, Ronja Pilgaard, Sandra Blenner Rasmussen y Stefania Prandi, publicados también por Politiken y el canal europeo de la cadena de noticias Al Jazzeera.

Entrada de uno de los establecimientos de la cadena de supermercados Bilka, propiedad del grupo danés Salling Group

Danwatch trasladó el resultado de su trabajo de campo, realizado durante varios meses en la provincia de Huelva, a las tres principales cadenas danesas de supermercados, poniendo el foco sobre violaciones de derechos fundamentales denunciadas por personas temporeras recolectoras de frutos rojos.

Las conclusiones del equipo de periodistas incidían en la escasa o nula confianza de estas personas en las instituciones españolas a la hora de proteger los intereses de los trabajadores del campo. Danwatch criticaba abiertamente determinadas actuaciones de la Inspección de Trabajo y algunas sentencias de algunos Juzgados de Huelva por la forma  y argumentaciones en que estas habían desestimado denuncias interpuestas por mujeres temporeras.

“Danwatch ha rastreado las bayas desde los supermercados daneses hasta los campos de la provincia de Huelva, en el sur de España, donde son recolectadas. Hemos hablado con 16 recolectoras de fresas y arándanos que trabajan para siete grandes empresas hortofrutícolas, que, entre otras, abastecen a Coop (SuperBrugsen, Fakta e Irma), Lidl y Salling Group (Netto, Føtex y Bilka)», explicaba el portal danés en julio de 2021. Los artículos destacaban que «las recolectoras entrevistadas hablan de castigos y humillaciones diarias y de una presión laboral extrema, donde te castigan por hacer pausas para ir al baño, por pedir un día libre semanal, o donde te despiden por reclamar tus derechos o ponerte en contacto con un sindicato”. Por último, Danwatch aseguraba que algunas recolectoras de fresas «también denuncian extorsión sexual y agresión sexual”.

Impacto social en los consumidores daneses

La gran repercusión en Dinamarca de la investigación de Danwatch (difundida también por Politiken, principal diario del país escandinavo, la cadena internacional de noticias Al Jazzeera y -en España- por la revista La Mar de Onuba) llevó a las grandes corporaciones propietarias de supermercados Salling Group y Coop a replantearse su relación con sus proveedores de berries onubenses. Salling Group vendía hasta ese momento fresas suministradas por las empresas Tierras del Condado y Surexport en las cadenas Fotex y Netto. Por su parte, Coop venía siendo comprador habitual de frutos rojos de la empresa Bionest para la venta en sus establecimientos Irma y SuperBrugsen.

Salling y Coop suspendieron, inicialmente de forma cautelar, la compra de frutos rojos de las empresas onubenses investigadas por Danwatch, en una aparente respuesta corporativa a la gravedad de los hechos y testimonios publicados. Ambos grupos aseguraron que la suspensión se mantendría hasta evaluar por medios propios la gravedad y el alcance de las situaciones denunciada por el portal danés. Este viernes, el mismo revelaba que Salling Group ha promovido desde julio del pasado año «inspecciones aleatorias» y «sin previo aviso», para conocer las condiciones reales en las que realizan su trabajo las personas recolectoras de fresas, moras o arándanos que trabajan para sus proveedores. La negativa de uno de estos a colaborar en este sentido y permitir el acceso a las fincas de sus evaluadores, ha sido la causa que ha llevado al grupo empresarial a suspender de forma definitiva la venta de esos berries de Huelva en Føtex, Netto y Bilka.

“Hemos terminado la colaboración porque el proveedor no acepta recibir visitas de inspección sin previo aviso de terceros», ha confirmado Carina Jensen al diario escandinavo. La directora de calidad de Salling Group ha destacado que ante esta situación, y «tras tras las advertencias sobre las condiciones sociolaborales reveladas por Danwatch, hemos optado por no mantener nuestra relación». La empresa onubense despedida por Salling Group había iniciado recientemente las gestiones habituales para comenzar la entrega anual de arándanos a los establecimientos de Føtex, Netto y Bilka. Una venta que, al menos esta temporada, no se producirá.

Salling Group ha sido el primer conglomerado de grandes cadenas de supermercados que ha decidido suspender sus compras a proveedores que no permitan inspecciones independientes, aleatorias y sin previo aviso. Se trata de garantizar la «debida diligencia» en toda la cadena de suministro, desde la cosecha al consumidor. Pronto será una exigencia legal en toda la Unión Europea.

Certificados de calidad bajo sospecha
Carina Jensen, directora de Calidad y Responsabilidad Social de Salling Group

En los últimos años, los supermercados daneses han hecho de los frutos rojos cultivados en Huelva uno de los productos más demandados por los consumidores escandinavos. Danwatch sostiene que «se venden como nunca antes».

Los excelentes berries onubenses han ocupado un espacio privilegiado en las estanterías de las cadenas de establecimientos de Salling Group, Coop o Lidl, siempre avalados por «exigentes certificados de calidad» medioambiental y/o sociolaboral como Global Gap Grass o Smeta.

Empero, estas certificaciones, obtenidas por la gran mayoría del sector de los frutos rojos onubenses y otros muchos de la agricultura y la ganadería a nivel mundial, chocan frontalmente con las conclusiones de la investigación periodística realizada sobre el terreno el pasado año por Danwatch y, anteriormente, por otros medios como Corrective o Buzfeed News a nivel internacional, o La Mar de Onuba, El Salto o Público en España. En el caso del diario danés, el poderoso grupo de empresas Salling Group, no ha ocultado su sorpresa por lo publicado en el reconocido portal de investigación, cuyo trabajo periodístico no ha sido cuestionado en ningún momento.

A este respecto, y como también recoge este viernes Danwatch, Carina Jensen advierte de que la dinámica para obtener determinados sellos de calidad «puede ser un problema», y afirma que “estoy de acuerdo en que debería haber inspecciones sin previo aviso. Esa es una crítica que hacemos a Global GAP”, ha aseverado la directora de calidad de Salling Group.

Y ello porque las graves violaciones de derechos fundamentales que Danwatch acreditó el pasado año mediante testimonios recabados directamente de jornaleros y jornaleras, difícilmente se compadecen con la certificación GRASP que exhibe en sus etiquetados su ya ex proveedor de frutos rojos onubense. El sello Global GAP GRASP tiene como objetivo garantizar que la empresa certificada respeta los derechos humanos y sociolaborales de los trabajadores, pero la empresa certificadora no parece haber apreciado en las fincas bendecidas con su sello de excelencia los problemas que sí fueron detectados y contrastados con testimonios directos por los periodistas del portal danés.

El hecho de que las visitas inspectoras de las empresas certificadoras sean previamente acordadas con las empresas inspeccionadas parece estar detrás de esta contradicción. “Lamentablemente», añade al respecto Carina Jensen, «creo que es una utopía exigir que todos los auditores vayan sin previo aviso. No obstante, la alta ejecutiva de Salling Group cuenta que «estamos investigando cómo exigir que, al menos, algunas de las auditorías no se anuncien».

La directora de calidad del gran grupo danés admite que cambiar los sistemas para controlar las condiciones de trabajo requiere muchos recursos, y apunta a que no son solo solo las fincas, sino también las propias empresas encargadas de realizar las inspecciones las que prefieren que las visitas sean anunciadas con anticipación. “Está claro que a las firmas de auditoría les interesa que se notifique, porque les resulta más fácil». A este respecto, Jensen ha asegurado que su grupo empresarial también dialogará con las empresas certificadoras «sobre lo que es realista”.


Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.